2016 – Servicio Litúrgico para el mes de Julio

Viernes 1 de julio:

Misa votiva de la Preciosísima Sangre de Nuestro Señor Jesucristo
Color rojo. Misas votivas nº 5. Lecturas de feria.
Prefacio I de la Pasión del Señor. Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada y acto penitencial: Hermanos, siendo conscientes de que con nuestra forma de vida no correspondemos al precio que Jesucristo ha pagado para rescatarnos de nuestra antigua condición de esclavos del pecado, derramando su sangre en la cruz por nosotros, comencemos la Eucaristía pidiendo perdón por nuestros pecados.

* Tú que extendiste tus brazos en la cruz para reconciliarnos a todos.
* Tú que te entregaste a la muerte por nosotros, pecadores.
* Tú que nos has justificado al precio de tu sangre

Colecta: Oh Dios, que has redimido a todos los hombres con la Sangre preciosa de tu Hijo unigénito, conserva en nosotros la acción de tu misericordia para que, celebrando siempre el misterio de nuestra salvación, podamos conseguir sus frutos eternos. Por Nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Presentemos con fe nuestras peticiones a Dios Padre, que nos llama seguir a su Hijo Jesucristo.

1. Para que la Iglesia sepa anuncia a Cristo. Roguemos al Señor.
2. Para que Dios llame a muchos a su seguimiento. Roguemos al Señor.
3. Para que los políticos acierten en la solución de los graves problemas. Roguemos al señor.
4. Para que crezca entre todos los ciudadanos el sentido de la solidaridad. Roguemos al Señor.
5. Para que sepamos dar un buen testimonio cristiano. Roguemos al Señor.

Oh Dios, cuyo Hijo no ha venido a llamar a los justos, sino a los pecadores, escucha nuestras plegarias y compadécete de nosotros, que ponemos en Ti nuestra confianza. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Alimentados con estos sacramentos, te rogamos, Señor, que nos purifiques con la Sangre de Cristo, fuente de agua viva que salta hasta la vida eterna. Por Jesucristo nuestro Señor.

Sábado 2 de julio:

Misa votiva de la Santísima Virgen María
Color verde. Misa II del Común de Santa María, colecta 1.
Lecturas de feria. Prefacio II de Santa María Virgen.
Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada y acto penitencial: Hermanos, al celebrar hoy la memoria de la Santísima Virgen María, que llevó en sus seno al Autor del universo, Jesucristo, y permanece virgen para siempre dispongámonos a dar gracias a Dios de todo corazón en la celebración de la Eucaristía, porque siempre nos acompaña, y se nos da como alimento en el duro caminar de cada día y, en unos momentos de silencio, acojamos su misericordia reconociendo ante Él nuestros pecados.

Yo confieso…
Colecta:Dios de misericordia, fortalece nuestra débil condición y, al recordar en este día a la Madre de tu Hijo, concédenos por su intercesión vernos libres de todas nuestras culpas. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Elevemos ahora nuestras oraciones a Dios Padre, que nos invita a la mesa de la Eucaristía.

1. Por la santa Iglesia; para que presente ante el mundo el rostro acogedor del Padre para con los pobres, los que sufren, los que dudan, los que se equivocan. Roguemos al Señor. paz
2. Por las vocaciones sacerdotales y religiosas; para que la ilusión de los consagrados sea llamada a seguir por entero a Cristo. Roguemos al Señor.
3. Por los gobernantes; para que trabajen de verdad al servicio de la, la justicia y el bienestar de todos los ciudadanos. Roguemos al Señor.
4. Por los que viven sumergidos en el mundo de la droga, de la delincuencia, de la marginación, de la miseria; para que encuentren el camino y el valor necesario para salvarse de esta su situación. Roguemos al Señor.
5. Por nosotros; para que celebremos con fe esta Eucaristía y vivamos con agradecimiento por la misericordia que Dios nos ofrece. Roguemos al Señor.

Oh Dios, que nos invitas a acoger tu palabra con un corazón siempre nuevo, atiende en tu infinita bondad y misericordia las oraciones que depositamos con humildad y confianza ante tu altar. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Como partícipes de la redención eterna te rogamos, Señor, que al celebrar la memoria de la Madre de tu Hijo, nos gloriemos en la abundancia de tu gracia y sintamos el aumento continuo de la salvación. Por Jesucristo nuestro Señor.

Domingo 3 de julio:

DOMINGO XIV DEL TIEMPO ORDINARIO
Color verde. Misa y lecturas propias del domingo. Gloria. Credo.
Prefacio dominical I. Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada y acto penitencial: Como cada domingo, nos reunimos para escuchar y proclamar la palabra del Señor, que nos ha convocado a la celebración del misterio de Cristo muerto y resucitado. Demos gracias a Dios por este encuentro dominical que nos concede cada semana, y pongamos en sus manos nuestra vida, con sus dolores y alegrías, los fracasos y los éxitos y, con un solo corazón, unámoslos al Sacrificio de Jesús.
Comencemos, pues, la Eucaristía con unos momentos de silencio, reconociendo ante Dios nuestra debilidad y pecado, pidiéndole su perdón y su gracia salvadora.

* Tú que eres nuestro consuelo y nuestra esperanza.
* Tú que eres nuestra fortaleza y nuestra paz.
* Tú que eres nuestra vida para siempre.

Gloria.

Colecta: Oh Dios, que por medio de la humillación de tu Hijo levantaste a la humanidad caída, concede a tus fieles la verdadera alegría, para que quienes han sido librados de la esclavitud del pecado alcancen también la felicidad eterna. Por nuestro Señor Jesucristo.

Monición al credo: Proclamemos ahora nuestra fe en el Dios Padre que nos ama, en el Dios Hijo que nos ha comunicado el Evangelio, y en el Dios Espíritu Santo que está en nosotros.

Oración de los fieles: Imploremos, hermanos, la piedad de Dios todopoderoso, que hace derivar hacia nosotros, como un río, la paz; y pidámosle que escuche las oraciones y deseos de su Iglesia suplicante.

1. Por la Iglesia, enviada por Cristo al mundo; para que anuncie el triunfo del Reino de Dios sobre el enemigo. Roguemos al Señor.
2. Por las vocaciones sacerdotales; para que el dueño de la mies envíe obreros a su mies. Roguemos al Señor.
3. Por el mundo de hoy día; para que se postre ante Dios, que gobierna eternamente, y vea sus obras y proezas a favor de todos los hombres. Roguemos al Señor.
4. Por los enfermos, por los que sufren, y por todos los que llevan en su cuerpo las marcas de Cristo crucificado; para que sientan que la paz y la misericordia de Dios viene sobre ellos. Roguemos al Señor.
5. Por todos y cada uno de nosotros; para que escuchando la palabra de Dios contemos a todos las maravillas que ha hecho con nosotros. Roguemos al Señor.

Oh Dios, que en la vocación bautismal nos llamas a estar plenamente disponibles para el anuncio de tu Reino; escucha nuestras oraciones y danos la valentía y la libertad evangélica para que hagamos presente en todos los ámbitos de la vida tu palabra de amor y de paz. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Alimentados, Señor, con un sacramento tan admirable, concédenos sus frutos de salvación y haz que perseveremos siempre contando tu alabanza. Por Jesucristo nuestro Señor.

Bendición solemne:

– El Señor os bendiga y os guarde,
– Haga brillar su rostro sobre vosotros y os conceda su favor,
– Vuelva su mirada a vosotros y os conceda la paz.
– Y la bendición de Dios todopoderoso…

Lunes 4 de julio:

Santa Isabel de Portugal
Color blanco. Colecta propia y resto de la semana XXV. Lecturas de feria.
Prefacio I de los santos. Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada y acto penitencial: Hermanos, comencemos la celebración de la Eucaristía, que nos congrega en la memoria de Santa Isabel de Portugal, reconociendo ante Dios nuestros pecados y pidiéndole que la gracia renovadora de Jesucristo nos prepare y nos disponga para celebrar dignamente la Misa.

Yo confieso…

Colecta: Oh Dios, que creas la paz y amas la caridad, tú que otorgaste a Santa Isabel de Portugal la gracia de conciliar a los hombres enfrentados, muévenos, por su intercesión, a poner nuestros esfuerzos al servicio de la paz. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Oremos, hermanos, al Dios y Padre de Jesucristo, médico de las almas y de los cuerpos, y pidámosle que tenga misericordia de nosotros.

1. Por el Papa N., por nuestro obispo N., por todo el clero y el pueblo a ellos encomendados. Roguemos al Señor.
2. Por las vocaciones al ministerio sacerdotal y a la vida religiosa en nuestra Iglesia particular. Roguemos al Señor.
3. Por todos los gobernantes y sus ministros, encargados de velar por el bien común. Roguemos al Señor.
4. Por los navegantes, por los que están de viaje, por los cautivos y los encarcelados. Roguemos al Señor.
5. Por todos nosotros, reunidos en este lugar en la fe, devoción, amor y temor de Dios. Roguemos al Señor.

Dios todopoderoso y eterno, que por medio de tu Hijo nos das la salud y la vida, escucha nuestras plegarias y enséñanos a recibir todos tus favores como un don de tu gracia. Por Jesucristo nuestro Señor.
Poscomunión: Que tu auxilio, Señor, nos acompañe siempre a los que alimentas con tus sacramentos, para que por ellos y en nuestra propia vida recibamos los frutos de la redención. Por Jesucristo nuestro Señor.

Martes 5 de julio:

Misa por la patria
Color verde. Misas por diversas necesidades nº17; resto de la semana XXVI. Lecturas de feria. Plegaria Eucarística V/c

Monición de entrada y acto penitencial: Nuevamente nos hemos reunido para la celebración de la Eucaristía, en la que presentamos a Dios todas nuestras inquietudes, alegrías, penas, ilusiones… Hoy le pediremos de un modo especial por nuestro país; para que, ante los avatares ante los que se ve expuesto; le conceda la auténtica paz, la prosperidad, el verdadero progreso, y una convivencia social en calma.
Comencemos, pues, la celebración de la Eucaristía, pidiendo humildemente perdón a Dios por todos nuestros pecados.

* Tú que nos has dado tu Espíritu para que seamos luz del mundo.
* Tú que nos has dejado la Eucaristía para que seamos sal de la tierra.
* Tú que nos llamas a ser testigos de tu Evangelio.

Colecta: Dios, Padre nuestro, que, con admirable providencia, gobiernas el mundo, atiende nuestros ruegos por la patria, para que la sabiduría de sus autoridades y la honestidad de sus ciudadanos robustezcan la concordia y la justicia y podamos vivir en la paz y el progreso constante. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Presentemos nuestras oraciones a Dios Padre de misericordia, que en Jesucristo nos ha mostrado su amor y preocupación por nosotros.

1. Para que conceda a la Iglesia el don del Espíritu Santo. Roguemos al Señor.
2. Para que los jóvenes se encuentren con Jesucristo y Él dé sentido a sus vidas. Roguemos al Señor.
3. Para que dé a los gobernantes el sentido de la justicia, de la libertad y de la paz. Roguemos al Señor.
4. Para que dé a los desterrados el gozo del retorno. Roguemos al Señor.
5. Para que a nosotros nos haga crecer en la fe, nos purifique el corazón y nos abra las puertas del cielo. Roguemos al Señor.

Oh Dios, pastor bueno, que en tu Hijo Jesús te nos has revelado como un Dios afectuoso, tierno y compasivo, escucha las peticiones que te hemos elevado y no dejes de cuidar nunca de nosotros. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Que esta Eucaristía, Señor, renueve nuestro cuerpo y nuestro espíritu, para que participemos de la herencia gloriosa de tu Hijo, cuya muerte hemos anunciado y compartido. Por Jesucristo nuestro Señor.

Miércoles 6 de julio:

Misa de feria
Color verde. Misa de la semana XXVII. Lecturas de feria.
Prefacio común VI. Plegaria Eucarística II:

Monición de entrada y acto penitencial: Un día más el Señor Jesús viene a nosotros; dispongámonos, pues, a acogerle y, al comenzar la Eucaristía le pedimos de todo corazón perdón por nuestros pecados.

* Tú que te compadeces de nuestras debilidades
* Tú que has sido probado como nosotros
* Tú que inspiras conversión y santidad

Colecta: Dios todopoderoso y eterno, que con amor generoso desbordas los méritos y deseos de los que te suplican, derrama sobre nosotros tu misericordia, para que libres nuestra conciencia de toda inquietud y nos concedas aun aquello que no nos atrevemos a pedir. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Dirijamos ahora nuestras súplicas confiadas a Jesucristo, el Señor.

1. Por la Iglesia; para que sea siempre un signo transparente de la Buena Noticia de Dios. Roguemos al Señor.
2. Por las vocaciones sacerdotales y religiosas; para que Dios llame a muchos jóvenes a su seguimiento. Roguemos al Señor.
3. Por los gobernantes y los políticos de nuestro país; para que actúen pensando siempre en aquellos que más ama Dios, los pobres y los débiles, de aquí y de todo el mundo. Roguemos al Señor.
4. Por nuestros familiares y amigos difuntos; para que Dios los acoja en su Reino. Roguemos al Señor.
5. Por nosotros; para que amemos a Dios con todo el corazón y vivamos según el Evangelio de Jesús. Roguemos al Señor.

Señor Jesús, que elegiste a los que quisiste y los enviaste con poder a predicar; escucha nuestras oraciones y concédenos vivir siempre fieles a nuestra vocación de ser tus discípulos. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.

Poscomunión: Concédenos, Señor todopoderoso, que de tal manera saciemos nuestra hambre y nuestra sed en estos sacramentos, que nos transformemos en lo que hemos recibido. Por Jesucristo nuestro Señor.

Jueves 7 de julio:

Misa por las vocaciones a las Sagradas Órdenes
Color verde. Misas por diversas necesidades nº 9. Lecturas de feria.
Plegaria Eucarística V/a.

Monición de entrada y acto penitencial: Hoy vamos a pedir la Eucaristía de un modo muy especial por las vocaciones sacerdotales. Es una gran necesidad de la Iglesia, y de un modo especial, de nuestra Iglesia particular, que necesita muchos sacerdotes para llevar a cabo la nueva evangelización de nuestro pueblo. Dispongámonos, por tanto, al comenzar estos sagrados misterios, a recibir el amor de Dios abriendo nuestros corazones para que los renueve, reconociendo con humildad que somos pecadores.

* Tú que nos llamas a seguirte
* Tú que nunca abandonas a tu rebaño
* Tú que estás presente en tu Iglesia

Colecta: Oh Dios, que quisiste dar pastores a tu pueblo, derrama sobre tu Iglesia el Espíritu de piedad y de fortaleza, que suscite dignos ministros de tu altar y los haga testigos valientes y humildes de tu Evangelio. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Oremos confiadamente a Dios nuestro Padre, que por medio de Jesucristo libera a todos los encarcelados por el pecado y las fuerzas del mal

1. Por el Santo Padre, el Papa Francisco; por nuestro obispo N., por los sacerdotes y demás ministros de Dios. Roguemos al Señor.
2. Por las vocaciones sacerdotales y religiosas; por las vocaciones misioneras y de especial consagración. Roguemos al Señor.
3. Por nuestro pueblo (ciudad) de N., por su prosperidad y por todos los que en él (ella) habitan (habitamos). Roguemos al Señor.
4. Por todos nuestros difuntos; para que Dios los reciba en su reino de luz y de paz. Roguemos al Señor.
5. Por todos nosotros, por nuestros familiares, por todas las necesidades que llevamos dentro del corazón. Roguemos al Señor.

Escucha, Señor nuestras súplicas, y concédenos un espíritu de pobreza que nos haga libres y disponibles para que así lleguemos a ser, como los apóstoles, auténticos testigos del evangelio. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Alimentados a tu mesa, Señor, te rogamos que, por este sacramento de amor, germinen las semillas que generosamente esparciste en el campo de tu Iglesia, para que sean cada vez más numerosos los que elijan el camino de servirte en los hermanos. Por Jesucristo nuestro Señor.

Viernes 8 de julio:

Misa votiva de la Santa Cruz
Color verde o rojo. Misa del 14 de septiembre. Lecturas de feria.
Prefacio propio. Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada y acto penitencial: Hermanos, dispongámonos a comenzar la Eucaristía, en la que celebramos la actualización del único sacrificio de Cristo en la cruz, pidiendo humildemente perdón a Dios por nuestros pecados.

* Tú que no has sido enviado a condenar al mundo, sino a salvarlo.
* Tú que no quieres que nadie perezca, sino que todos se conviertan.
* Tú que te sometiste por nosotros hasta la muerte de cruz.

Colecta: Señor, Dios nuestro, que has querido realizar la salvación de todos los hombres por medio de tu Hijo, muerto en la cruz, concédenos, te rogamos, a quienes hemos conocido en la tierra este misterio alcanzar en el cielo los premios de la redención. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Dirijamos ahora, confiados y perseverantes, nuestras plegarias a Dios Padre todopoderoso.

1. Para que Dios proteja y guíe a su Santa Iglesia. Roguemos al Señor.
2. Para que suscite vocaciones sacerdotales y religiosas. Roguemos al Señor.
3. Para que conceda a todo el mundo la justicia y la paz. Roguemos al Señor.
4. Para que socorra a los que están en algún peligro. Roguemos al Señor.
5. Para que nos conforte a todos y nos conserve en su servicio. Roguemos al Señor.

Señor, Dios de misericordia, que nos llamas a la tarea de llevar la salvación de tu Hijo al mundo, escucha nuestras oraciones y danos la fuerza de tu Espíritu que nos sostenga en todas las dificultades. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Fortalecidos con esta Eucaristía, te pedimos, Señor Jesucristo, que lleves a la gloria de la resurrección a los que has redimido en el madero salvador de la cruz. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.

Sábado 9 de julio:

Misa votiva de Santa María, Madre de la Iglesia
Color verde. Misas de la Virgen María nº 25. Lecturas de feria.
Prefacio propio .Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada y acto penitencial: Hoy vamos a recordar en la celebración de la Eucaristía a Santa María, la Virgen, como Madre de la Iglesia. Este título, aunque nuevo en su formulación, pues data del Concilio Vaticano II, nos recuerda una verdad muy antigua, contenida en la tradición de la Iglesia, a saber, que María, por el hecho de ser Madre de Cristo, es también verdadera Madre de todos los fieles que, incorporados a Cristo en su Iglesia, formamos con Él un solo cuerpo.
Pongámonos, pues, en presencia de Dios al comenzar la Eucaristía y, por la intercesión de Santa María, la Virgen, refugio de pecadores, pidámosle perdón por nuestras faltas y pecados.

Yo confieso…

Colecta: Oh Dios, Padre de misericordia, cuyo Hijo, clavado en la cruz, proclamó como Madre nuestra a santa María Virgen, Madre suya, concédenos, por su mediación amorosa, que tu Iglesia, cada día más fecunda, se llene de gozo por la santidad de sus hijos, y atraiga a su seno a todas las familias de los pueblos. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Elevemos ahora nuestras voces a Dios Padre todopoderoso, para quien nada permanece escondido, y pidámosle que escuche nuestras plegarias.

1. Por la Iglesia, por todos los cristianos; para que seamos siempre portadores de amor y de esperanza. Roguemos al Señor.
2. Por los que son enviados a dar testimonio del Evangelio para que siendo fieles a Cristo sean ejemplo para nuevas vocaciones sacerdotales y religiosas. Roguemos al Señor.
3. Por todos los que, en cualquier lugar del mundo, trabajan al servicio de la justicia y la igualdad entre los hombres; para que sus esfuerzos sean eficaces, y den fruto para el bien de todos. Roguemos al Señor.
4. Por los maestros y los educadores; para que con su labor ayuden a construir un mundo de hombres y mujeres libres, conscientes y generosos. Roguemos al Señor.
5. Por todos los miembros de nuestra parroquia; para que trabajemos para fortalecer entre nosotros los lazos de unión mutua y nos ayudemos a ser fieles al camino que Jesús nos enseña. Roguemos al Señor.

Señor y Dios nuestro, que nos llamas a dar testimonio de ti ante el mundo; atiende las peticiones que te hemos dirigido y danos la fuerza necesaria para no avergonzarnos nunca de confesar a tu Hijo Jesucristo. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.

Poscomunión: Después de recibir la prenda de la redención y de la vida, te pedimos, Señor, que tu Iglesia, por la mediación maternal de la Virgen, anuncia a todas las gentes el Evangelio y llene el mundo entero de la efusión de tu Espíritu. Por Jesucristo nuestro Señor.

Domingo 10 de julio:

DOMINGO XV DEL TIEMPO ORDINARIO
Color verde. Misa y lecturas propias del domingo. Gloria. Credo.
Prefacio común VIII. Plegaria Eucarística III.

Monición de entrada y acto penitencial: Con alegría y con fe nos volvemos a reunir en torno al altar del Señor para celebrar la Eucaristía, en la que Cristo saldrá una vez más a nuestro encuentro como buen samaritano para curar, por la entrega de su Cuerpo y su Sangre, las miserias y debilidades que nos envuelven.
Celebremos, pues, el gran misterio de nuestra Redención con agradecimiento y devoción, y ante el Señor, que se hace presente en nuestra asamblea, reconozcamos que somos pecadores e imploremos su perdón.

* Tú que viniste al mundo por entregar tu vida por nosotros.
* Tú que lavas nuestros pecados y purificas nuestras almas.
* Tú que derramas sobre nosotros tu perdón y nos santificas con tu gracia.

Colecta: Oh Dios, que muestras la luz de tu verdad a los que andan extraviados para que puedan volver al buen camino; concede a todos los cristianos rechazar lo que es indigno de este nombre, y cumplir cuanto en él se significa. Por nuestro Señor Jesucristo.

Credo: Profesemos ahora juntos la fe que hemos recibido de los apóstoles y que la Iglesia nos ha transmitido de generación en generación.

Oración de los fieles: Presentemos nuestras súplicas a Dios Padre, que nos ha enviado a su Hijo Jesucristo para levantarnos de nuestra postración y vendar nuestras heridas; para que por su gran misericordia se vuelva hacia nosotros y su salvación nos levante.

1. Por la Iglesia, cuerpo de Cristo; para que esté siempre dispuesta a cumplir el oficio de misericordia que Cristo, el buen samaritano, le ha encomendado. Roguemos al Señor.
2. Por las vocaciones sacerdotales; para que Dios llame en nuestra diócesis a jóvenes que se consagren por entero al servicio de su pueblo. Roguemos al Señor.
3. Por todos los que tienen autoridad; para que no permitan que en ningún lugar del mundo se lesionen los derechos de la persona humana. Roguemos al Señor.
4. Por los que sufren por cualquier causa; para que su grito de dolor sea escuchado, y la salvación de Dios les levante. Roguemos al Señor.
5. Por todos nosotros; para que no pasemos de largo ante las necesidades de los que necesitan nuestra ayuda. Roguemos al Señor.

Padre misericordioso, que has puesto en el mandamiento del amor el compendio y el alma de toda la ley; escucha nuestras oraciones y danos un corazón atento y generoso hacia los sufrimientos y las miserias de los hermanos para ser como Cristo, buenos samaritanos en el mundo. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Alimentados con esta Eucaristía, te pedimos, Señor, que cuantas veces celebramos este sacramento se acreciente en nosotros el fruto de la salvación. Por Jesucristo nuestro Señor.

Bendición solemne:

– La paz de Dios, que sobrepasa todo juicio, custodie vuestros corazones y vuestros pensamientos en el conocimiento y el amor de Dios y de su Hijo Jesucristo, nuestro Señor.
– Y la bendición de Dios todopoderoso…

Lunes 11 de julio:

San Benito, Abad, patrono de Europa. FIESTA
Color blanco. Misa y lecturas propias de la fiesta.
Gloria. Prefacio de las santas vírgenes y religiosos. Plegaria Eucarística III.

Monición de entrada y acto penitencial: Hermanos, al celebrar hoy la fiesta de san Benito, abad, fundador de la orden benedictina y patrono de Europa; quien supo dejarlo todo para seguir a Cristo, en quien encontró su herencia, comencemos la celebración de la Eucaristía abandonando lo antiguo, convirtiéndonos al Señor, pidiéndole perdón por nuestros pecados, y dejando que haga nacer la vida nueva en nosotros.

Yo confieso…

Gloria.

Colecta: Señor Dios nuestro, que hiciste del abad San Benito un esclarecido maestro en la escuela del divino servicio; concédenos, por su intercesión, que, prefiriendo tu amor a todas las cosas, avancemos por la senda de tus mandamientos con libertad de corazón. Por nuestro Señor.

Oración de los fieles: Acudamos, hermanos, con oración ferviente a Dios nuestro Padre, y pidámosle que, ya que se ha dignado contarnos entre el número de sus hijos, escuche también nuestras oraciones en favor de los pueblos de Europa, de los monjes y de todos los hombres.

1. Para que los pastores de la Iglesia de Europa, unido en torno al Sucesor de Pedro, mantenga viva la luz del Evangelio y acierte a iluminar los problemas de los hombres de nuestro tiempo. Roguemos al Señor.
2. Para que el Señor nos dé pastores según su corazón, que nos guíen con sabiduría y fortaleza en medio de las tempestades del mundo. Roguemos al Señor.
3. Por todas las naciones de la Unión Europea; para que la paz y la amistad común supriman toda intolerancia, alejen la división y cualquier tipo de enemistad, y por la acción callada y fecunda de los monasterios, amanezca para toda Europa una nueva aurora de civilización cristiana. Roguemos al Señor.
4. Para que el ideal de san Benito, orar y trabajar, se convierta en una regla válida para el equilibrio de la persona y de la sociedad; amenazadas por el predomino del tener sobre el ser. Roguemos al Señor.
5. Para que todos nosotros sepamos aunar el sentido de la universalidad con el valor de Dios y de la persona humana, avivando las raíces cristianas de nuestro pueblo. Roguemos al Señor.

Padre de inmensa bondad, que quisiste que san Benito fuera para Europa mensajero de paz, artífice de unidad, maestro de civilización, mensajero de Cristo y fundador de la vida monástica; escucha nuestras oraciones y haz que quienes hoy recordamos la muerte preciosa de tan insigne promotor de la cultura, del trabajo y de la oración en nuestros pueblos podamos alegrarnos con la contemplación de un nuevo resurgir de las naciones europeas. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Después de recibir la Eucaristía, prenda de vida eterna, concédenos, Señor, seguir las enseñanzas del abad San Benito, para que nos mantengamos fieles en tu servicio y amemos a nuestros hermanos con caridad ardiente. Por Jesucristo nuestro Señor.

Oración sobre el pueblo: Señor, que se alegren tus fieles porque glorificas a los miembros del Cuerpo de tu Hijo; y, pues devotamente celebra la memoria de los santos, concédele participar de su suerte y gozar un día con ellos de tu gloria eterna. Por Jesucristo nuestro Señor.

Martes 12 de julio:

Misa para después de la cosecha
Color verde. Misas por diversas necesidades nº 27. Lecturas de feria.
Prefacio V dominical. Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada: Nuevamente nos hemos acercado hasta el altar para celebrar la Eucaristía, y hoy, de un modo especial, daremos gracias en ella por el fruto de la cosecha que hemos recolectado, reconociendo que todo lo que la tierra nos da, sea mucho o poco, es un don de Dios, que todo lo dirige para nuestro bien.
Comencemos, pues, la celebración de los sagrados misterios, poniéndonos en la presencia del Señor, y pidiéndole perdón por nuestros pecados.

* Tú que envías la lluvia y el sol a su tiempo.
* Tú que nos bendices con los frutos de la tierra.
* Tú que siempre te preocupas por nosotros.

Colecta: Señor, Padre bueno, que en tu providencia pusiste la tierra bajo el dominio del hombre, concédenos poder sustentarnos con los frutos nuevos y haz que usemos de ellos de tal modo que nos sirvan, con tu ayuda, para albar tu nombre y para utilidad de todos los hermanos. Por nuestro Señor Jesucristo.

O bien: Te damos gracias, Señor, por los frutos que ha dado la tierra para sustento del hombre, y ya que ha sido tu divina providencia quien nos los ha entregado, haz también que de nuestro corazón broten semillas de justicia y frutos de caridad. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Oremos, hermanos, con total confianza a Dios Padre, que tiende siempre su mano para rescatarnos del peligro y del pecado.

1. Para que introduzca en la plenitud de su santa Iglesia a los no cristianos y a los no creyentes. Roguemos al Señor.
2. Para que la familias cristianas fomenten la vocación cristiana de sus hijos. Roguemos al Señor.
3. Para que inspire a los gobernantes pensamientos de servicio y entrega al bien común. Roguemos al Señor.
4. Para que libre al mundo entero del hambre, del paro y de la guerra. Roguemos al Señor.
5. Para que acoja siempre nuestra oración suplicante. Roguemos al Señor.

Oh Dios, que nos llamas constantemente a la conversión y no te cansas de manifestarnos tu misericordia, escucha las peticiones que te hemos presentado y concédenos escuchar con fe tu palabra. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Con este misterio de salvación que hemos celebrado, te damos gracias, Señor, por los frutos de la tierra; pero haz tú que este mismo misterio nos ayude a conseguir los bienes del cielo. Por Jesucristo nuestro Señor.

Miércoles 13 de julio:

Misa de feria
Color verde. Misa de la semana XXVIII. Lecturas de feria.
Prefacio común VII. Plegaria Eucarística II:

Monición de entrada y acto penitencial: Hermanos, comencemos la celebración de la Eucaristía, el gran misterio de nuestra Redención, con agradecimiento y devoción, y ante el Señor, que se hace presente en nuestra asamblea, reconozcamos que somos pecadores e imploremos su perdón.

* Tú que eres compasivo y misericordioso
* Tú que has pasado por la vida haciendo el bien
* Tú que quieres la salvación de todos

Colecta: Te pedimos, Señor, que tu gracia continuamente nos preceda y nos acompañe, de manera que estemos dispuestos a obrar siempre el bien. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Como hijos de un mismo Padre, oremos al Dios del cielo, que ha entregado todo a su Hijo Jesucristo.

1. Por la Iglesia; para que proclame incansablemente el Evangelio de la paz y acoja en su seno a todos los discípulos de Jesús. Roguemos al Señor.
2. Por los que han escuchado la llamada al sacerdocio; para que sean fieles a la vocación que han recibido. Roguemos al Señor.
3. Por nuestro mundo; para que Dios escuche sus clamores de justicia y amor. Roguemos al Señor.
4. Por los enfermos de nuestras familias y de nuestra comunidad; para que experimenten la fortaleza y el gozo del Espíritu. Roguemos al Señor.
5. Por nosotros, congregados en la casa del Señor; para que evitemos todo aquello que nos esclaviza o degrada en nuestra verdadera dignidad. Roguemos al Señor.

Señor, Padre Santo, que te revelas a los sencillos y te escondes a los sabios y entendidos; escucha nuestras plegarias y haz que vivamos con humildad. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Dios soberano, te pedimos humildemente que, así como nos alimentas con el Cuerpo y la Sangre de tu Hijo, nos hagas participar de su naturaleza divina. Por Jesucristo nuestro Señor.

Jueves 14 de julio:

Misa votiva de Jesucristo Sumo y eterno Sacerdote
Color verde. Misas votivas nº 6 bis. Lecturas de feria.
Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada y acto penitencial: Hoy vamos a tener presente en la Eucaristía a Jesucristo como Sumo y eterno Sacerdote, recordando especialmente a aquellos a quienes Él mismo ha hecho participar de su misión, y pidiendo por ellos, para que sean santos y fieles al servicio de Cristo y de la Iglesia.
Y ahora, al iniciar nuestra celebración, reconozcamos, ante todo, nuestros pecados, todo aquello que nos aleja de la voluntad de Dios. Por ello, con sinceridad y humildad, pedimos perdón ante Dios y ante los hermanos.

* Señor Jesús, sacerdote eterno.
* Señor Jesús, sacerdote de la Nueva Alianza.
* Señor Jesús, sacerdote, Víctima y Altar.

Colecta: Oh Dios, que para gloria tuya y salvación del género humano constituiste a tu Hijo único sumo y eterno Sacerdote, concede a quienes Él eligió para ministros y dispensadores de sus misterios la gracia de ser fieles en el cumplimiento del ministerio recibido. Por nuestro Señor Jesucristo.
Oración de los fieles: Elevemos ahora nuestras oraciones a Dios todopoderoso, que está cerca nos colma siempre de su amistad y su ternura.

1. Por la Iglesia, en la pluralidad de ministros y carismas. Roguemos al Señor.
2. Por las vocaciones sacerdotales y a la vida religiosa. Roguemos al Señor.
3. Por nuestro país y por todas las naciones del mundo. Roguemos al Señor.
4. Por todos los que se encuentran en cualquier necesidad. Roguemos al Señor.
5. Por nuestra comunidad y por nosotros, aquí reunidos. Roguemos al Señor.

Dios todopoderoso y eterno, que das fuerza a los cansados y alivio a los agobiados, atiende compasivo la oración que te dirigimos, y libra a tu pueblo del yugo del pecado que le esclaviza y le impide avanzar hacia ti. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: La Eucaristía que hemos ofrecido y recibido nos dé la vida, Señor, para que, unidos a ti en caridad perpetua, demos frutos que siempre permanezcan. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Viernes 15 de julio:

San Buenaventura, Doctor. MEMORIA OBLIGATORIA
Color blanco. Colecta propia; resto semana XXIX . Lecturas de feria.
Prefacio de los santos pastores .Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada y acto penitencial: Hermanos, al celebrar hoy la memoria de san Buenaventura, a quien Dios infundió su doctrina para transmitírsela a su pueblo, Dispongámonos a recibir el amor de Dios abriendo nuestros corazones para que los renueve, reconociendo que somos pecadores, y pidiendo perdón por nuestros pecados, para celebrar dignamente estos sagrados misterios.

Yo confieso…

Colecta: Dios todopoderoso, concede a cuantos hoy celebramos la fiesta de tu obispo San Buenaventura aprovechar su admirable doctrina e imitar los ejemplos de su ardiente caridad. Por nuestro Señor.

Oración de los fieles: Presentemos ahora nuestras peticiones a Dios Padre, que quiere misericordia y no sacrificios.

1. Para que conceda a la Iglesia la libertad y la paz. Roguemos al Señor.
2. Para que Dios nos conceda los sacerdotes necesarios. Roguemos al Señor.
3. Para que se digne establecer y conservar la justicia en todas las naciones. Roguemos al Señor.
4. Para que consuele a los que sufren y dé la salud a los enfermos. Roguemos al Señor.
5. Para que todos nosotros, siguiendo las enseñanzas de san Buenaventura, tengamos hambre de la sabiduría divina y deseo de comunicarla a nuestros hermanos. Roguemos al Señor.

Escucha, Señor de la historia y Dios de la vida, nuestras plegarias, y protege a todos los que nos acogemos a tu misericordia y señorío. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: La participación frecuente en esta Eucaristía nos sea provechosa, Señor, para que disfrutemos de tus beneficios en la tierra y crezca nuestro conocimiento de los bienes del cielo. Por Jesucristo nuestro Señor.

Sábado 16 de julio:

Nuestra Señora la Virgen del Carmen. MEMORIA OBLIGATORIA
Color blanco. Colecta propia y resto del común de Santa María Virgen I-1.
Prefacio V de Santa María Virgen. Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada y acto penitencial: Hoy tenemos presente en la celebración la memoria de santa María Virgen, en su advocación tan popular del Monte Carmelo: la Virgen del Carmen; a quien se venera como guía y protectora de los navegantes, consuelo de los afligidos, fortaleza y auxilio de los moribundos en su agonía, e intercesora nuestra en el tránsito de la muerte.
Pongámonos, pues, en presencia de Dios al comenzar la Eucaristía, reconozcamos ante Él que somos pecadores y, por la intercesión de Santa María, la Virgen, refugio de pecadores, pidámosle perdón por nuestras faltas y pecados.

Yo confieso.

Colecta: Te suplicamos, Señor, que la poderosa intercesión de la Virgen María, en su advocación del monte Carmelo, nos ayude y nos haga llegar hasta Cristo, monte de salvación. Él, que vive y reina contigo.

Oración de los fieles: Dirijamos, hermanos, nuestras súplicas confiadas al Señor, que siempre escucha nuestras oraciones.

1. Por la Iglesia; para que se signo de paz y reconciliación entre los hombres. Roguemos al Señor.
2. Por los movimientos y grupos de jóvenes cristianos; para que sean cantera de nuevas vocaciones sacerdotales. Roguemos al Señor.
3. Por los pueblos de toda la tierra; para que vivan en concordia y paz verdadera. Roguemos al Señor.
4. Por los hambrientos y por los enfermos, por todos los que sufren por cualquier motivo; para que sean aliviados en su necesidad. Roguemos al Señor.
5. Por nosotros; para que cuantos nos acogemos hoy a la protección de la Virgen del Carmen experimentemos su protección en las tempestades de la vida. Roguemos al Señor.

Dios y Padre bueno, que con inmensa paciencia refuerzas la caña cascada de nuestra pobreza; escucha las peticiones que te hemos presentado y alienta el pábilo vacilante de nuestra pobre fe. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Alimentados con los sacramentos de salvación te pedimos, Señor, humildemente que merezcamos experimentar siempre el fruto de tu redención, los que hemos celebrado devotamente la memoria de la madre de Dios, santa María Virgen. Por Jesucristo nuestro Señor.

Domingo 17 de julio:

DOMINGO XVI DEL TIEMPO ORDINARIO
Color verde. Misa y lecturas propias del domingo. Gloria. Credo.
Prefacio dominical IV. Plegaria Eucarística III.

Monición de entrada y acto penitencial: Un domingo más nos hemos reunido para celebrar la Eucaristía, en la que el mismo Jesús partirá para nosotros el Pan de su palabra y nos servirá la mesa de su Cuerpo y de su Sangre.
Avivemos, pues, nuestra fe, esperanza y caridad en la comunión con su palabra, con su Eucaristía, y con todos nuestros hermanos del cielo y de la tierra.
Y comencemos la celebración haciendo silencio en nuestro corazón, y poniendo nuestra vida en manos de Dios, pidiéndole humildemente perdón por nuestros pecados.

* Tú que has sido nuestro huésped.
* Tú que has asumido nuestra pobre condición.
* Tú que intercedes por nosotros si cesar.

Gloria.

Colecta: Muéstrate propicio con tus hijos, Señor, y multiplica sobre ellos los dones de tu gracia, para que, encendidos de fe, esperanza y caridad, perseveren fielmente en el cumplimiento de tu ley. Por nuestro Señor Jesucristo.

Credo: Manifestemos ahora nuestra fe en Jesús, el Hijo de Dios, el que nos enseña el camino hacia el Reino, el que nos ha dado a conocer el amor del Padre, el que nos ha dado el Espíritu Santo.

Oración de los fieles: Oremos confiadamente a Dios nuestro Padre, que prepara casa a los desvalidos y en su Hijo Jesucristo ha venido a visitarnos, para que nos siga ofreciendo su auxilio para superar las dificultades.

1. Para que la Iglesia sea siempre un hogar abierto a todos donde se pueda encontrar a Dios. Roguemos al Señor.
2. Para que no nos falten sacerdotes y religiosos que por su entrega den frutos de santidad y sean ejemplo para cuantos buscan a Dios. Roguemos al Señor.
3. Para que los que tienen responsabilidad en la sociedad procuren siempre la acogida y la convivencia pacífica. Roguemos al Señor.
4. Para que los enfermos y todos los que sufren sean conscientes de que están completando en su carne los dolores de Cristo. Roguemos al Señor.
5. Para que no andemos inquietos y nerviosos con las cosas de este mundo, y sepamos quedarnos con la parte mejor y más necesaria. Roguemos al Señor.

Padre sabio y misericordioso; escucha nuestras oraciones y danos un corazón manso y humilde para escuchar la palabra de tu Hijo que todavía resuena en la Iglesia, reunida en su nombre, y para acogerle y servirle como invitado en la persona de nuestros hermanos. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Muéstrate propicio a tu pueblo, Señor, y a quienes has iniciado en los misterios del reino concédeles abandonar el pecado y pasar a una vida nueva. Por Jesucristo nuestro Señor.

Bendición solemne:

– El Dios todopoderoso os bendiga con su misericordia y os llene de la sabiduría eterna.
– Él aumente en vosotros la fe y os dé la perseverancia en el bien obrar.
– Atraiga hacia sí vuestros pasos y os muestre el camino del amor y de la paz.
– Y la bendición de Dios todopoderoso,

Lunes 18 de julio:

Misa de difuntos
Color verde o morado. Misas de difuntos III-B/E. Lecturas de feria.
Prefacio III de difuntos. Plegaria Eucarística II.

El Dios de la vida, que ha resucitado a su Hijo Jesucristo, rompiendo las ataduras del pecado y de la muerte, esté con todos vosotros.

Monición de entrada y acto penitencial: Siguiendo la piadosa y venerable costumbre de la Iglesia de rezar por las almas del purgatorio, ofrecemos hoy a Dios nuestro Señor el Sacrificio de la Eucaristía por el eterno descanso de los fieles difuntos, para que gocen todos ellos de la luz y de la felicidad que no tienen fin.
Y para celebrar dignamente estos sagrados misterios, pidamos perdón a Dios por nuestros pecados.

* Tú, el vencedor de la muerte.
* Tú, el que vives por los siglos.
* Tú, el autor de la vida.

Colecta: Dios misericordioso, que das el eterno descanso a tus fieles, concede a todos los que murieron en Cristo, el perdón de sus pecados, para que, libres de toda culpa, tengan parte en la resurrección de tu Hijo. Él, que vive y reina contigo.

Oración de los fieles: Unamos ahora nuestras voces a la de Jesucristo y, arraigados en su amor, dirijamos nuestras plegarias a Dios Padre.

1. Por la Iglesia, signo de Cristo en medio del mundo. Roguemos al Señor.
2. Por los que son llamado a vivir más de cerca de Jesucristo. Roguemos al Señor.
3. Por los que tienen alguna responsabilidad sobre los demás. Roguemos al Señor.
4. Por la paz y el descanso de todos los fieles difuntos. Roguemos al Señor.
5. Por nosotros, llamado a trabajar por la paz y la reconciliación. Roguemos al Señor.

Dios y Padre nuestro, que nos has dado el gran signo del cielo en la resurrección de tu Hijo, escucha nuestras súplicas y haznos fuertes en la fe. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Señor misericordioso, imploramos de tu clemencia que los sacramentos de salvación que hemos recibido sirvan de ayuda a quienes aún vivimos en el mundo, y de perdón a los difuntos que hemos recordado. Por Jesucristo nuestro Señor.

Martes 19 de julio:

Misa por la familia
Color verde. Misas por diversas necesidades nº 43. Lecturas de feria.
Plegaria Eucarística V/b.

Monición de entrada y acto penitencial: Hoy vamos a pedir en la celebración de la Eucaristía, con verdadero interés, por la familia; pues a través de ella, el hombre es introducido en la sociedad civil y en el pueblo de Dios, y en ella hemos aprendido la inmensa mayoría de personas el respeto, el amor, y la convivencia.
Así pues, en silencio, comencemos la celebración pidiendo perdón a Dios por nuestros pecados.

* Tú que viviste con María y José en el seno de una familia.
* Tú que nos mandas honrar a nuestros familiares.
* Tú que haces de la familia una Iglesia doméstica.

Colecta: Señor, Dios nuestro, en cuyos mandatos encuentra la familia su auténtico y seguro fundamento, atiende nuestras súplicas y concédenos que, siguiendo los ejemplos de la Sagrada Familia, practicando las virtudes domésticas, y manteniendo vivo el amor, lleguemos a gozar de los premios de tu reino. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Oremos, hermanos, a nuestro Padre del cielo, pidiéndole que sepamos cumplir siempre su voluntad.

1. Para que conceda a la Iglesia la libertad y la paz. Roguemos al Señor.
2. Para que Jesús suscite entre los jóvenes vocaciones sacerdotales y religiosas. Roguemos al Señor.
3. Para que se digne establecer y conservar la justicia en todas las naciones. Roguemos al Señor.
4. Para que consuele a los que sufren y dé la salud a los enfermos. Roguemos al Señor.
5. Para que nos proteja a todos nosotros y a nuestras familias. Roguemos al Señor.
Señor y Dios nuestro, que nos tienes un lugar reservado en el seno de tu familia, guarda con amor a tu pueblo y concédele vivir siempre llevando a cabo tu voluntad. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Padre nuestro, que nos amas y nos perdonas, concede a cuantos has renovado con estos divinos sacramentos imitar fielmente los ejemplos de la Sagrada familia de tu Hijo, para que, después de las pruebas de esta vida, podamos gozar en el cielo de su eterna compañía. Por Jesucristo nuestro Señor.

Miércoles 20 de julio:

Misa de feria
Color verde. Misa de la semana XXX. Lecturas de feria.
Prefacio común I. Plegaria Eucarística II:

Monición de entrada y acto penitencial: Hermanos, comencemos la celebración de la Eucaristía pidiendo al Señor que separe en nuestros corazones el trigo de la cizaña, y que nos renueve con su Espíritu, para que aprendamos a vivir como Él quiere.

* Tú que nos amas
* Tú que has dado la vida por nosotros
* Tú que contagias santidad

Colecta: Dios todopoderoso y eterno, aumenta nuestra fe, esperanza y caridad, y, para conseguir tus promesas, concédenos amar tus preceptos. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Elevemos ahora nuestras súplicas a Dios nuestro Señor, que siembra en nuestro mundo la simiente de su palabra.

1. Por la santa Iglesia; para que presente ante el mundo el rostro acogedor del Padre para con los pobres, los que sufren, los que dudan, los que se equivocan. Roguemos al Señor.
2. Por los jóvenes; para que no tenga miedo y sigan a Jesucristo, el amigo siempre fiel, sin regatearle amor, entrega y firmeza. Roguemos al Señor.
3. Por los gobernantes y los políticos de nuestro país; para que actúen pensando siempre en aquellos que más ama Dios, los pobres y los débiles, de aquí y de todo el mundo. Roguemos al Señor.
4. Por los maestros y los educadores; para que con su labor ayuden a construir un mundo de hombres y mujeres libres, conscientes y generosos. Roguemos al Señor.
5. Por nosotros, congregados en la casa del Señor; para que evitemos todo aquello que nos esclaviza o degrada en nuestra verdadera dignidad. Roguemos al Señor.

Padre de misericordia y de bondad; escucha las oraciones de tu pueblo y haz que tu palabra germine y fructifique en nosotros para nuestra salvación y la de todos los hombres. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Lleva a su término en nosotros, Señor, lo que significan estos sacramentos, para que un día poseamos plenamente cuanto celebramos ahora en estos ritos sagrados. Por Jesucristo nuestro Señor.

Jueves 21 de julio:

Misa votiva de la Sagrada Eucaristía
Color verde. Misas votivas nº 3-A. Lecturas de feria.
Prefacio I de la Santísima Eucaristía. Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada y acto penitencial: Hermanos, antes de celebrar la Eucaristía, memorial permanente de la pasión, muerte y resurrección de Cristo, preparemos nuestros corazones pidiendo perdón por todos nuestros pecados.

* Tú que eres el Pan de vida
* Tú que eres el hombre nuevo
* Tú que eres nuestro Maestro

Colecta: Señor, que por el misterio pascual de tu Hijo realizaste la redención de los hombres, concédenos avanzar por el camino de la salvación a quienes, celebrando los sacramentos, proclamamos con fe la muerte y resurrección de Cristo. Él, que vive y reina contigo.

Oración de los fieles: Elevemos ahora nuestras súplicas a Dios nuestro Señor, que siembra en nuestro mundo la simiente de su palabra.

1. Por el Papa N., por nuestro obispo N., por el clero y por todo el pueblo fiel. Roguemos al Señor.
2. Por el aumento de vocaciones a los diferentes estados de la vida cristiana, sobre todo a la vocación sacerdotal y religiosa. Roguemos al Señor.
3. Por los que gobiernan los pueblos y trabajan por la paz y el bien común. Roguemos al Señor.
4. Por los que sufren, los presos, los emigrantes, los parados y por cuantos se sienten marginados. Roguemos al Señor.
5. Por todos los que nos encontramos aquí, reunidos en la fe, devoción y temor de Dios. Roguemos al Señor.

Padre de misericordia y de bondad, que nos has dado a conocer los secretos del Reino de los cielos, escucha las oraciones de tu pueblo y haz que nuestros ojos vean la luz de tu verdad, y nuestros oídos oigan la voz de tu palabra. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Te rogamos, Señor, que nos santifique nuestra participación en esta Eucaristía, para que, en el Cuerpo y en la Sangre de Cristo, se estreche cada vez más la fraternidad universal de todos los hombres. Por Jesucristo nuestro Señor.

Viernes 22 de julio:

Santa María Magdalena. FIESTA
Color blanco. Misa y lecturas propias. Gloria
Prefacio I de los santos. Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada y acto penitencial: Hermanos, al celebrar la fiesta de santa María Magdalena, una de aquellas santas mujeres que atendían a Jesús y al grupo de los Doce; aquella que estuvo al pie de la cruz y que, con otras mujeres, se dirigió al sepulcro en la madrugada del domingo de resurrección para embalsamar el cuerpo de Jesús, siendo la primera de los discípulos que reconoció a Jesús resucitado, iniciemos la celebración de los sagrados misterios de la Eucaristía pidiendo perdón a Dios por nuestros pecados.

Yo confieso…

Colecta: Oh Dios, Cristo, tu Unigénito, confió, antes que a nadie, a María Magdalena la misión de anunciar a los suyos la alegría pascual; concédenos a nosotros, por la intercesión y el ejemplo, de aquella cuya fiesta celebramos anunciar siempre a Cristo resucitado y verle un día glorioso en el reino de los cielos. Por nuestro Señor.

Oración de los fieles: Elevemos ahora nuestras súplicas a Dios nuestro Señor, que siembra generosamente la semilla de su palabra en nuestra historia.

1. Para que mande operarios a su mies y ministros a su Iglesia. Roguemos al Señor.
2. Para que la familias cristianas fomenten la vocación cristiana de sus hijos. Roguemos al Señor.
3. Para que inspire pensamientos de paz, de justicia y libertad a los gobernantes de las naciones. Roguemos al Señor.
4. Para que conceda a los desterrados la vuelta a su patria, empleo a los parados y ayuda a todos los que sufren. Roguemos al Señor.
5. Para que Jesucristo infunda en nosotros la misma valentía en proclamar su resurrección que tuvo santa María Magdalena. Roguemos al Señor.

Padre de misericordia y de bondad; escucha las oraciones de tu pueblo que, como santa María Magdalena reconoce en tu Hijo a su Maestro, y haz que tu palabra eterna sea acogida en nuestra tierra y dé frutos abundantes para la vida eterna. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Que la participación en tus misterios, Señor, infunda en nosotros aquel amor que impulsó a santa María Magdalena a entregarse siempre a Cristo, su Maestro. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.

Sábado 23 de julio:

Santa Brígida, co-patrona de Europa. FIESTA
Color blanco. Colecta propia y resto del común de santas mujeres. Gloria.
Lecturas de feria.
Prefacio Santas vírgenes y religiosos. Plegaria Eucarística III.

Monición de entrada y acto penitencial: Hoy celebramos la fiesta de santa Brígida, co-patrona de Europa, quien vivió las distintas vocaciones de la vida cristiana; pues fue esposa y madre de ocho hijos, terciaria franciscana, y finalmente, religiosa contemplativa, de los que nos ha dejado constancia en sus escritos.
Nosotros también estamos llamados, como santa Brígida, a la santidad de vida allí donde Dios nos llame; sin embargo, fallamos a menudo en nuestro camino hacia ella. Por eso, iniciamos la celebración de los sagrados misterios de la Eucaristía pidiendo perdón a Dios por nuestros pecados.

Colecta: Oh Dios, que guiaste a santa Brígida por diversos senderos de la vida, y le enseñaste de modo admirable la sabiduría de la Cruz en la contemplación de la pasión de tu Hijo, concédenos que siguiendo dignamente tu llamada podamos buscarte en todas las cosas. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Invoquemos ahora confiadamente a Dios, nuestro Padre, que ha enriquecido a su Iglesia con la vida y el ejemplo de santa Brígida.

1. Para que el pueblo de Dios viva de la fe en la resurrección de Jesucristo. Roguemos al Señor.
2. Para que surjan en el seno de la Iglesia abundantes y santas vocaciones al ministerio sacerdotal y a la vida religiosa. Roguemos al Señor.
3. Para que nuestros gobernantes trabajen por la justicia y la paz, y se respete la dignidad y la libertad de todos los hombres. Roguemos al Señor.
4. Para que las madres de familia, a ejemplo de santa Brígida, vivan con generosidad, entrega y espíritu evangélico la misión que se les ha confiado. Roguemos al Señor.
5. Para que al celebrar esta Eucaristía se aumente nuestra caridad y se avive nuestro deseo de buscar el rostro de Dios. Roguemos al Señor.

Oh Dios, que nos manifestaste la plenitud de tu amor en tu Hijo Jesucristo; escucha las oraciones que te presentamos en la fiesta de santa Brígida y danos tu Espíritu para vivir la caridad que viene de Ti. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Te rogamos, Señor, que nosotros tus siervos, fortalecidos por este sacramento, aprendamos a buscarte sobre todas las cosas a ejemplo de santa Brígida, y a ser nosotros, mientras vivamos en el mundo, imagen del hombre nuevo. Por Jesucristo nuestro Señor.

Domingo 24 de julio:

DOMINGO XVII DEL TIEMPO ORDINARIO
Color verde. Misa y lecturas propias del domingo. Gloria. Credo.
Prefacio dominical V. Plegaria Eucarística. II.

Monición de entrada y acto penitencial: Como cada domingo, estamos hoy aquí para escuchar la palabra de Dios y para alimentarnos con el Pan que Él mismo nos da, que es el Pan de su Cuerpo y de su Sangre, alimento de vida eterna.
Así pues, con fe profunda y confianza en el amor de Dios que nos congrega, comencemos la celebración de la Eucaristía pidiendo perdón al Señor por todas nuestras culpas y debilidades.

* Tú que está siempre dispuesto a perdonar.
* Tú que escuchas nuestra oración.
* Tú que nos llenas de fortaleza y esperanza.

Gloria.

Colecta: Oh Dios, protector de los que en ti esperan, sin ti nada es fuerte ni santo; multiplica sobre nosotros los signos de tu misericordia, para que bajo tu guía providente, de tal modo nos sirvamos de los bienes pasajeros, que podamos adherirnos a los eternos. Por nuestro Señor Jesucristo.

Credo: Hagamos ahora nuestra profesión de fe en Jesucristo, encarnado, muerto y levantado como Señor.

Oración de los fieles: Oremos confiadamente al Señor, nuestro Dios y Padre, suplicándole que escuche la oración de su Iglesia, que ora en nombre de su Hijo Jesucristo.

1. Por la Iglesia; para que haciendo suyas las necesidades del mundo entero, enseñe a todos los hombres a dirigirse a Dios como Padre. Roguemos al Señor.
2. Por las vocaciones sacerdotales; para no falten quienes sean ejemplo y estímulo a la vida de oración y de intimidad con Dios. Roguemos al Señor.
3. Por los que gobiernan el mundo; para que procuren que a nadie le falte el pan de cada día, ni lo necesario para vivir con dignidad. Roguemos al Señor.
4. Por los que no son capaces de perdonar; para que pongan sus ojos en Cristo crucificado y depongan su actitud soberbia. Roguemos al Señor.
5. Por todos nosotros; para que tomemos conciencia de la importancia de la oración en nuestra vida. Roguemos al Señor.

Atiende Padre nuestras plegarias y revélanos el misterio de la oración filial de Cristo, nuestro hermano y Salvador, y danos tu Espíritu, para que invocándote con fe y perseverancia, como Él nos enseñó, crezcamos en la experiencia de tu amor. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Hemos recibido, Señor, este sacramento, memorial perpetuo de la pasión de tu Hijo; concédenos que este don de tu amor inefable nos aproveche para la salvación. Por Jesucristo nuestro Señor.

Bendición solemne:

– El Dios de todo consuelo disponga vuestros días en su paz y os otorgue el don de su bendición.
– Que él os libre de toda perturbación y afiance vuestros corazones en su amor.
– Para que, enriquecidos por los dones de la fe, la esperanza y la caridad, abundéis en esta vida en buenas obras y alcancéis sus frutos en la eterna.
– Y la bendición de Dios todopoderoso…

Lunes 25 de julio:

Santiago el Mayor, Apóstol, patrono de España. SOLEMNIDAD
Color rojo. Misa y lecturas propias (leccionario V). Gloria. Credo.
Prefacio propio. Plegaria Eucarística III.

Monición de entrada y acto penitencial: Hermanos, al comenzar la celebración de los sagrados misterios en el día en el que celebramos la solemnidad del Apóstol Santiago, nuestro padre en la fe, y el primero de los apóstoles que selló con su sangre la palabra del Evangelio, reafirmemos nuestra fe en Cristo, la fe que nos ha llegado por el testimonio de los apóstoles, la fe que también nosotros estamos llamados a vivir y anunciar. Y para mejor hacerlo, reconozcamos que nuestra fe y nuestras obras no siempre van unidas, que a menudo cometemos fallos en la vida y que nuestro apostolado cristiano deja mucho que desear. Por eso, con humildad y sencillez, pedimos perdón a Dios por nuestros pecados.

Yo confieso…

Gloria.

Colecta: Dios todopoderoso y eterno, que consagraste los primeros trabajos de los apóstoles con la sangre de Santiago, haz que, por su martirio, sea fortalecida tu Iglesia y, por su patrocinio, España se mantenga fiel a Cristo hasta el final de los tiempos. Por nuestro Señor Jesucristo.

Credo: Profesemos ahora nuestra fe; la fe que es vida, libertad y alegría. La fe que nos trajo el apóstol Santiago, y por la cual los apóstoles dieron su sangre.

Oración de los fieles: Al celebrar la solemnidad del Apóstol Santiago, oremos, hermanos, a Dios Padre todopoderoso, que nos ha reunido en un solo pueblo, para que derrame sobre nosotros y sobre todos los hombres los beneficios de su misericordia.

1. Por la Iglesia, especialmente por la que peregrina en las diócesis de España; para que la semilla del Evangelio que sembró el Apóstol germine y dé fruto abundante y no le falten sacerdotes santos. Roguemos al Señor.
2. Por los gobernantes y por todos los habitantes de nuestra patria; para que Dios nos conceda a todos una convivencia pacífica y respetuosa y el interés por los demás. Roguemos al Señor.
3. Por las necesidades de nuestro país; para que a nadie falte trabajo, vivienda, ni el acceso a los derechos y servicios fundamentales para todo ciudadano. Roguemos al Señor.
4. Por todos los que sufren; para que abrazándose a la cruz de Jesucristo, se sientan reconfortados y aliviados en sus sufrimientos. Roguemos al Señor.
5. Por todos y cada uno de nosotros; para que sepamos vivir y transmitir con fidelidad la fe que hemos recibido por la predicación del Apóstol Santiago. Roguemos al Señor.

Dios todopoderoso y eterno, que edificas y guardas la ciudad futura del cielo y la ciudad presente de la tierra; escucha las súplicas que te dirigimos y, por la intercesión del Apóstol Santiago, el primero que participó del cáliz de tu Hijo, protege a nuestra nación y a todos sus habitantes dándoles la salud, la paz y los bienes que te pedimos. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Al darte gracias, Señor, por los dones santos que hemos recibido en esta solemnidad de Santiago, apóstol, patrono de España, te pedimos que sigas protegiéndonos siempre con su poderosa intercesión. Por Jesucristo nuestro Señor.

Bendición solemne:

– Dios, nuestro Padre, que nos ha congregado para celebrar hoy la fiesta de Santiago Apóstol, patrono de nuestra nación, os bendiga, os proteja y os confirme en su paz.
– Cristo, el Señor, que ha manifestado en Santiago la fuerza renovadora del misterio pascual, os haga auténticos testigos de su Evangelio.
– El Espíritu Santo, que en Santiago nos ha ofrecido un ejemplo de caridad evangélica, os conceda la gracia de acrecentar en la Iglesia la verdadera comunión de fe y amor.
– Y la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo ? y Espíritu Santo, descienda sobre vosotros.

Martes 26 de julio:

San Joaquín y Santa Ana, padres de la Virgen María. MEMORIA
Color blanco. Misa y lecturas propias (Leccionario V).
Prefacio I de los santos. Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada y acto penitencial: Hoy tenemos el recuerdo de san Joaquín y de santa Ana, los padres de santa María, la Virgen y, por tanto, abuelos de Jesús; la vida de los cuales desconocemos, aunque podemos figurarnos que serían un matrimonio sencillo, piadoso y trabajador; como tantos que a lo largo de la historia han dado testimonio de una fe sencilla en Dios.
A nosotros, Cristo nos pide que seamos sencillos y sinceros, como fueron sus abuelos, san Joaquín y santa Ana; sin embargo, el orgullo y la hipocresía aparecen muchas veces en nuestra vida. Por eso, iniciamos la celebración de los sagrados misterios de la Eucaristía pidiendo perdón a Dios por nuestros pecados.

Yo confieso…

Colecta: Señor, Dios de nuestros padres, Tú concediste a san Joaquín y santa Ana la gracia de traer a este mundo a la Madre de tu Hijo; concédenos, por la plegaria de estos santos, la salvación que has prometido a tu pueblo. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Elevemos nuestras plegarias a Dios Padre, pidiéndole que su palabra de nos ayude a ser pacientes y comprensivos con todos.

1. Para que la Iglesia nazca y se desarrolle en aquellos lugares donde aún no existe. Roguemos al Señor.
2. Para que la intercesión de san Joaquín y de santa Ana, padres de la Virgen María, ayuden a los padres cristianos a ver como un regalo la vocación de sus hijos. Roguemos al Señor.
3. Para que progresen la unidad y comprensión entre las naciones. Roguemos al Señor.
4. Para que los torturados y despreciados se vean libres de sus sufrimientos. Roguemos al Señor.
5. Para que Dios tenga compasión de nosotros y de los que se sienten solos. Roguemos al Señor.

Señor Dios nuestro, sembrador y amante de todo lo bueno, atiende con amor las intenciones de tu Iglesia, y ayúdanos a mirar nuestros propios defectos para revelar a todos el rostro de Jesucristo. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.

Poscomunión: Tú has querido, Señor, que tu Hijo unigénito naciera de los hombres, para que los hombres, en un misterio admirable, renaciesen de ti; concédenos, por tu misericordia, que cuantos hemos sido alimentados con el pan de los hijos seamos también santificados por el espíritu de adopción. Por Jesucristo nuestro Señor.

Miércoles 27 de julio:

Misa de feria
Color verde. Misa de la semana XXXI. Lecturas de feria.
Prefacio común III. Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada y acto penitencial: Hermanos, pongámonos en silencio delante de Dios al comenzar estos sagrados misterios; y pidámosle que nos llene de su gracia, de su amor, y de su perdón.

* Tú que eres bueno y compasivo
* Tú que eres luz para todos
* Tú que quieres nuestro bien

Colecta: Señor de poder y de misericordia, que has querido hacer digno y agradable por favor tuyo el servicio de tus fieles, concédenos caminar sin tropiezos hacia los bienes que nos prometes. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Oremos confiadamente, hermanos, a Dios Padre, rogándole que el mundo conozca el valor de la perla del Evangelio.

1. Por la Iglesia; para que sea siempre un signo transparente de la Buena Noticia de Dios. Roguemos al Señor.
2. Por las vocaciones sacerdotales; para que los jóvenes se dispongan a arriesgar su vida en la construcción del Reino de Dios. Roguemos al Señor.
3. Por todos los que, en cualquier lugar del mundo, trabajan al servicio de la justicia y la igualdad entre los hombres; para que sus esfuerzos sean eficaces, y den fruto para el bien de todos. Roguemos al Señor.
4. Por los enfermos de nuestras familias y de nuestra comunidad; para que experimenten la fortaleza y el gozo del Espíritu. Roguemos al Señor.
5. Por todos nosotros; para que sepamos perdonar como Dios mismo nos perdona. Roguemos al Señor.

Escucha, Dios de bondad, las peticiones de tu pueblo, y concédenos mentalizarnos de que merece la pena dejarlo todo por encontrar el tesoro del reino que nos tienes preparado. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Te rogamos, Señor, que aumente en nosotros la acción de tu poder, para que, alimentados con estos sacramentos, tu gracia nos disponga a recibir las promesas con que los enriqueces. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Jueves 28 de julio:

Misa por los sacerdotes
Color verde. Misas por diversas necesidades nº 6. Lecturas de feria,
Plegaria Eucarística V/a

Monición de entrada y acto penitencial: En la Misa de hoy, rogaremos de un modo especial por los sacerdotes; para que tengan siempre ante sus ojos el ejemplo del buen Pastor, que vino no a ser servido sino a servir y dar la vida por las ovejas, como acto de supremo servicio.
Y para mejor celebrar estos sagrados misterios, pidamos al comenzar la Eucaristía a Dios nuestro Señor perdón por nuestros pecados y que nos llene de su gracia renovadora.

* Buen Pastor, que conoces a tus ovejas.
* Buen Pastor, que buscas con amor la oveja perdida.
* Buen Pastor, que nos guías hacia la vida de tu Reino.

Colecta: Oh Dios, que constituiste a tu Hijo unigénito sumo y eterno sacerdote, te rogamos que cuantos fueron elegidos por Cristo como ministros de tus misterios, se mantengan siempre fieles en el cumplimiento de su servicio. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Unidos a toda la Iglesia, dirijamos nuestras oraciones a Dios Padre, que llama a todos los hombres del mundo a la salvación.

1. Por la Iglesia, por todos los que compartimos la alegría de ser cristianos. Roguemos al Señor.
2. Por las vocaciones sacerdotales, a la vida religiosa y al laicado cristiano. Roguemos al Señor.
3. Por la buena convivencia en nuestro país, y por el bienestar de todos los que aquí vivimos. Roguemos al Señor.
4. Por los que viven en la marginación y no tienen esperanza ante el futuro. Roguemos al Señor.
5. Por nosotros, y por los que esperan que recemos por ellos. Roguemos al Señor.

Atiende con amor, Padre, las oraciones que te hemos elevado, y haz que todos acepten el mensaje de salvación que tu Hijo nos anuncia con la llegada del Reino de los cielos. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: El sacrificio que te hemos ofrecido y la víctima santa que hemos comulgado, Señor, llenen de vida a tus sacerdotes y a tus fieles, para que, unidos a ti por un amor constante, puedan servirte dignamente. Por Jesucristo nuestro Señor.

Viernes 29 de julio:

Santa Marta. MEMORIA OBLIGATORIA
Color blanco, Misa propia. Lecturas de feria.
Prefacio II de los santos. Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada y acto penitencial: En la Eucaristía de hoy hacemos memoria de santa Marta, la hermana de María y de Lázaro, en cuya casa de Betania se hospedó Jesús; y que puede considerarse un modelo para tantas mujeres que unen su fe en Cristo con una entrega sacrificada al servicio de los demás.
Ahora, al comenzar la celebración, en unos momentos de silencio, abrámonos, hermanos, al amor de Dios que se nos comunica a todos, y con el deseo de hospedar a Cristo en nuestro corazón, pidámosle perdón por nuestros pecados.

Yo confieso…

Colecta: Dios todopoderoso y eterno, tu Hijo se dignó hospedarse en casa de santa Marta; concédenos, por su intercesión, que, sirviendo fielmente a Cristo en nuestros hermanos, merezcamos ser recibidos por ti en la morada celestial. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Oremos ahora confiados a Dios, nuestro Padre.

1. Para que la Iglesia cada día con más gozo la Buena Noticia del Evangelio. Roguemos al Señor.
2. Para que siempre haya corazones jóvenes dispuestos a seguir la llamada de Dios y dedicar su vida al servicio de sus hermanos. Roguemos al Señor.
3. Para que quienes gobiernan los pueblos sean iluminados por el Evangelio. Roguemos al Señor.
4. Para que los pobres y los que pasan hambre encuentren ayuda en sus necesidades. Roguemos al Señor.
5. Para que, como santa Marta, todos nosotros sepamos acoger a Jesucristo con nuestras buenas obras y servirlo en la persona del necesitado. Roguemos al Señor.

Concédenos, Padre, todo lo que con fe te hemos pedido, y obra constantemente en nosotros el milagro de seguir cada día a tu Hijo Jesucristo. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.

Poscomunión: Te rogamos, Señor, que la comunión del Cuerpo y la Sangre de tu Unigénito nos aparte de todas las cosas perecederas, para que, a ejemplo de Santa Marta, podamos servirte en la tierra con caridad sincera y gozar eternamente de tu contemplación en el cielo. Por Jesucristo nuestro Señor.

Sábado 30 de julio:

Misa votiva de la Santísima Virgen María,
Reina y Madre de la Misericordia
Color verde o blanco. Misas de Santa María Virgen nº 39, colecta 2.
Lecturas de feria. Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada y acto penitencial: Hermanos al celebrar hoy la memoria de la Santísima Virgen María, a quien Dios ha bendecido más que a todas las mujeres de la tierra, y que es Reina y Madre de misericordia, comencemos la Eucaristía dando gracias de todo corazón a Cristo, el Señor, que nos ha convocado en torno a su altar, y dispongámonos a celebrar estos sagrados misterios con un corazón limpio para acoger al Señor, reconociendo nuestros pecados.

Yo confieso…

Colecta: Dios misericordioso, escucha las plegarias de tus hijos que, inclinados bajo el peso de sus culpas, se convierten a ti e invocan tu clemencia; movido por ella enviaste a tu Hijo al mundo como Salvador y nos diste a la Virgen santa María como Reina de misericordia. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Dirijamos nuestras preces suplicantes a Dios Padre, pidiéndole que nos transforme en testigos valientes del evangelio.

1. Por la Iglesia, por todos los cristianos; para que seamos siempre portadores de amor y de esperanza. Roguemos al Señor.
2. Por los jóvenes; para que estén dispuestos a entregar su vida en el ministerio sacerdotal. Roguemos al Señor.
3. Por nuestro mundo; para que Dios escuche sus clamores de justicia y amor. Roguemos al Señor.
4. Por los que odian, por los resentidos y amargados; para que descubran que la felicidad se encuentra en el perdón. Roguemos al Señor.
5. Por nosotros mismos y nuestras familias; para que Dios nos acepte como ofrenda agradable. Roguemos al Señor.

Atiende complacido, Señor, las oraciones de tu pueblo, y haz que, por la fuerza de tu Espíritu, sepamos vivir, como Juan el Bautista, siendo testigos valientes de la verdad hasta la muerte. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Alimentados con esta Eucaristía, te pedimos, Señor, proclamar continuamente tu misericordia con la bienaventurada Virgen María, y experimentar la protección de aquella a quien llamamos Reina clementísima para los pecadores y Madre de misericordia con los pobres. Por Jesucristo nuestro Señor.

Domingo 31 de julio:

DOMINGO XVIII DEL TIEMPO ORDINARIO
Color verde. Misa y lecturas propias del domingo. Gloria. Credo.
Plegaria Eucarística IV.

Monición de entrada y acto penitencial: Como todos los domingos, Jesús resucitado nos reúne hoy de nuevo alrededor del altar, y nosotros nos acercamos a Él, para estar con Él, para que nos muestre su camino y nos ayude a ser de verdad seguidores suyos.
Con devoción y humildad de fe, démonos cuenta de que vamos a celebrar los sagrados misterios, la Santa Misa, y que el Señor está en medio de nosotros para comunicarnos su Palabra y darnos su Cuerpo y su Sangre.
Conscientes, pues, de nuestra debilidad, y necesitados de la misericordia divina, reconozcamos humildemente nuestros pecados.

* Tú que eres el defensor de los pobres.
* Tú que eres el refugio de los débiles.
* Tú que eres la esperanza de los pecadores.

Gloria.

Colecta: Ven, Señor, en ayuda de tus hijos, derrama tu bondad inagotable sobre los que te suplican y renueva y protege la obra de tus manos a favor de los que te alaban como creador y como guía. Por nuestro Señor Jesucristo.

Credo: Confesemos ahora nuestra fe, confesando la fe de toda la Iglesia.

Oración de los fieles: Dirijamos nuestras súplicas confiadas al Señor, nuestro Dios, rico en misericordia para todos los que lo invocan, para que su amor y su bondad llenen el vacío de nuestras vidas.

1. Por la Iglesia; para que se muestre desprendida y así pueda decir a todos que en Cristo está la verdadera riqueza. Roguemos al Señor.
2. Por las vocaciones sacerdotales; para que nunca nos falten sacerdotes que trabajen por la evangelización con coherencia, austeridad y sencillez. Roguemos al Señor.
3. Por los responsables de la sociedad; para que sepan trabajar con destreza, habilidad y acierto de forma que a nadie le falte lo necesario para vivir con dignidad Roguemos al Señor.
4. Por los que corren el peligro de acumular riquezas para sí; para que comprendan que su vida no depende de sus bienes y que el materialismo es pura vaciedad. Roguemos al Señor.
5. Por nosotros mismo; para que viviendo escondidos con Cristo en Dios, sepamos valorar los bienes terrenos con criterios evangélicos y aspiremos a los bienes de arriba. Roguemos al Señor.

Oh Dios, principio y fin de todas las cosas, que en Cristo tu Hijo nos has llamado a poseer el reino; escucha nuestras oraciones y haz que al trabajar con nuestro esfuerzo para someter la tierra no nos dejemos dominar por la codicia y el egoísmo, sino que siempre busquemos lo que vale ante Ti. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: A quienes has renovado con el pan del cielo, protégelos siempre con tu auxilio, Señor, y, ya que no cesas de reconfortarlos, haz que sean dignos de la redención eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Bendición solemne:
– El Dios de la paz, que resucitó de entre los muertos al gran pastor de las ovejas, nuestro Señor Jesús, os haga perfectos en todo bien, en virtud de la sangre de la alianza eterna, para que cumpláis su voluntad, realizando en vosotros lo que es de su agrado.
– Y la bendición de Dios todopoderoso…

You may also like...

Translate »