2016 – Servicio Litúrgico para el mes de Agosto (D. Ramón Clavería – Jaca)

Lunes 1 de agosto:

San Alfonso María de Ligorio, obispo y Doctor. MEMORIA OBLIGATORIA
Color blanco. Misa propia. Lecturas de feria.
Prefacio de los santos pastores. Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada y acto penitencial: Hermanos, al venerar hoy la memoria de san Alfonso María de Ligorio, obispo y doctor de la Iglesia, fundador de la congregación del Santísimo Redentor, comencemos la celebración de la Eucaristía pidiendo perdón por nuestros pecados, y por las veces que no hemos sido constructores de unidad y de comunión.

Yo confieso…

Colecta: Oh Dios, que suscitas continuamente en tu Iglesia nuevos ejemplos de virtud, concédenos seguir las huellas de tu obispo san Alfonso María de Liborio en el celo por las almas, de modo que consigamos también su recompensa en el cielo. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Presentemos nuestras oraciones a Dios Padre de misericordia, que en Jesucristo nos ha mostrado su amor y preocupación por nosotros.

1. Por la santa Iglesia de Dios, que lucha en la tierra contra el mal. Roguemos al Señor.
2. Por las vocaciones sacerdotales, religiosas y a la familia cristiana. Roguemos al Señor.
3. Por nuestro pueblo (ciudad) y nuestra nación, por nuestras autoridades y gobernantes. Roguemos al Señor.
4. Por los que buscan y no encuentran, por los que dudan o vacilan en su fe. Roguemos al Señor.
5. Por cuantos estamos aquí reunidos, por nuestros hermanos ausentes por los que han pedido que recemos por ellos. Roguemos al Señor.

Oh Dios, que te compadeciste del pueblo hambriento, escucha nuestra oración y haz que alimentados con el Cuerpo y la Sangre de tu Hijo perseveremos en la verdad. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Oh Dios, que hiciste a san Alfonso María fiel dispensador y predicador de misterio tan grande concede a tus fieles recibirlo frecuentemente y alabarte sin cesar al recibirlo. Por Jesucristo nuestro Señor.

Martes 2 de agosto:

Misa por los prófugos y exiliados
Color verde. Misas por diversas necesidades nº 29. Lecturas de feria..
Plegaria Eucarística V/d.

Monición de entrada y acto penitencial: Hoy pediremos en la celebración por todos aquellos que, por diversos motivos, se ven obligados, en contra de su deseo, a ausentarse del lugar donde tienen sus raíces, su familia, sus amigos y sus ambientes propios; sintiéndonos solidarios de la anormalidad de su situación y del sufrimiento que para ellos comporta.
Y para celebrar dignamente esta Eucaristía, comencemos pidiendo perdón al Señor por todos nuestros pecados.

* Tú, luz para todos los pueblos.
* Tú, fuerza para caminar.
* Tú, salvación y vida de la humanidad entera.

Colecta: Señor, Padre nuestro, para quien nadie es extraño y nadie está alejado de tu protección; mira con piedad a los prófugos y exiliados, a los hombres segregados y a sus hijos dispersos por el mundo; concédeles a ellos el retorno a la patria, y a nosotros danos un amor como el tuyo para con los pobres y los desterrados. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Oremos, hermanos, a Dios Padre, que en Jesucristo nos ha manifestado su poder y su grandeza.

1. Para que la Iglesia sea siempre más comunidad de fe, de oración y de caridad. Roguemos al Señor.
2. Para que suscite vocaciones santas al sacerdocio y a la vida consagrada. Roguemos al Señor.
3. Para que los violentos dejen caer las armas, y todas las naciones de la tierra sean lugar de convivencia pacífica y cordial. Roguemos al Señor.
4. Para que todos los emigrantes y desterrados, todos los refugiados y los que sufren sientan siempre cercana la presencia de Dios que no les abandona. Roguemos al Señor.
5. Para que el Señor nos preserve del pecado y nos haga crecer en la experiencia viva de su Espíritu. Roguemos al Señor.

Padre, que por medio de tu Hijo, que caminó sobre las aguas, das la salud a los enfermos y el perdón a los pecadores, mira bondadoso nuestras peticiones y haz que nunca dudemos en nuestra fe. Por Jesucristo nuestro Señor.

Por todos los emigrantes y desterrados, por todos los refugiados y los que sufren; para que sientan siempre cercana la fuerza de Dios que no les abandona. Roguemos al Señor.

Poscomunión: Tú, Señor, que nos has alimentado con el mismo Pan y con el mismo Cáliz, haznos amar sinceramente a los inmigrantes y a los abandonados, para que lleguemos todos los hombres a convivir fraternalmente en el mundo. Por Jesucristo nuestro Señor.

Miércoles 3 de agosto:

Misa de feria
Color verde. Misa de la semana XXXIII. Lecturas de feria.
Prefacio común IV. Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada y acto penitencial: Hermanos, comencemos la celebración de los sagrados misterios guardando silencio en nuestro corazón, y poniendo nuestra vida en manos de Dios, pidiéndole humildemente perdón por nuestros pecados.

* Tú que acoges a todos
* Tú que eres el camino seguro
* Tú que eres la vida en plenitud

Colecta: Señor, Dios nuestro, concédenos vivir siempre alegres en tu servicio, porque en servirte a Ti, creador de todo bien, consiste el gozo pleno y verdadero. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Oremos, hermanos, confiadamente a Dios Padre, que se compadece de toda miseria humana, y pidámosle que inspire Él mismo nuestra oración.

1. Por la santa Iglesia, extendida por todo el universo. Roguemos al señor.
2. Por los jóvenes que el Señor llama a consagrar su vida. Roguemos al Señor.
3. Por nuestra patria y por los gobernantes de todas las naciones. Roguemos al Señor.
4. Por los que todavía no creen en Cristo y por los que se han alejado de Él. Roguemos al Señor.
5. Por nosotros y por cuantos no han podido venir a esta celebración. Roguemos al Señor.

Atiende, Padre del cielo, los deseos de tu Iglesia en oración, para que tu misericordia nos conceda lo que no podemos esperar por nuestros méritos. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Ahora que hemos recibido el don sagrado de tu sacramento, humildemente te pedimos, Señor, que el memorial que tu Hijo nos mandó celebrar aumente la caridad en todos nosotros. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Jueves 4 de agosto:

San Juan María Vianney, presbítero. MEMORIA OBLIGATORIA
Color blanco. Colecta propia; resto de la Misa por los sacerdotes (Diversas necesidades 6).
Lecturas de feria. Prefacio de los santos Pastores. Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada y acto penitencial: Hermanos, al recordar hoy la memoria de san Juan María Vianney, el santo cura de Ars, patrono de los sacerdotes de todo el mundo; a quien Dios confió la misión de apacentar a su pueblo con su predicación y de iluminarlo con su vida y su ejemplo, comencemos la celebración de los sagrados misterios disponiéndonos con fe y humildad a recibir el perdón de Dios.

Yo confieso…

Colecta: Dios de poder y misericordia, que hiciste admirable a san Juan María, presbítero, por su celo pastoral; concédenos, mediante su ejemplo e intercesión, ganar para Cristo nuevos hermanos en el amor y poder alcanzar, juntamente con ellos, la gloria eterna. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Elevemos nuestras súplicas confiadas al Dios del cielo, pidiéndole que nos conceda la luz del Espíritu Santo para comprender sus designios.

1. Para que los sacerdotes encuentren su gozo en el servicio pastoral y, como San Juan María Vianney, confirmen su predicación con el testimonio de su vida. Roguemos al Señor.
2. Para que el Señor bendiga a nuestra diócesis con abundantes y santas vocaciones sacerdotales y religiosas. Roguemos al Señor.
3. Para que se acabe la carrera de armamentos y los pueblos puedan vivir en paz. Roguemos al Señor.
4. Para que mejore la situación económica de nuestro país y tengamos prosperidad en la agricultura, la industria y en los demás trabajos. Roguemos al Señor.
5. Para que nuestra fidelidad a la voluntad de Dios nos convierta en sus activos colaboradores en la construcción del mundo que él desea. Roguemos al Señor.

Dios y Padre nuestro, que nos has enviado a tu Hijo Jesucristo como Mesías; acoge la oración de tus Iglesia, edificada sobre la piedra de Pedro, y llena el mundo con la luz de tu amor. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: El sacrificio que te hemos ofrecido y la víctima santa que hemos comulgado, Señor, llenen de vida a tus sacerdotes y a tus fieles, para que, unidos a ti por un amor constante, puedan servirte dignamente. Por Jesucristo nuestro Señor.

Viernes 5 de agosto:

Misa de la Virgen María, Templo del Señor
(Memoria libre de la Dedicación de la Basílica de Santa María)
Color blanco. Misas de la Virgen María nº 23. Lecturas de feria.
Prefacio propio. Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada y acto penitencial: Hoy veneramos la memoria de nuestra Señora, la Virgen María, a quien celebramos como Templo del Señor, pues recordamos la dedicación de la Basílica de Santa María la Mayor, en Roma, erigida en el siglo cuarto; siendo así uno de los templos más antiguos consagrados a la Madre de Dios.
Comencemos, pues, la celebración de la Eucaristía pidiendo perdón por nuestras faltas, para poder acoger al Señor que quiere entrar en nuestras vidas.

Yo confieso…

Colecta: Oh Dios, que de modo inefable has edificado un templo santo para tu Hijo en el seno virginal de santa María, concédenos adorarte en el Espíritu Santo y en la verdad, siguiendo fielmente la gracia del Bautismo, para merecer convertirnos nosotros también en templos vivos de tu gloria. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Oremos ahora confiadamente a Dios Padre, que enviando a su Hijo al mundo nos ha revelado sus designios de amor y de salvación universal.

1. Por la santa Iglesia; para que la Virgen María, verdadera Madre de Dios y Madre nuestra, vele maternalmente por la ella y haga de ella la casa común de todos los hijos de Dios. Roguemos al Señor.
2. Por los jóvenes que el Señor llama a consagrar su vida; para que sean generosos y sirvan al Evangelio con convicción. Roguemos al Señor.
3. Por los pueblos de toda la tierra; para que vivan en concordia y paz verdadera. Roguemos al Señor.
4. Por los enfermos de nuestras familias y de nuestra comunidad; para que experimenten la fortaleza y el gozo del Espíritu. Roguemos al Señor.
5. Por todos los miembros de nuestra parroquia; para que trabajemos para fortalecer entre nosotros los lazos de unión mutua y nos ayudemos a ser fieles al camino que Jesús nos enseña. Roguemos al Señor.

Oh Dios, que nos llamas a cargar con nuestra propia cruz para seguir a tu Hijo, escucha las oraciones que te hemos dirigido y mira con bondad los deseos y necesidades de todos tus hijos. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Alimentados con esta Eucaristía, haz, Señor, que te sirvamos con una conducta libre de pecado y, siguiendo el ejemplo de la Virgen María, te veneremos presente en nuestros hermanos y proclamemos con ella tu grandeza, alabándote sinceramente. Por Jesucristo nuestro Señor.

Sábado 6 de agosto:

La Transfiguración del Señor. FIESTA
Color blanco. Misa y lecturas propias de la fiesta (leccionario V). Gloria.
Prefacio propio. Plegaria Eucarística III.

Monición de entrada y acto penitencial: Celebramos hoy la fiesta de la Transfiguración del Señor; aquel momento en el que, en la montaña, ante Pedro, Santiago y Juan, se mostró lleno de la gloria de Dios; manifestando así con toda grandeza que el camino de la pasión y la muerte que iba a emprender es el único camino capaz de dar vida.
Iniciemos pues, con alegría, esta celebración, invocando al Señor de la gloria, que nos salva de nuestra oscuridad y de nuestro pecado.

* Tú, el Hijo amado del Padre, su predilecto.
* Tú, el Hijo del Hombre, que has recibido poder, honor y reino.
* Tú, la luz que ilumina a todo hombre.

Gloria.

Colecta: Oh Dios, que en la gloriosa Transfiguración de tu Unigénito confirmaste los misterios de la fe con el testimonio de los padres y prefiguraste maravillosamente nuestra perfecta adopción como hijos; concede a tus siervos que, escuchando la palabra de tu Hijo, el Amado, merezcamos ser un día coherederos de tu gloria. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Invoquemos ahora, hermanos, a Dios nuestro Padre, que al revelarnos la gloria de su Hijo amado nos muestra la esperanza a la que estamos llamados, y pidámosle que la manifieste a todos los hombres.

1. Para que Dios conceda a las Iglesias de Oriente y Occidente encontrar su gozo en el hecho de que la gloria del Señor resplandezca sobre ellas. Roguemos al Señor.
2. Para que surjan abundantes y santas vocaciones sacerdotales que nos enseñen a cumplir la voluntad de Dios y a amarnos unos a otros. Roguemos al Señor.
3. Para que Dios conceda a nuestros gobernantes trabajar con honestidad por la instauración de la paz, la justicia y el bien común. Roguemos al Señor.
4. Para que Dios fortalezca a los enfermos con la esperanza de que su condición humilde será transformada según el modelo de la condición gloriosa de Jesucristo. Roguemos al Señor.
5. Para que los que estamos reunidos en esta Eucaristía, al contemplar a Jesucristo glorioso, nos llenemos de su claridad y la llevemos a nuestros hermanos. Roguemos al Señor.

Escucha nuestra oración, Dios todopoderoso y eterno, e ilumínanos con tu gracia para que vivamos siempre a la espera de la manifestación de Jesucristo, que vive y reina por los siglos de los siglos.

Poscomunión: Los celestiales alimentos que hemos recibido, Señor, nos transformen en imagen de tu Hijo, cuya claridad nos has querido manifestar en su gloriosa Transfiguración. Por Jesucristo nuestro Señor.

Oración sobre el pueblo: Multiplica, Señor, sobre tus fieles la gracia del cielo, y así quienes te alaban con los labios te alaben también con el corazón y con la vida, y ya que cuanto somos es don tuyo sea también tuyo todo cuanto vivamos. Por Jesucristo nuestro Señor.

Domingo 7 de agosto:

DOMINGO XIX DEL TIEMPO ORDINARIO
Color verde. Misa y lecturas propias del domingo. Gloria. Credo.
Prefacio dominical I. Plegaria Eucarística II.

Un domingo más nos congrega el amor del Señor para celebrar el Santo Sacrificio de la Misa; ese alto en el camino en el que el Señor sale a nuestro encuentro y nos ayuda a mirar con ojos de fe, nos alienta en nuestras decisiones y nos ayuda a caminar.
Abramos, pues, nuestro corazón a la misericordia del Señor al comenzar estos santos misterios y, pidiéndole perdón por nuestros pecados, dejémonos penetrar de la presencia de su Espíritu Santo.

* Tú que eres nuestra esperanza.
* Tu que nos liberas de nuestros pecados.
* Tú que eres nuestra fe.

Gloria.

Colecta: Dios todopoderoso y eterno, a quien podemos llamar Padre, aumenta en nuestros corazones el espíritu filial, para que merezcamos alcanzar la herencia prometida. Por nuestro Señor Jesucristo

Credo: Confesemos ahora todos juntos nuestra fe en el Dios de la vida y del amor, Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Oración de los fieles: Oremos a Señor nuestro Dios, que es nuestro auxilio y escudo, y pidámosle que su misericordia venga sobre nosotros.

1. Para que la Iglesia viva el presente aclamando a Dios, con la mirada puesta en el futuro, en la espera del Señor. Roguemos al Señor.
2. Para que Dios suscite vocaciones sacerdotales al servicio de nuestra diócesis. Roguemos al Señor.
3. Para que la sociedad no ponga sus metas en objetivos que se echen a perder y sean roídos por la polilla. Roguemos al Señor.
4. Para que Dios libre las vidas de sus fieles de la muerte y los reanime en tiempos de hambre. Roguemos al Señor.
5. Para que tengamos siempre ceñida la cintura y encendidas las lámparas, aguardando al Señor, que es nuestro auxilio y escudo. Roguemos al Señor.

Escucha, Padre, nuestras plegarias, y haz que arda en nuestros corazones la misma fe que llevó a Abraham a vivir en la tierra como un peregrino, y que no se apague nuestra lámpara, para que esperemos vigilantes a tu Hijo y entremos con Él en la patria eterna. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: La comunión en tus sacramentos nos salve, Señor, y nos afiance en la luz de tu verdad. Por Jesucristo nuestro Señor.

Bendición solemne:

– El Dios de toda gracia, que os ha llamado en Cristo a su eterna gloria, os afiance y os conserve fuertes y constantes en la fe.
– Y la bendición de Dios todopoderoso…

Lunes 8 de agosto:

Santo Domingo de Guzmán, presbítero. MEMORIA OBLIGATORIA
Color blanco. Misa propia. Lecturas de feria.
Prefacio de los Santos Pastores. Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada y acto penitencial: Hoy evocamos la memoria de santo Domingo de Guzmán, santo castellano del siglo trece, quien, consciente de los problemas de la Iglesia de aquel tiempo, fundó la orden de predicadores, los dominicos, con la cual la Iglesia se ha visto enriquecida con comunidades de hombres y mujeres entregados al estudio y a la contemplación, a la defensa de la fe y al anuncio misionero de la Palabra de Dios. Pero sin duda, la Iglesia le agradece ese gran regalo que le ha dado al fundar esa oración sencilla que día tras día los fieles venimos rezando sin cesar, que es el santo Rosario, por medio de la cual, tantas gracias se han conseguido por intercesión de santa María.
Nosotros también estamos llamados, como Santo Domingo de Guzmán, a la santidad de vida; sin embargo, fallamos a menudo en nuestro camino hacia ella. Por eso, iniciamos la celebración de los sagrados misterios de la Eucaristía pidiendo perdón a Dios por nuestros pecados.

Yo confieso…

Colecta: Te pedimos, Señor, que santo Domingo, insigne predicador de tu palabra, ayude a tu Iglesia con sus enseñanzas y sus méritos, e interceda también con bondad por nosotros. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Presentemos, hermanos, nuestras plegarias a Dios Padre, que nos llama a todos los cristianos a ser ejemplo en nuestro mundo.

1. Para que la Iglesia, al igual que Santo Domingo, salga al encuentro de los hombres y les anuncie la novedad siempre actual del Evangelio. Roguemos al Señor.
2. Para que las familias cristianas sean hogar y fuente donde puedan nacer futuras vocaciones para la Iglesia. Roguemos al Señor.
3. Para que los gobernantes acierten en su labor y haya paz y prosperidad en todo el mundo. Roguemos al Señor.
4. Para que los enfermos tengan siempre a alguien que se preocupe por ellos. Roguemos al Señor.
5. Para que todos nosotros seamos colaboremos activamente en construir el Reino de Dios. Roguemos al Señor.

Señor y Dios nuestro, cuyo Hijo ha dado ejemplo de sometimiento a las leyes de la convivencia humana; escucha las peticiones que tu pueblo te dirige y ayúdanos para que, en nuestro comportamiento, evitemos siempre todo escándalo. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Que tu Iglesia, Señor, reciba en plenitud la eficacia salvadora de este sacramento con el que nos has alimentado en la fiesta de santo Domingo, y el que fue gloria de la Iglesia por su predicación, sea ahora su protector desde el cielo. Por Jesucristo nuestro Señor.

Martes 9 de agosto:

Santa Teresa Benedicta de la Cruz, religiosa, patrona de Europa. FIESTA
Color rojo. Misa propia (v. apéndice del calendario litúrgico). Gloria. Lecturas de feria. Prefacio de los santos mártires. Plegaria Eucarística III.

Monición de entrada y acto penitencial: Hoy celebramos la fiesta de santa Teresa Benedicta de la Cruz; judía conversa, religiosa carmelita y filósofa, quien murió en el campo de exterminio nazi de Auschwitz, en Polonia, durante la segunda guerra mundial, y a quien el Papa Juan Pablo II proclamó patrona de Europa.
A nosotros, se nos pide que seamos también testigos de Cristo en nuestra vida por medio de la fe y de las buenas obras. Sin embargo, constantemente fallamos en este cometido. Por ello, al comenzar la celebración de los sagrados misterios, reconozcamos nuestros pecados y pidamos humildemente perdón a Dios por ellos.

Gloria.

Colecta: Dios de nuestros padres, que guiaste a tu mártir santa Teresa Benedicto al conocimiento de tu Hijo crucificado y a imitarle hasta la muerte; concédenos por su intercesión, que todos los hombres reconozcan en Cristo a su Salvador y, por medio de Él, puedan contemplarte para siempre. Él, que vive y reina.

Oración de los fieles: Oremos, hermanos, a Dios nuestro Padre, que en su misericordia ha hecho fuertes a los mártires en la hora del tormento, y con fe, presentémosle nuestras súplicas.

1. Para que los miembros del a Iglesia, alentados por el ejemplo de los santos mártires, vivamos con entusiasmo y entrega nuestra fe. Roguemos al Señor.
2. Para que la sangre de los mártires, semilla de nuevos cristianos, sea también abono de abundantes y santas vocaciones sacerdotales y religiosas para nuestra diócesis. Roguemos al Señor.
3. Para que los gobernantes de nuestro país sirvan a la causa de la justicia, la paz y el bien común, evitando todo tipo de barbarie y racismo. Roguemos al Señor.
4. Para que los que padecen por cualquier causa, los que son perseguidos por su fe en Jesucristo, los que son privados de sus justos derechos, experimenten, por la intercesión de los mártires, la fortaleza que necesitan para no desesperar. Roguemos al Señor.
5. Para que todos nosotros, al celebrar la gloria de los mártires de Cristo, nos decidamos a vivir nuestros compromisos con ilusión, entrega y generosidad. Roguemos al Señor.

Oh Dios, que fortaleces nuestra debilidad y que nos das cuanto necesitamos para permanecer unidos a Ti; escucha nuestras oraciones y haz que, a imitación de santa Teresa Benedicto, permanezcamos fieles a tu amor frente a todo tipo de amenazas. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Concede, Padre misericordioso, que los frutos celestiales del árbol de la Cruz fortalezcan los corazones de quienes veneramos la memoria de santa Teresa Benedicta, para que unidos fielmente a Cristo en la tierra, merezcamos comer del árbol de la vida en el paraíso. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.

Oración sobre el pueblo: Vuelve, Señor, hacia ti el corazón de tu pueblo; y Tú que le concedes tan grandes intercesores no dejes de orientarle con tu continua protección. Por Jesucristo nuestro Señor.

Miércoles 10 de agosto:

San Lorenzo, diácono y mártir. FIESTA
Color rojo. Misa y lecturas propias de la fiesta (leccionario V). Gloria.
Prefacio de mártires. Plegaria Eucarística III.

Monición de entrada y acto penitencial: Celebramos hoy la fiesta de san Lorenzo, diácono de la Iglesia de Roma, nacido en Huesca, y mártir de Jesucristo durante la persecución del emperador Valeriano en el siglo tercero; quien estuvo al servicio de la comunidad en la celebración de la Eucaristía y en la dedicación a los más pobres; cuyo recuerdo nos une hoy a aquel gran número de cristianos que en los primeros tiempos fueron testigos de Jesucristo hasta derramar su sangre.
A nosotros, se nos pide que seamos también testigos de Cristo en nuestra vida por medio de la fe y de las buenas obras. Sin embargo, constantemente fallamos en este cometido. Por ello, al comenzar la celebración de los sagrados misterios, reconozcamos nuestros pecados y pidamos humildemente perdón a Dios por ellos.
Dispongámonos, pues, a celebrar el Sacrificio Eucarístico; Sacrificio al que san Lorenzo unió el de su propia vida y muerte. Y para hacerlo dignamente, comencemos por reconocernos pecadores ante Dios y los hermanos, e imploremos al Señor el perdón de nuestros pecados.

Gloria

Colecta: Oh Dios, san Lorenzo, encendido en tu amor, brilló en fidelidad a tu servicio y fue glorioso en su martirio; concédenos amar lo que él amó y practicar lo que enseñó. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Hermanos, oremos a Dios Padre que da la fortaleza a los que se la piden y sostiene a sus hijos en la hora de la prueba y, por intercesión de san Lorenzo, pidámosle que su bendición alcance a la humanidad entera.

1. Para que todos los cristianos, imitando a san Lorenzo, se sientan libres de las ataduras de las riquezas y sepan reconocer en los pobres el tesoro más grande de la Iglesia. Roguemos al Señor.
2. Para que nunca falten ministros ordenados, sacerdotes y diáconos, que llenos de espíritu de sabiduría, sean buenos administradores de los misterios de Dios y no se limiten a anunciar el Evangelio, sino que lo escuchen también en su corazón. Roguemos al Señor.
3. Para que quienes tienen el poder en el mundo, estimulados por el testimonio cristianos, vivan al servicio de la justicia y alejen las situaciones de miseria y subdesarrollo. Roguemos al Señor.
4. Para que quienes se sienten probados o son perseguidos por el nombre de Cristo, consigan la fuerza que hizo vencer a los mártires en su combate. Roguemos al Señor.
5. Para que el testimonio de los mártires fortalezca nuestra fe y dé vigor a nuestra vida cristiana. Roguemos al Señor.

Señor, Dios todopoderoso, que socorres nuestra debilidad con el ejemplo de la fortaleza de san Lorenzo, escucha nuestra oración y haz que, participando en la pasión de tu Hijo, alcancemos la gloria de tu Reino. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Alimentados con el don sagrado, te suplicamos, Señor, que aumente en nosotros los frutos de la salvación este humilde servicio que te ofrecemos en la festividad de san Lorenzo. Por Jesucristo nuestro Señor.

Oración sobre el pueblo: Señor, que se alegren tus fieles porque Tú glorificas a los miembros del Cuerpo de tu Hijo; y, pues devotamente celebran la memoria de los santos, concédeles gozar un día con ellos de tu gloria eterna. Por Jesucristo nuestro Señor.

Jueves 11 de agosto:

Santa Clara de Asís, virgen. MEMORIA OBLIGATORIA
Color blanco. Colecta propia; resto del común de vírgenes.
Lecturas de feria.
Prefacio de las santas vírgenes. Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada y acto penitencial: Hermanos, al comenzar la celebración de la Eucaristía, cita sacramental con el amor de Cristo, y recordar en ella la memoria de santa Clara de Asís, quien, siguiendo las huellas de su paisano, san Francisco de Asís, promovió la vida contemplativa monacal, pidamos perdón al Señor por nuestras infidelidades y supliquémosle que tenga piedad y misericordia de nosotros.

Yo confieso…

Colecta: Oh Dios, que infundiste en santa Clara al amor a la pobreza, concédenos, por su intercesión, que, siguiendo a Cristo en la pobreza de espíritu, merezcamos llegar a contemplarte en el reino celestial. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Dirijamos ahora nuestras peticiones a Dios, Padre misericordioso, que conoce nuestra miseria y nuestra debilidad.

1. Por la Iglesia, en la pluralidad de ministros y carismas. Roguemos al Señor.
2. Por el aumento de vocaciones a los diferentes estados de la vida cristiana. Roguemos al Señor.
3. Por los que tienen alguna responsabilidad sobre los demás. Roguemos al Señor.
4. Por los que sufren, los presos, los emigrantes, los parados y por cuantos se sienten marginados. Roguemos al Señor.
5. Por todos los cristianos, por sus comunidades, y por los que empiezan a abrirse al Evangelio. Roguemos al Señor.

Dios de la justicia y el amor, que nos perdonas si nosotros perdonamos a nuestros hermanos; atiende con bondad nuestras súplicas y crea en nosotros un corazón siempre grande que cualquier ofensa, para mostrar al mundo cómo Tú nos amas. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Señor, fortalecidos con tu eucaristía, te pedimos que, a ejemplo de santa Clara llevemos en nuestro cuerpo la muerte de Cristo y nuestra vida sea un esfuerzo continuo para unirnos cada vez más a ti. Por Jesucristo nuestro Señor.

Viernes 12 de agosto:

Misa por el perdón de los pecados
Color verde o morado. Misas por diversas necesidades nº 40.
Lecturas de feria. Prefacio común II. Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada y acto penitencial: Hoy, en la Eucaristía, pediremos de un modo especial perdón al Señor por nuestros pecados; porque todos nosotros somos miembros de una Iglesia que es a la vez santa y necesitada de purificación. Conscientes, por tanto, de esta realidad, comenzamos la celebración de la Eucaristía poniéndonos ante la presencia de Dios, y nos sinceramos con Él en unos momentos de silencio, reconociendo nuestra pobreza y debilidad, e implorando su gracia y su perdón.
* Tú, que acoges a todos.
* Tú, que eres el camino seguro.
* Tú, que eres la vida en plenitud.

Colecta: Ten misericordia de tu pueblo. Señor; perdónale todos sus pecados, y aleja de nosotros los castigos que nos han merecido nuestras culpas. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Presentemos nuestras peticiones a Dios, Padre de la gran familia humana, que conoce mejor que nosotros lo que nos conviene en cada momento.

1. Para que conceda a la Iglesia la libertad y la paz. Roguemos al Señor.
2. Para que nuestra diócesis cuente siempre con los sacerdotes necesarios para la evangelización. Roguemos al Señor.
3. Para que se digne establecer y conservar la justicia en todas las naciones. Roguemos al Señor.
4. Para que conceda a los desterrados la vuelta a su patria, empleo a los parados y ayuda a todos los que sufren. Roguemos al Señor.
5. Para que Dios tenga compasión de nosotros y de los que se sienten solos. Roguemos al Señor.

Oh Dios, que has creado al hombre y a la mujer, para que los dos sean una sola carne, atiende a nuestras peticiones y concede a todos los esposos un corazón fiel, para que ningún poder humano se atreva a dividir lo que Tú mismo has unido. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Después de recibir con este sacramento el perdón de los pecados, te pedimos, Dios de misericordia, que por tu gracia no volvamos a pecar y que podamos servirte con sincero corazón. Por Jesucristo nuestro Señor.

Sábado 13 de agosto:

Misa de la Virgen María, Reina y Madre de la Misericordia
Misa votiva de la Santísima Virgen María,
Reina y Madre de la Misericordia
Color verde o blanco. Misas de Santa María Virgen nº 39, colecta 1.
Lecturas de feria. Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada y acto penitencial: Hermanos al celebrar hoy la memoria de la Santísima Virgen María, a quien Dios ha bendecido más que a todas las mujeres de la tierra, y que es Reina y Madre de misericordia, comencemos la Eucaristía dando gracias de todo corazón a Cristo, el Señor, que nos ha convocado en torno a su altar, y dispongámonos a celebrar estos sagrados misterios con un corazón limpio para acoger al Señor, reconociendo nuestros pecados.

Yo confieso…

Colecta: Oh Dios, cuya misericordia no tiene límites, concédenos, por intercesión de la Virgen María, Madre de misericordia, conocer tu bondad en la tierra, para alcanzar tu gloria en el cielo. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Oremos juntos, hermanos, a Dios Padre, que nos invita a tener un corazón sencillo como el de los niños.

1. Por los que ahora estamos reunidos en esta Eucaristía, compartiendo la alegría y la fe, por nuestras familias y nuestros amigos. Roguemos al Señor.
2. Por las vocaciones sacerdotales, a la vida religiosa y al laicado cristiano. Roguemos al Señor.
3. Por los que todavía no creen en Cristo y por los que se han alejado de Él. Roguemos al Señor.
4. Por nuestro pueblo (ciudad) y nuestra nación, por nuestras autoridades y gobernantes. Roguemos al Señor.
5. Por la Iglesia, por todos los que compartimos la alegría de ser cristianos. Roguemos al Señor.

Atiende, Dios de bondad, las oraciones que te hemos dirigido, y concédenos aceptar tu Reino como niños para poder acercarnos así confiadamente a tu Hijo Jesucristo. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.

Poscomunión: Alimentados con esta Eucaristía, te pedimos, Señor, proclamar continuamente tu misericordia con la bienaventurada Virgen María, y experimentar la protección de aquella a quien llamamos Reina clementísima para los pecadores y Madre de misericordia con los pobres. Por Jesucristo nuestro Señor.

Domingo 14 de agosto:

DOMINGO XX DEL TIEMPO ORDINARIO
Color verde. Misa y lecturas propias del domingo. Gloria. Credo.
Prefacio dominical IX. Plegaria Eucarística III.

Monición de entrada y acto penitencial: Un domingo más nos hemos reunido para celebrar la Eucaristía, en la que se hace presente el amor de Dios; un amor que descubrimos en su palabra y que se hace presente en el Pan y en el Vino de la Eucaristía; un amor que no sólo es un ejemplo a seguir, sino una realidad que salva, un amor que es perdón y gracia.
Pongámonos, pues, en presencia de Dios al comenzar la celebración de la Misa; pidamos su perdón y acojámoslo con el firme propósito de cambiar el rumbo de nuestra vida para vivir según el amor de Dios.

* Tú que escuchas el grito de los oprimidos por el pecado.
* Tú que nos guardas de todo mal.
* Tú que eres nuestro auxilio y nuestra liberación.

Gloria

Colecta: Oh Dios, que has preparado bienes inefables para los que te aman; infunde tu amor en nuestros corazones, para que amándote en todo y sobre todas las cosas, consigamos alcanzar tus promesas, que superan todo deseo. Por nuestro Señor Jesucristo.

Credo: Como miembros de la Iglesia, reunida en el nombre del Señor, confesemos ahora nuestra fe en Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Oración de los fieles: Oremos confiadamente al Señor nuestro Dios, que es nuestro auxilio, pidiendo que no tarde y venga de prisa a socorrernos.

1. Por la Iglesia; para que corriendo su carrera, permanezca fiel al Evangelio y al hombre de nuestro tiempo, soportando toda oposición. Roguemos al Señor.
2. Por las vocaciones al ministerio sacerdotal; para que nunca falten en nuestras parroquias sacerdotes santos que proclamen con su vida las obras admirables de Dios. Roguemos al Señor.
3. Por todos los que luchan tenazmente por un mundo más justo; para que nunca se cansen ni pierdan el ánimo. Roguemos al Señor.
4. Por los que están cansados, tristes o deprimidos, por los que no tienen fe; para que experimenten que Dios les saca de la fosa fatal y de la charca fangosa. Roguemos al Señor.
5. Por todos nosotros; para que siendo fieles y coherentes en la vivencia del Evangelio vivamos en constante lucha contra el pecado. Roguemos al Señor.

Oh Dios, que en la cruz de tu Hijo, signo de contradicción, revelas los secretos de los corazones; atiende nuestras plegarias y has que la humanidad no repita el trágico rechazo de la verdad y de la gracia, sino que sea capaz de discernir los signos de los tiempos para ser salvada en tu nombre . Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Señor, después de haber recibido a Cristo en estos sacramentos, imploramos de tu misericordia que, transformados en la tierra a su imagen, merezcamos participar de su gloria en el cielo. Por Jesucristo nuestro Señor.

Bendición solemne:

– El Dios todopoderoso aleje de vosotros toda adversidad, y os conceda la abundancia de sus bendiciones.
– Que Él os dé un corazón tan dócil a su palabra, que encuentre su gozo en los dones eternos.
– Así, siguiendo el camino del bien, avancéis por la senda de los mandatos divinos y lleguéis a ser coherederos del reino de los santos.
– Y la bendición de Dios todopoderoso…

Lunes 15 de agosto:

La Asunción de la Virgen María a los cielos. SOLEMNIDAD
Color blanco. Misa y lecturas propias de la solemnidad (leccionario V). Gloria. Credo. Prefacio propio. Plegaria Eucarística III.
Bendición solemne de Santa María Virgen.

El amor y la gracia de Jesucristo, el Hijo de Dios y de María, esté con vosotros.

Monición de entrada y acto penitencial: Hoy nos hemos reunido para contemplar a la Santísima Virgen María, Madre de Cristo y Madre nuestra asunta a los cielos, glorificada con Dios y compartiendo la vida nueva de su Hijo Jesucristo.
Comencemos pues, la Eucaristía, dando gracias a Dios, que ha obrado maravillas en María, y la ha llamado a compartir para siempre su vida. Por ello, alegres y esperanzados, nos ponemos en la presencia de Dios, y conscientes de nuestra pequeñez y debilidad, nos confesamos culpables de nuestros pecados, invocando la ayuda de nuestra Señora, la Virgen María, refugio de pecadores, para que interceda por nosotros.

Yo confieso…

Gloria cantado.

Colecta: Dios todopoderoso y eterno, que has elevado en cuerpo y alma a los cielos a la inmaculada Virgen María, Madre de tu Hijo; concédenos, te rogamos, que aspirando siempre a las realidades divinas lleguemos a participar con ella de su misma gloria en el cielo. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Oremos, hermanos, a Dios nuestro Padre, que en el día de hoy ha querido ensalzar a la Virgen María por encima de los coros de ángeles y de santos, y pidámosle que, por su intercesión, escuche nuestras súplicas y plegarias.

1. Para que toda la Iglesia, unida a la gloriosa y santa Virgen María, Madre de Dios, proclame la grandeza del Señor y se alegre en Dios, su Salvador. Roguemos al Señor.
2. Para que los jóvenes de nuestra diócesis descubran a Dios presente en sus vidas, imiten los ejemplos de vida de santa María, y muchos de ellos se decidan a entregar su vida a Dios en el ministerio sacerdotal. Roguemos al Señor.
3. Para que la misericordia del Señor llegue a sus fieles de generación en generación, y todos los pueblos de la tierra feliciten a aquella en la cual Dios ha hecho obras grandes. Roguemos al Señor.
4. Para que el Señor, con las proezas de su brazo, conceda su auxilio a los ancianos y enfermos, y los difuntos alcancen el don de la vida eterna. Roguemos al Señor.
5. Para que Cristo, el rey que ha coronado a María como reina, nos conceda, como a María, la posesión del reino preparado desde la creación del mundo. Roguemos al Señor.

Dios y Padre nuestro, que constituiste a la Madre de tu Hijo Madre y Reina nuestra, escucha nuestra oración y haz que, ayudados por la intercesión de María, vivamos en constante actitud de servicio a nuestros hermanos mientras esperamos tu llegada en gloria y participemos un día de la felicidad eterna. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Después de recibir los sacramentos que nos salvan, te rogamos, Señor, que, por intercesión de santa María Virgen, que ha subido a los cielos, lleguemos a la gloria de la resurrección. Por Jesucristo nuestro Señor.

Bendición solemne:

* El Dios que en su providencia amorosa quiso salvar al género humano por el fruto bendito del seno de la Virgen María, os colme de sus bendiciones.
* Que os acompañe siempre la protección de la Virgen, por quien habéis recibido al autor de la vida.
* Y a todos vosotros, reunidos hoy para celebrar con devoción esta solemnidad de la Asunción, el Señor os conceda la alegría del Espíritu y los bienes de su reino. Amén.
* Y la bendición de Dios todopoderoso….

Martes 16 de agosto:

Misa votiva de los santos Ángeles
Color verde. Misas votivas nº 9. Lecturas de feria.
Prefacio de los santos ángeles. Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada y acto penitencial: Hermanos, con fe profunda y confianza en el amor de Dios que nos congrega alrededor del altar, demos comienzo a la celebración de la Eucaristía, en la que vamos a venerar la memoria de los santos Ángeles Custodios, pidiendo perdón al Señor por todas nuestras culpas y debilidades.

Yo confieso….

Colecta: Oh Dios, que con admirable sabiduría distribuyes los ministerios de los ángeles y los hombres, te pedimos que nuestra vida esté siempre protegida en la tierra por aquellos que te asisten continuamente en el cielo. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Oremos, hermanos, a Dios nuestro Padre, pidiéndole que nos ayude a estar dispuestos a seguir radicalmente a Jesús, renunciando a todo lo demás.

1. Por la Iglesia, por el Papa, los obispos y los sacerdotes, por las comunidades de cristianos en todo el mundo. Roguemos al Señor.
2. Por las vocaciones al ministerio sacerdotal y a la vida consagrada en nuestra diócesis. Roguemos al Señor.
3. Por los que gobiernan los pueblos y por todos los que tienen responsabilidades en la vida pública. Roguemos al Señor.
4. Por los ancianos, los enfermos y los que se encuentran solos, por aquellos que trabajan por el bien de sus hermanos. Roguemos al Señor.
5. Por nosotros, pobres pecadores, e indignos siervos de Dios. Roguemos al Señor.

Dios y Padre nuestro, que quieres que sigamos generosamente a tu Hijo, escucha las oraciones que te hemos dirigido y haz que tengamos siempre un corazón generoso y desprendido. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Que nos fortalezca, Señor, el pan celestial con que nos has alimentado, para que caminemos seguros por la senda de la salvación, bajo la fiel custodia de tus ángeles. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Miércoles 17 de agosto:

Misa de feria
Color verde. Misa de la semana XXXIV. Lecturas de feria.
Prefacio común V. Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada y acto penitencial: Hermanos, al comenzar este encuentro con el Señor, que nos convoca en torno al altar, tengamos presente lo poco que vivimos la palabra de Dios que escuchamos, lo poco que acogemos la gracia del amor divino.

* Tú que eres santo
* Tú que quitas el pecado del mundo
* Tú que eres misericordioso

Colecta: Mueve, Señor, los corazones de tus hijos, para que, correspondiendo generosamente a tu gracia, reciban con mayor abundancia la ayuda de tu bondad. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Con humildad y confianza presentemos ahora nuestras peticiones al Señor, Dios nuestro, que es justo en todos sus caminos y bondadoso en todas su acciones.

1. Para que las Iglesias cristianas alcancemos la unidad bajo la guía del único Pastor que es Jesucristo. Roguemos al Señor.
2. Para que nunca falten en nuestra diócesis los sacerdotes que necesita. Roguemos al Señor.
3. Para que se acabe la carrera de armamentos y los pueblos puedan vivir en paz. Roguemos al Señor.
4. Para que los que sufren puedan recibir la buena noticia de su liberación. Roguemos al Señor.
5. Para que sepamos dar un buen testimonio cristiano. Roguemos al Señor.

Oh Padre, justo y grande en dar al último trabajador como al primero; escucha nuestras oraciones y abre nuestro corazón a la inteligencia de la palabra de tu Hijo, para que comprendamos el honor impagable de trabajar en tu viñedo desde la mañana. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Dios todopoderoso, ya que nos has alegrado con la participación en tu sacramento, no permitas que nos separemos de Ti. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Jueves 18 de agosto:

Misa por las vocaciones a las Sagradas Órdenes
Color verde. Misas por diversas necesidades nº 9. Lecturas de feria.
Plegaria Eucarística V/a.

Monición de entrada y acto penitencial: Hoy vamos a pedir la Eucaristía de un modo muy especial por las vocaciones sacerdotales. Es una gran necesidad de la Iglesia, y de un modo especial, de nuestra Iglesia particular, que necesita muchos sacerdotes para llevar a cabo la nueva evangelización de nuestro pueblo. Dispongámonos, por tanto, al comenzar estos sagrados misterios, a recibir el amor de Dios abriendo nuestros corazones para que los renueve, reconociendo con humildad que somos pecadores.

* Tú que nos llamas a seguirte
* Tú que nunca abandonas a tu rebaño
* Tú que estás presente en tu Iglesia

Colecta: Oh Dios, que quisiste dar pastores a tu pueblo, derrama sobre tu Iglesia el Espíritu de piedad y de fortaleza, que suscite dignos ministros de tu altar y los haga testigos valientes y humildes de tu Evangelio. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Oremos con confianza a Dios Padre, que llama a todos los hombres a participar del banquete de su reino.

1. Por el Papa Francisco, por nuestro obispo N., por todo el clero y el pueblo a ellos encomendados. Roguemos al Señor.
2. Por las vocaciones al ministerio sacerdotal y a la vida religiosa. Roguemos al Señor.
3. Por nuestro pueblo (ciudad) de N., por su prosperidad y por todos los que en él (ella) habitan (habitamos). Roguemos al Señor.
4. Por la liberación de toda violencia, división y peligro. Roguemos al Señor.
5. Por nuestra comunidad y por nosotros, aquí reunidos. Roguemos al Señor.

Oh Padre, que invitas al mundo entero a las bodas de tu Hijo; escucha nuestra súplica y concédenos y entrar en el banquete de la vida eterna vestidos de fiesta. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Alimentados a tu mesa, Señor, te rogamos que, por este sacramento de amor, germinen las semillas que generosamente esparciste en el campo de tu Iglesia, para que sean cada vez más numerosos los que elijan el camino de servirte en los hermanos. Por Jesucristo nuestro Señor.

Viernes 19 de agosto:

Misa votiva de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo
Color verde. Misa del Lunes Santo. Lecturas de feria.
Prefacio I de la Pasión del Señor. Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada y acto penitencial: Hoy tendremos en la celebración de la Misa un recuerdo especial hacia la Pasión de Jesucristo, el Señor, quien, por amor a nosotros, se rebajó hasta someterse incluso a la muerte, y una muerte de cruz.
Sin embargo, también somos conscientes de que con nuestra forma de vida no correspondemos a ese amor que el ha demostrado que nos tiene; por eso, comencemos la celebración de la Eucaristía pidiendo perdón por nuestros pecados.

* Tú que, no conociendo el pecado, cargaste con el pecado de todos.
* Tú que, siendo inocente, fuiste condenado como pecador.
* Tú que derramaste tu sangre para el perdón de los pecados.

Colecta: Dios todopoderoso, mira la fragilidad de nuestra naturaleza, y levanta nuestra débil esperanza con la fuerza de la pasión de tu Hijo. Él que vive y reina contigo.

Oración de los fieles: Oremos, hermanos, por todos los hombres al Dios y Padre de misericordia, origen y fundamento de todo bien.

1. Para que conceda a la Iglesia el don del Espíritu Santo. Roguemos al Señor.
2. Para que nos conceda vocaciones sacerdotales. Roguemos al Señor.
3. Para que conceda a todo el mundo la justicia y la paz. Roguemos al Señor.
4. Para que libre al mundo entero del hambre, del paro y de la guerra. Roguemos al Señor.
5. Para que despierte en nosotros el amor a los pobres y el deseo del cielo. Roguemos al Señor.

Padre del cielo, escucha nuestra súplica y danos un corazón capaz de amarte a ti y de amar a los hermanos según el Espíritu de tu Hijo. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Ven, Señor, y protege con amor solícito al pueblo que has santificado en esta celebración, para que conserve siempre los dones que ha recibido de tu misericordia. Por Jesucristo nuestro Señor.

Sábado 20 de agosto:

San Bernardo, abad. MEMORIA OBLIGATORIA.
Color blanco. Misa propia. Lecturas de feria.
Prefacio de las santas vírgenes y religiosos. Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada y acto penitencial: Hermanos, comencemos la celebración de la Eucaristía, en la que recordaremos la memoria de san Bernardo, abad, conscientes de que no siempre la luz de Jesucristo brilla en nuestra vida. Por eso ahora nos ponemos ante Él con toda nuestra debilidad, pero también con nuestra humilde confianza, pidiendo su perdón y su gracia.

Yo confieso…

Colecta: Señor, Dios nuestro, tú hiciste del abad san Bernardo inflamado en el celo de tu casa, una lámpara ardiente y luminosa en medio de tu Iglesia; concédenos, por su intercesión, participar de su ferviente espíritu y caminar siempre como hijos de la luz. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Presentemos ahora nuestra oración confiada a Dios Padre, pidiéndole que nos haga cada vez más fieles a su amor.

1. Por la Iglesia, signo de Cristo en medio del mundo. Roguemos al Señor.
2. Por las vocaciones a la vida sacerdotal y contemplativa. Roguemos al Señor.
3. Por los que gobiernan los pueblos y trabajan por la paz y el bien común. Roguemos al Señor.
4. Por los humildes, por los pobres y por todos los que sufren. Roguemos al Señor.
5. Por nosotros, y por los que esperan que recemos por ellos. Roguemos al Señor.

Oh Dios, Creador y Padre de todos, atiende nuestra plegaria y danos la luz de tu gracia, para que no sólo de palabra, sino con las obras, demostremos ser discípulos del único maestro que se hizo hombre por amor. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: El alimento que hemos recibido, Señor, produzca en nosotros su fruto, para que, instruidos por la doctrina de san Bernardo y confortados por su ejemplo, nos dejemos arrebatar por el amor de tu Palabra hecha carne. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.

Domingo 21 de agosto:

DOMINGO XXI DEL TIEMPO ORDINARIO
Color verde. Misa y lecturas propias del domingo. Gloria. Credo.
Plegaria Eucarística V/d.

Monición de entrada y acto penitencial: Un domingo más el Señor nos reúne, con todos los cristianos del mundo, alrededor de su mesa, en una asamblea que nos hace desear la unidad con todos los hombres, y que nos anima a seguir los pasos de Jesús para llegar a sentarnos en la mesa del Reino de Dios.
Comencemos, pues, la celebración dejando que sea el mismo Jesús quien la presida y actúe en nuestras vidas, y reconozcámonos pecadores y, humildemente, pidamos la misericordia del Señor.

* Tú que nos muestras el camino de la vida.
* Tú que amas a todos los hombres.
* Tú que estás cerca de los pecadores.

Gloria.

Colecta: Oh Dios, que unes los corazones de tus fieles en un mismo deseo, inspira a tu pueblo el amor a tus preceptos y la esperanza en tus promesas, para que, en medio de las vicisitudes del mundo, nuestros corazones estén firmes en la verdadera alegría. Por nuestro Señor Jesucristo.

Credo: Como Pedro y como los apóstoles, manifestamos ahora nosotros nuestra fe en Jesús, el Hijo de Dios, que nos enseña el camino hacia el Reino.

Oración de los fieles: Oremos a Dios Padre, que nos congrega en la unidad de su amor, para que nos abra las puertas de su misericordia y atienda nuestras súplicas.

1. Por la Iglesia; para que reuniendo en ella a las naciones de toda lengua, sea signo de la unidad del género humano. Roguemos al Señor.
2. Por las vocaciones sacerdotales; para que siempre haya en nuestra diócesis el número suficiente de sacerdotes que anuncien la Buena Noticia de Jesús. Roguemos al Señor.
3. Por los gobernantes de todo el mundo; para que procuren siempre la paz, fruto de la justicia. Roguemos al Señor.
4. Por todos los que viven al margen de la Iglesia; para que descubran en ella la presencia de Cristo salvador y no sufran escándalo por nuestros pecados. Roguemos al Señor.
5. Por nosotros, aquí reunidos, que comemos y bebemos sentados a la mesa del Señor; para que, esforzándonos en entrar por la puerta estrecha, seamos admitidos en el banquete del reino glorioso. Roguemos al Señor.

Oh Padre, que llamas a todos los hombres a cruzar por la puerta estrecha de cruz para entrar en la cena de la Pascua de la nueva vida; atiende nuestras súplicas y concédenos el poder de tu Espíritu, para que unidos al sacrificio de tu Hijo gustemos el fruto de la verdadera libertad y el gozo de tu reino. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Te pedimos, Señor, que lleves en nosotros a su plenitud la obra salvadora de tu misericordia; condúcenos a perfección tan alta y mantennos en ella de tal forma que en todo sepamos agradarte. Por Jesucristo nuestro Señor.

Bendición solemne:

– Jesucristo, el Señor, y Dios, nuestro Padre, que nos ha amado tanto y nos ha dado el consuelo de una gran esperanza, os afiance internamente y os dé fuerza para toda clase de palabras y de obras buenas.
– Y la bendición de Dios todopoderoso…

Lunes 22 de agosto:

Santa María Virgen, Reina. MEMORIA OBLIGATORIA
Color blanco. Misa propia. Lecturas de feria.
Prefacio III de Santa María Virgen. Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada y acto penitencial: Pasados siete días de la solemnidad de la Asunción de María a los cielos, veneramos hoy la memoria de la Madre de Jesucristo y Madre nuestra como Reina y Señora de cielos y tierra, glorificada junto a su Hijo, e intercediendo por todos nosotros ante Él.
Pongámonos, pues, en presencia de Dios al comenzar la Eucaristía y, por la intercesión de Santa María, la Virgen, refugio de pecadores, pidámosle perdón por nuestras faltas y pecados.

Yo confieso…

Colecta: Dios todopoderoso, que nos has dado como Madre y como Reina a la Madre de tu Hijo, concédenos que, sostenidos por su intercesión, alcancemos la gloria de tus hijos en el reino de los cielos. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Oremos ahora, hermanos, confiadamente a Dios Padre, que en Jesucristo nos ha dado al único Maestro que no defrauda.

1. Para que conceda a la Iglesia la libertad y la paz. Roguemos al Señor.
2. Para que muchos jóvenes descubran al Señor que los llama a estar con Él y a servir a su pueblo. Roguemos al Señor.
3. Para que inspire pensamientos de paz, de justicia y libertad a los gobernantes de las naciones. Roguemos al Señor.
4. Para que los torturados y despreciados se vean libres de sus sufrimientos. Roguemos al Señor.
5. Para que ayudados por María, la Reina gloriosa que Dios ha ensalzado sobre todos los ángeles y santos, alcancemos la gloria que nos corresponde como hijos. Roguemos al Señor.

Señor y Dios nuestro, escucha la oración que te hemos dirigido, y ayúdanos a alejar de nuestras vidas toda conducta reprochable e hipócrita. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Después de recibir este sacramento celestial, te suplicamos humildemente, Señor, que cuantos hemos celebrado la memoria de santa María Virgen merezcamos participar en el banquete eterno. Por Jesucristo nuestro Señor.

Martes 23 de agosto:

Misa de feria
Color verde. Misa de la semana I. Lecturas de feria.
Prefacio común VI. Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada y acto penitencial: Hermanos, con la sencillez y confianza de los hijos que se saben queridos por su Padre del cielo, pidamos perdón al comenzar la celebración de la Eucaristía por todo aquello que nos ha alejado de vivir según la ley del amor.

* Tú que nos quieres reconciliar
* Tú que quieres nuestra conversión
* Tú que quieres acoger a todos

Colecta: Muéstrate propicio, Señor, a los deseos y plegarias de tu pueblo; danos luz para conocer tu voluntad y la fuerza necesaria para cumplirla. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Presentemos nuestras súplicas al Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos llama a guardar el derecho, la compasión y la sinceridad.

1. Por el Papa Francisco, por nuestro obispo N., por el clero y por todo el pueblo fiel. Roguemos al Señor.
2. Por las vocaciones sacerdotales, a la vida religiosa y al laicado cristiano. Roguemos al Señor.
3. Por todos los que ejercen autoridad y tienen responsabilidad en el mundo. Roguemos al Señor.
4. Por los que viven en la marginación y no tienen esperanza ante el futuro. Roguemos al Señor.
5. Por cuantos estamos aquí reunidos, por nuestros hermanos ausentes por los que han pedido que recemos por ellos. Roguemos al Señor.

Señor, que nos pides un amor compasivo y misericordioso, escucha las preces de tu pueblo y concédenos a todos vivir el Evangelio con sinceridad. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Te suplicamos, Dios todopoderoso, que concedas a quienes alimentas con tus sacramentos la gracia de poder servirte llevando una vida según tu voluntad. Por Jesucristo nuestro Señor.

Miércoles 24 de agosto:

San Bartolomé, apóstol. FIESTA
Color rojo. Misa y lecturas propias (leccionario V). Gloria.
Prefacio II de los santos Apóstoles. Plegaria Eucarística III.

Monición de entrada y acto penitencial: Hermanos, al celebrar la fiesta del apóstol san Bartolomé, reafirmemos hoy nuestra fe en Jesús, la fe que nos ha llegado por el testimonio de los apóstoles, la fe que también nosotros estamos llamados a vivir y anunciar. Y para mejor hacerlo, comencemos la celebración de la Eucaristía reconociendo que nuestra fe y nuestras obras no siempre van unidas, que a menudo cometemos fallos en la vida y que nuestro apostolado cristiano deja mucho que desear. Por eso, con humildad y sencillez, pedimos perdón a Dios por nuestros pecados.

* Tú que fortaleces a tu Iglesia con el testimonio de los apóstoles.
* Tú que por medio de los apóstoles nos has hecho llegar tu Buena Noticia.
* Tú que resucitado de entre los muertos eres vida para todos los que te siguen.

Gloria.

Colecta: Afianza, Señor, en nosotros aquella fe con la que san Bartolomé, apóstol, se entregó sinceramente a tu Hijo y concédenos, por sus ruegos, que tu Iglesia sea sacramento de salvación para todos los hombres. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Fundamentados en la fe de los apóstoles y de los mártires, oremos a Dios nuestro Padre por la intercesión del apóstol san Bartolomé.

1. Por la Santa Iglesia de Dios; para que, con la fuerza del Espíritu, la fe que fue plantada por los apóstoles germine, arraigue y crezca en todas las comunidades cristianas. Roguemos al Señor.
2. Por las vocaciones al ministerio sacerdotal; para que Dios llame a muchos a confesar con su vida que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y a seguirlo con la entrega total de su persona. Roguemos al Señor.
3. Por los que tienen poder de decisión en la marcha de la sociedad; para que no ahorren esfuerzos por hacerla cada vez más justa, fraterna y solidaria. Roguemos al Señor.
4. Por los que sufren tentaciones o abatimiento; para que, al escuchar el anuncio evangélico transmitido por los apóstoles, vean renacer en su espíritu la alegría cristiana. Roguemos al Señor.
5. Por nosotros; para que edificados sobre el cimiento de los apóstoles, vivamos como conciudadanos santos y como miembros de la familia de Dios. Roguemos al Señor.

Escucha, Señor, nuestra oración y derrama sobre nosotros la abundancia de tus dones, para que, fortalecidos por las enseñanzas apostólicas y ayudados por la intercesión de san Bartolomé, no dudemos nunca de que recibiremos los bienes que te hemos pedido. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: En la fiesta de tu apóstol san Bartolomé hemos recibido, Señor, la prenda de la eterna salvación; te pedimos que sea para nosotros auxilio de la vida presente y de la futura. Por Jesucristo nuestro Señor.

Oración sobre el pueblo: Vuelve, Señor, hacia ti el corazón de tu pueblo; y Tú que le concedes tan grandes intercesores no dejes de orientarle con tu continua protección. Por Jesucristo nuestro Señor.

Jueves 25 de agosto:

San José de Calasanz, presbítero.
Colecta propia, resto de la semana II.
Prefacio de los santos Pastores. Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada y acto penitencial: Hermanos, al comenzar la celebración de la Eucaristía, en la que vamos a recordar la memoria de San José de Calasanz, fundador de las escuelas pías, recojámonos en unos momentos de silencio, y abrámonos al amor de Dios que se nos comunica a todos, y pidámosle perdón por nuestros pecados.

Yo confieso…

Colecta: Señor, Dios nuestro, que has enriquecido a san José de Calasanz, presbítero, con tanta caridad y paciencia, para que pudiera entregarse sin descanso a la formación humana y cristiana de los niños; concédenos, te rogamos, imitar siempre en su servicio a la verdad al que veneramos hoy como maestro de sabiduría. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Presentemos nuestras súplicas a Dios Padre, que siempre está atento a nuestras necesidades.

1. Por la Iglesia, por el Papa y los obispos, por las comunidades de cristianos en todo el mundo. Roguemos al Señor.
2. Por las vocaciones al ministerio sacerdotal y a la vida consagrada en nuestra diócesis. Roguemos al Señor.
3. Por la buena convivencia en nuestro país, y por el bienestar de todos los que aquí vivimos. Roguemos al Señor.
4. Por los que tienen la misión de educar a los niños y a los jóvenes. Roguemos al Señor.
5. Por nosotros y por cuantos no han podido venir a esta celebración. Roguemos al Señor.

Atiende, Dios de bondad, las oraciones que te hemos presentado, y concédenos permanecer en vela, para que así estemos siempre preparados para recibir al Hijo del Hombre. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Derrama, Señor, sobre nosotros tu espíritu de caridad para que alimentados con el mismo Pan del cielo, permanezcamos en el mismo amor. Por Jesucristo nuestro Señor.

Viernes 26 de agosto:

Santa Teresa de Jesús Jornet e Ibars, virgen. MEMORIA OBLIGATORIA
Color blanco. Misa propia. Lecturas de feria.
Prefacio de las santas vírgenes y religiosos. Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada y acto penitencial: Hermanos, al celebrar hoy la memoria de santa Teresa de Jesús Jornet e Ibars, fundadora de la congregación de las Hermanitas de los Ancianos desamparados, que tanto bien han hecho y hacen a las personas mayores, iniciemos la celebración de los sagrados misterios de la Eucaristía pidiendo perdón a Dios por nuestros pecados.

Yo confieso…

Colecta: Oh Dios, que has guiado a la virgen santa Teresa de Jesús Jornet a la perfecta caridad en el cuidado de los ancianos; concédenos, a ejemplo suyo, servir a Cristo en el prójimo, para ser testimonio de su amor. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Elevemos ahora nuestras súplicas invocando al Señor, nuestro Dios, que sale al encuentro de nuestros deseos.

1. Para que la Iglesia nazca y se desarrolle en aquellos lugares donde aún no existe. Roguemos al Señor.
2. Para que el Señor llame a muchos a seguirlo en el ministerio sacerdotal. Roguemos al Señor.
3. Para que inspire pensamientos de paz, de justicia y libertad a los gobernantes de las naciones. Roguemos al Señor.
4. Para que, por intercesión de santa Teresa de Jesús Jornet, no le falte a ningún anciano atención, cariño y ayuda. Roguemos al Señor.
5. Para que despierte en nosotros el amor a los pobres y el deseo del cielo. Roguemos al Señor.

Oh Dios, escucha nuestras peticiones y alimenta el aceite de nuestras lámparas para que no se apaguen en la espera, para que cuando Cristo venga, estemos prontos a salir a su encuentro para entrar en Él en tu banquete de fiesta Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Alimentados con el sacramento de salvación, te rogamos, Dios de misericordia, que, imitando la caridad de santa Teresa, seamos un día partícipes de su gloria. Por Jesucristo nuestro Señor.

Sábado 27 de agosto:

Santa Mónica. MEMORIA OBLIGATORIA
Colecta propia, resto de la semana III. Lecturas de feria.
Prefacio II de los santos. Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada y acto penitencial: Hermanos, comencemos la celebración de la Eucaristía, en la que veneraremos la memoria de Santa Mónica, abriendo nuestro corazón para que Jesucristo entre en nosotros y aumente nuestra fe, esperanza y caridad; y ante Él, reconozcamos nuestra pobreza y debilidad, y pidámosle su gracia renovadora.

Yo confieso…

Colecta: Oh Dios, consuelo de los que lloran, que acogiste piadosamente las lágrimas de santa Mónica que impetraban la conversión de su hijo Agustín; concédenos, por intercesión de madre e hijo, llorar nuestros pecados y alcanzar la gracia de tu perdón. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Oremos ahora a favor de todos los hombres a Dios nuestro Padre, que distribuye sus dones entre nosotros.

1. Por toda la Iglesia, por el Papa, los obispos y los sacerdotes, por todos aquellos que quieren seguir a Jesucristo. Roguemos al Señor.
2. Por las vocaciones al ministerio sacerdotal y a la vida consagrada en nuestra diócesis. Roguemos al Señor.
3. Por los que gobiernan los pueblos y por todos los que tienen responsabilidades en la vida pública. Roguemos al Señor.
4. Por todas las madres que lloran por la vida descarriada de sus hijos, para que, por intercesión de santa Mónica, consigan verlos retornar al buen camino. Roguemos al Señor.
5. Por nosotros, por nuestros familiares, amigos y conocidos, por todos nuestros difuntos. Roguemos al Señor.

Atiende, Padre, nuestras súplicas y haz que nuestro esfuerzo multiplique los frutos de tu providencia, con la esperanza de escuchar que nos llames siervos buenos y fieles, y entrar así en el gozo de tu reino. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Dios todopoderoso, te pedimos que cuantos hemos recibido tu gracia vivificadora nos alegremos siempre de este don admirable que nos haces. Por Jesucristo nuestro Señor.

Domingo 28 de agosto:

DOMINGO XXII DELT IEMPO ORDINARIO
Color verde. Misa y lecturas propias del domingo. Gloria. Credo.
Prefacio dominical II. Plegaria Eucarística III.

Monición de entrada y acto penitencial: De nuevo nos hemos acercado a la iglesia en el día del Señor para escuchar la voz de Jesús que nos orienta y llama para estar con Él, el mediador de la Nueva Alianza. Hagámoslo con humildad y amor de unos hacia otros y sobre todo, humillémonos ante Dios, que es santo, reconociéndonos pecadores y pidiéndole que perdone nuestras faltas de soberbia y orgullo.

* Tú que ofreces al pecador la gran misericordia del Padre.
* Tú que siendo Dios te humillaste en la cruz.
* Tú que ensalzas a los que se humillan.

Gloria.

Colecta: Dios todopoderoso, de quien procede todo bien, siembra en nuestros corazones el amor de tu nombre, para que, haciendo más religiosa nuestra vida, acrecientes el bien en nosotros y con solicitud amorosa lo conserves. Por nuestro Señor Jesucristo.

Credo: Confesemos ahora todos juntos nuestra fe en Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, en la unidad de la Iglesia.

Oración de los fieles: Presentemos nuestras súplicas a Dios Padre misericordioso, padre de huérfanos y protector de viudas, para que acoja las súplicas que con confianza le dirigimos.

1. Por la Iglesia y por cada uno de los cristianos, para que vivamos y actuemos siempre con humildad, sencillez y modestia, mostrando así nuestra fe con un testimonio coherente en nuestra vida. Roguemos al Señor.
2. Por las familias cristianas; para que sean hogar donde puedan nacer futuras vocaciones hacia la vida religiosa y el ministerio sacerdotal. Roguemos al Señor.
3. Por los gobernantes de todo el mundo; para que todos los que ejercen cargos de responsabilidad trabajen sin descanso por la promoción de los que están en los últimos puestos de la sociedad. Roguemos al Señor.
4. Por los que viven de las apariencias y de sus deseos de grandeza; para que se dejen ganar por la humildad, y así se hagan grandes ante Dios. Roguemos al Señor.
5. Por nosotros, para que haciéndonos pequeños en las grandezas humanas, nos amemos unos a otros con obras y de verdad, sin exigir nada a cambio. Roguemos al Señor.

Oh Dios, que llamas a los pobres y los pecadores a la reunión festiva de la nueva alianza; atiende nuestras plegarias y haz que tu Iglesia rinda honores a la presencia del Señor en los pobres y en los que sufren, y que todos nos reconozcamos hermanos alrededor de tu mesa. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Saciados con el Pan del cielo, te pedimos, Señor, que el amor con que nos alimentas fortalezca nuestros corazones y nos mueva a servirte en nuestros hermanos. Por Jesucristo nuestro Señor.

Bendición solemne:

– Jesucristo, el Señor, y Dios, nuestro Padre, que nos ha amado tanto y nos ha dado el consuelo de una gran esperanza, os afiance internamente y os dé fuerza para toda clase de palabras y de obras buenas.
– Y la bendición de Dios todopoderoso…

Lunes 29 de agosto:

El martirio de san Juan Bautista. MEMORIA OBLIGATORIA
Color rojo. Misa y lecturas propias (Leccionario V).
Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada y acto penitencial: Hermanos, al comenzar la celebración de la Eucaristía, y recordar en ella el martirio de San Juan Bautista, el precursor del Señor, acudamos confiadamente a Jesucristo, el sol que nace de lo alto, pidamos perdón por todo aquello que nos ha alejado de vivir según la ley del amor.

Yo confieso…

Colecta: Señor, Dios nuestro, tú has querido que san Juan Bautista fuese el Precursor de tu Hijo en su nacimiento y su muerte; concédenos, por su intercesión, que así como él murió mártir de la verdad y la justicia, luchemos nosotros valerosamente por la confesión de nuestra fe. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Como pueblo convocado por el Señor presentemos ahora nuestras súplicas a Dios Padre, que nos ha enviado a su Hijo Jesucristo.

1. Para que Dios proteja y guíe a su Santa Iglesia. Roguemos al Señor.
2. Para que muchos jóvenes descubran la voz del Maestro que los llama. Roguemos al Señor.
3. Para que dé a los gobernantes el sentido de la justicia, de la libertad y de la paz. Roguemos al Señor.
4. Para que crezca entre todos los ciudadanos el sentido de la solidaridad. Roguemos al Señor.
5. Para que quienes hoy recordamos el martirio de san Juan Bautista imitemos la valentía de su integridad y su testimonio. Roguemos al Señor.

Oh Padre, que has enviado a Cristo a proclamar la buena noticia a los pobres de tu reino; escucha nuestras oraciones y haz que tu palabra nos haga instrumento de liberación y de salvación . Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Al celebrar el martirio de san Juan Bautista, concédenos, Señor, admirar lo que significan los sacramentos salvadores que hemos recibido y, más aún, gozar de su acción en nosotros. Por Jesucristo nuestro Señor.

Martes 30 de agosto:

Misa de feria
Color verde. Misa de la semana IV. Lecturas de feria.
Prefacio común I. Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada y acto penitencial: Hermanos, comencemos la celebración de la Eucaristía conscientes de nuestra debilidad y necesitados de la misericordia divina, reconociendo humildemente nuestros pecados.

* Tú que nos amas y educas
* Tú que has dado la vida en rescate por todos
* Tú que estás siempre a favor nuestro

Colecta: Señor, concédenos amarte con todo el corazón y que nuestro amor se extienda también a todos los hombres. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Dirijamos ahora nuestras súplicas confiadas a Dios nuestro Padre.

1. Para que la Iglesia sepa anunciar a Cristo. Roguemos al Señor.
2. Para que nos conceda vocaciones sacerdotales. Roguemos al Señor.
3. Para que desaparezca el odio en el mundo. Roguemos al Señor.
4. Para que dé a los desterrados el gozo del retorno. Roguemos al Señor.
5. Para que Dios aleje de nosotros todo mal. Roguemos al Señor.

Señor, cuyo Hijo Jesucristo enseña con autoridad y sana con poder y amor, atiende nuestras plegarias y haz que, con la ayuda de tu gracia, no nos dejemos seducir jamás por el poder del maligno. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Reanimados por estos dones de nuestra salvación te suplicamos, Señor, que el pan de vida eterna nos haga crecer continuamente en la fe verdadera. Por Jesucristo nuestro Señor.

Miércoles 31 de agosto:

San Ramón Nonato, presbítero
Color blanco. Colecta propia; resto semana V. Lecturas de feria.
Prefacio de las santas vírgenes y religiosos. Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada y acto penitencial: Nuevamente nos hemos reunido en torno al altar para recibir al verdadero alimento de toda nuestra persona, que es Jesucristo, que se nos da con su Palabra y con su Cuerpo y su Sangre. Pidamos, pues, al comenzar la celebración, en la que vamos a venerar la memoria de San Ramón Nonato, perdón por los restos de la antigua vida de pecado que aún llevamos encima.

Yo confieso…

Colecta: Oh Dios, que has hecho admirable el celo de tu confesor san Ramón Nonato en la liberación de los fieles del poder de los paganos; concédenos por su intercesión que, libres de los lazos del pecado, obremos con libertad de espíritu lo que te es grato. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Elevemos a Dios Padre las oraciones y súplicas que llevamos dentro del corazón.

1. Por la Iglesia; para que sea siempre un signo transparente de la Buena Noticia de Dios. Roguemos al Señor.
2. Por las vocaciones al ministerio sacerdotal y a la vida consagrada en nuestra diócesis. Roguemos al Señor.
3. Por los gobernantes de nuestro país, por todos los que tienen que velar por el bien común. Roguemos al Señor.
4. Por las mujeres que están esperando un hijo, especialmente por aquellas a las que se les presenta un parto complicado. Roguemos al Señor.
5. Por todos nosotros, por nuestros familiares y amigos, por todos nuestros difuntos. Roguemos al Señor.

Atiende, Dios de misericordia, las oraciones de tu pueblo suplicante, y haz que en todo momento busquemos a tu Hijo Jesucristo. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.

Poscomunión: Oh Dios, que has querido hacernos partícipes de un mismo Pan y de un mismo Cáliz, concédenos vivir tan unidos en Cristo, que fructifiquemos con gozo para la salvación del mundo. Por Jesucristo nuestro Señor.

You may also like...

Translate »