Cuaresma, camino de conversión a la luz de la Palabra de Dios:

La cuaresma empieza el miércoles de ceniza y concluye el Jueves Santo por la tarde antes de la Misa vespertina de la Cena del Señor, con la que se inaugura el Triduo Pascual. El símbolo bíblico del número cuarenta: cuarenta días del diluvio antes de la Alianza con Noé; cuarenta días de Moisés con el Señor en el Sinaí; cuarenta años del pueblo de Israel en el desierto; Elías que camina cuarenta días hacia el monte del encuentro de Dios, y cuarenta días de Jesús en el desierto antes de empezar su predicación evangélica. El miércoles de ceniza, se realiza el gesto simbólico de la imposición de la ceniza en la frente, como signo de conversión e inicio del camino hacia la Pascua. Mientras se impone la ceniza se puede decir: “Convertíos y creed el Evangelio” o “Acuérdate de que eres polvo y al polvo volverás”. La ceniza es fruto de la cremación de las palmeras y olivos del año pasado. A lo largo de la cuaresma escuchamos la Palabra de Dios que nos dirá que hemos de pensar y actuar como Jesús. Esa es la verdadera conversión.

Liturgia viva, p. 9.

 

La gran reforma litúrgica del Concilio Vaticano II, ha sido poner tanta Palabra de Dios en manos del pueblo de Dios y en sus lenguas. Nunca, en toda la historia de la Iglesia, ha habido unos Leccionarios tan ricos y abundantes de Palabra de Dios. La Iglesia para que llegue más la Palabra de Dios, los Domingos, la ha distribuido en tres ciclos: A, B, C. En las lecturas de los Domingos de cuaresma del ciclo A, que este año nos toca, encontramos los textos que ya en el siglo IV se proclamaban como preparación inmediata de los catecúmenos que serían bautizados en la Vigilia pascual. El Domingo 1º (Mt 4,1-11), las tentaciones de Jesús: modelo del bautizado, tentado pero que vence la tentación. Domingo 2º (Mt 17,1-9), la Transfiguración: el bautismo nos transfigura, nos hace hijos en el Hijo. Domingo 3º (Jn 4,5-42), la Samaritana: el agua que libera de toda sed y el culto nuevo. Domingo 4º (Jn 9,1-41), el ciego de nacimiento: el bautismo nos hace ver con ojos nuevos. Domingo 5º (Jn 11,1-45), la resurrección de Lázaro: anticipo de la Resurrección de Jesús, el bautismo nos hace vivir una vida nueva.   

Liturgia viva, p. 9.

 

You may also like...

Translate »