Servicio litúrgico para el mes de agosto (Mn. Ramón Clavería – Jaca)

Martes 1 de agosto:

San Alfonso María de Ligorio, obispo y Doctor. MEMORIA OBLIGATORIA

Color blanco. Misa propia. Lecturas de feria.

Prefacio de los santos pastores. Plegaria Eucarística  II.

Monición de entrada y acto penitencial: Hermanos, al venerar hoy la memoria de san Alfonso María de Ligorio,  obispo y doctor de la Iglesia, fundador de la congregación del Santísimo Redentor, comencemos la celebración de la Eucaristía pidiendo perdón por nuestros pecados, y por las veces que no hemos sido constructores de unidad y de comunión.

Yo confieso…

Colecta: Oh Dios, que suscitas continuamente en tu Iglesia nuevos ejemplos de virtud, concédenos seguir las huellas de tu obispo san Alfonso María de Liborio en el celo por las almas, de modo que consigamos también su recompensa en el cielo. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Elevemos nuestras plegarias a Dios Padre, pidiéndole que su palabra de nos ayude a ser pacientes y comprensivos con todos.

  1. Para que la Iglesia nazca y se desarrolle en aquellos lugares donde aún no existe. Roguemos al Señor.
  2. Para que aumente el número de vocaciones al ministerio sacerdotal y a la vida consagrada. Roguemos al Señor.
  3. Para que progresen la unidad y comprensión entre las naciones. Roguemos al Señor.
  4. Para que los torturados y despreciados se vean libres de sus sufrimientos. Roguemos al Señor.
  5. Para que Dios nos conceda a todos imitar a San Alfonso María de Ligorio en su dedicación por anunciar que Jesucristo es el Salvador de la humanidad. Roguemos al Señor.

Señor Dios nuestro, sembrador y amante de todo lo bueno, atiende con amor las intenciones de tu Iglesia, y ayúdanos a mirar nuestros propios defectos para revelar a todos el rostro de Jesucristo. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.

Poscomunión: Oh Dios, que hiciste a san Alfonso María  fiel dispensador y predicador de misterio tan grande concede a tus fieles recibirlo frecuentemente  y alabarte sin cesar al recibirlo. Por Jesucristo nuestro Señor.

Miércoles 2 de agosto:

Misa de feria

Color verde. Misa de la semana XXXIV. Lecturas de feria.

Prefacio común IV. Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada y acto penitencial: Hermanos, al comenzar la celebración de los sagrados misterios dispongamos nuestro corazón para participar en este encuentro de salvación al que nos invita el Señor. Pidamos pues, desde el fondo de nuestro corazón, perdón a Dios por nuestros pecados.

  • Tú que te compadeces de nuestras debilidadesTú que has sido probado como nosotros
  • Tú que inspiras conversión y santidad

Colecta: Despierta, Señor, la voluntad de tus fieles, para que, con la búsqueda más intensa del fruto de la acción divina, reciban mayores auxilios de tu amor. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Oremos confiadamente, hermanos, a Dios Padre, rogándole que el mundo conozca el valor de la perla del Evangelio.

    1. Por la Iglesia; para que sea siempre un signo transparente de la Buena Noticia de Dios. Roguemos al Señor.
    2. Por las vocaciones sacerdotales; para que los jóvenes se dispongan a arriesgar su vida en la construcción del Reino de Dios. Roguemos al Señor.
    3. Por todos los que, en cualquier lugar del mundo, trabajan al servicio de la justicia y la igualdad entre los hombres; para que sus esfuerzos sean eficaces, y den fruto para el bien de todos. Roguemos al Señor.
    4. Por los enfermos de nuestras familias y de nuestra comunidad; para que experimenten la fortaleza y el gozo del Espíritu. Roguemos al Señor.
    5. Por todos nosotros; para que sepamos perdonar como Dios mismo nos perdona. Roguemos al Señor.

 

 

Escucha, Dios de bondad, las peticiones de tu pueblo, y concédenos mentalizarnos de que merece la pena dejarlo todo por encontrar el tesoro del reino que nos tienes preparado. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Dios todopoderoso, te pedimos que nunca permitas, a los que concedes alegrarse en esta participación divina, que se separen de ti. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Jueves 3 de agosto:

Misa Votiva de la Sagrada Eucaristía

Color verde. Misas votivas nº 5. Lecturas de feria.

Prefacio I de la Sagrada Eucaristía. Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada y acto penitencial: El Señor Jesús, nos invita un día más a participar de la mesa de la Palabra y de la Eucaristía. Reconozcamos ahora, al comienzo de la celebración, que somos pecadores e indignos de acercarnos a recibir su Cuerpo y su Sangre; y pidamos por ello sinceramente perdón a Dios.

    • Tú que eres alimento para los débiles
    • Tú que eres Pan partido para dar vida al mundo
    • Tú que vives entre nosotros y nos reúnes en el amor

Colecta: Oh Dios, que por el Misterio pascual de tu Unigénito realizaste la redención de los hombres, concédenos por tu bondad experimentar el aumento continuo de tu salvación a quienes, celebrando los sacramentos, proclamamos con fe la muerte y Resurrección de tu Hijo. Él, que vive y reina contigo.

Oración de los fieles: Unidos a toda la Iglesia, dirijamos nuestras oraciones a Dios Padre, que llama a todos los hombres del mundo a la salvación.

  1. Por la Iglesia, por todos los que compartimos la alegría de ser cristianos. Roguemos al Señor.
  2. Por las vocaciones sacerdotales, a la vida religiosa y al laicado cristiano. Roguemos al Señor.
  3. Por la buena convivencia en nuestro país, y por el bienestar de todos los que aquí vivimos. Roguemos al Señor.
  4. Por los que viven en la marginación y no tienen esperanza ante el futuro. Roguemos al Señor.
  5. Por nosotros, y por los que esperan que recemos por ellos. Roguemos al Señor.

Atiende con amor, Padre, las oraciones que te hemos elevado, y haz que todos acepten el mensaje de salvación que tu Hijo nos anuncia con la llegada del Reino de los cielos. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Te rogamos, Señor, que la participación en la mesa celestial nos santifique para que, por el Cuerpo y en la Sangre de Cristo, se afiance la unión de todos los hermanos. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Viernes 4 de agosto:

San Juan María Vianney, presbítero. MEMORIA OBLIGATORIA

Color blanco. Colecta propia; resto de la Misa por los sacerdotes (Diversas necesidades 6).

Lecturas de feria. Prefacio de los santos Pastores. Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada y acto penitencial: Hermanos, al recordar hoy la memoria de san Juan María Vianney, el santo cura de Ars, patrono de los sacerdotes de todo el mundo; a quien Dios confió la misión de apacentar a su pueblo con su predicación y de iluminarlo con su vida y su ejemplo, comencemos la celebración de los sagrados misterios disponiéndonos con fe y humildad a recibir el perdón de Dios.

Yo confieso…

Colecta: Dios de poder y misericordia, que hiciste admirable a san Juan María, presbítero, por su celo pastoral; concédenos,  mediante su ejemplo e intercesión, ganar para Cristo nuevos hermanos en el amor y poder alcanzar, juntamente con ellos, la gloria eterna. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Orgullosos de tener a María como Madre, a Jesús como hermano mayor, y a san José como protector, oremos confiados a Dios, nuestro Padre.

  1. Para que los sacerdotes encuentren su gozo en el servicio pastoral y, como San Juan María Vianney, confirmen su predicación con el testimonio de su vida. Roguemos al Señor.
  2. Para que siempre haya corazones jóvenes dispuestos a seguir la llamada de Dios y dedicar su vida al servicio de sus hermanos. Roguemos al Señor.
  3. Para que quienes gobiernan los pueblos sean iluminados por el Evangelio. Roguemos al Señor.
  4. Para que los pobres y los que pasan hambre encuentren ayuda en sus necesidades. Roguemos al Señor.
  5. Para que Dios nos conceda la felicidad y la paz. Roguemos al Señor.

Concédenos, Padre, todo lo que con fe te hemos pedido, y obra constantemente en nosotros el milagro de seguir cada día a tu Hijo Jesucristo. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.

Poscomunión: El sacrificio que te hemos ofrecido y la víctima santa que hemos comulgado, Señor, llenen de vida a tus sacerdotes y a tus fieles, para  que, unidos a ti por un amor constante, puedan servirte dignamente. Por Jesucristo nuestro Señor.

Sábado 5 de agosto:

Misa de la Virgen María, Templo del Señor

(Memoria libre de la Dedicación de la Basílica de Santa María)

Color blanco. Misas de la Virgen María nº 23. Lecturas de feria.

Prefacio propio. Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada y acto penitencial: Hoy veneramos la memoria de nuestra Señora, la Virgen María, a quien celebramos como Templo del Señor, pues recordamos la dedicación de la Basílica de Santa María la Mayor, en Roma, erigida en el siglo cuarto; siendo así uno de los templos más antiguos consagrados a la Madre de Dios.

Comencemos, pues, la celebración de la Eucaristía pidiendo perdón por nuestras faltas, para poder acoger al Señor que quiere entrar en nuestras vidas.

Yo confieso…

Colecta: Oh Dios, que de modo inefable has edificado un templo santo para tu Hijo en el seno virginal de santa María, concédenos adorarte en el Espíritu Santo y en la verdad, siguiendo fielmente la gracia del Bautismo, para merecer convertirnos nosotros también en templos vivos de tu gloria. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Dirijamos nuestras preces suplicantes a Dios Padre, pidiéndole que nos transforme en testigos valientes del evangelio.

  1. Por la Iglesia; para que la Virgen María, verdadera Madre de Dios y Madre nuestra, vele maternalmente por ella y la haga la casa común de todos los hijos de Dios. Roguemos al Señor.
  2. Por los jóvenes; para que estén dispuestos a entregar su vida en el ministerio sacerdotal. Roguemos al Señor.
  3. Por nuestro mundo; para que Dios escuche sus clamores de justicia y amor. Roguemos al Señor.
  4. Por los que odian, por los resentidos y amargados; para que descubran que la felicidad se encuentra en el perdón. Roguemos al Señor.
  5. Por nosotros mismos y nuestras familias; para que Dios nos acepte como ofrenda agradable. Roguemos al Señor.

Atiende complacido, Señor, las oraciones de tu pueblo, y haz que, por la fuerza de tu Espíritu, sepamos vivir, como Juan el Bautista, siendo testigos valientes de la verdad hasta la muerte. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Alimentados con esta Eucaristía, haz, Señor, que te sirvamos con una conducta libre de pecado y, siguiendo el ejemplo de la Virgen María, te veneremos presente en nuestros hermanos y proclamemos con ella tu grandeza, alabándote sinceramente. Por Jesucristo nuestro Señor.

Domingo 6 de agosto:

La Transfiguración del Señor. FIESTA

Color blanco. Misa y lecturas propias de la fiesta (leccionario IV). Gloria.

Prefacio propio. Plegaria Eucarística  III.

Monición de entrada y acto penitencial: Celebramos hoy la fiesta de la Transfiguración del Señor; aquel momento en el que, en la montaña, ante Pedro, Santiago y Juan, se mostró lleno de la gloria de Dios; manifestando así con toda grandeza que el camino de la pasión y la muerte que iba a emprender es el único camino capaz de dar vida.

Iniciemos pues, con alegría, esta celebración, invocando al Señor de la gloria, que nos salva de nuestra oscuridad y de nuestro pecado.

  • Tú, el Hijo amado del Padre, su predilecto.
  • Tú, el Hijo del Hombre, que has recibido poder, honor y reino.
  • Tú, la luz que ilumina a todo hombre.

Gloria.

Colecta: Oh Dios, que en la gloriosa Transfiguración de tu Unigénito confirmaste los misterios de la fe con el testimonio de los padres y prefiguraste maravillosamente nuestra perfecta adopción como hijos; concede a tus siervos que, escuchando la palabra de tu Hijo, el Amado, merezcamos ser un día coherederos de tu gloria. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Invoquemos ahora, hermanos, a Dios nuestro Padre, que al revelarnos la gloria de su Hijo amado nos muestra la esperanza a la que estamos llamados, y pidámosle que la manifieste a todos los hombres.

  1. Para que Dios conceda a las Iglesias de Oriente y Occidente encontrar su gozo en el hecho de que la gloria del Señor resplandezca sobre ellas. Roguemos al Señor.
  2. Para que surjan abundantes y santas vocaciones sacerdotales que nos enseñen a cumplir la voluntad de Dios y a amarnos unos a otros. Roguemos al Señor.
  3. Para que Dios conceda a nuestros gobernantes trabajar con honestidad por la instauración de la paz, la justicia y el bien común. Roguemos al Señor.
  4. Para que Dios fortalezca a los enfermos con la esperanza de que su condición humilde será transformada según el modelo de la condición gloriosa de Jesucristo. Roguemos al Señor.
  5. Para que los que estamos reunidos en esta Eucaristía, al contemplar a Jesucristo glorioso, nos llenemos de su claridad y la llevemos a nuestros hermanos. Roguemos al Señor.

Escucha nuestra oración, Dios todopoderoso y eterno, e ilumínanos con tu gracia para que vivamos siempre a la espera de la manifestación de Jesucristo, que vive y reina por los siglos de los siglos.

Poscomunión: Los celestiales alimentos que hemos recibido, Señor, nos transformen en imagen de tu Hijo, cuya claridad nos has querido manifestar en su gloriosa Transfiguración. Por Jesucristo nuestro Señor.

Oración sobre el pueblo: Multiplica, Señor, sobre tus fieles la gracia del cielo, y así quienes te alaban con los labios te alaben también con el corazón y con la vida, y ya que cuanto somos es don tuyo sea también tuyo todo cuanto vivamos. Por Jesucristo nuestro Señor.

Lunes 7 de agosto:

Misa de feria

Color verde. Misa de la semana I. Lecturas de feria.

Prefacio común V. Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada y acto penitencial: Hermanos, preparemos nuestros corazones para que el Señor nos llene de su riqueza y, sabiendo que no siempre somos fieles a la llamada de Dios para vivir según Él nos propone, comencemos la celebración de la Eucaristía pidiendo su perdón y su misericordia.

  • Tú que eres compasivo y misericordioso
  • Tú que has pasado por la vida haciendo el bien
  • Tú que quieres la salvación de todos

Colecta: Te pedimos, Señor, que atiendas con bondad los deseos del pueblo que te suplica, para que vea lo que tiene que hacer y reciba la fuerza necesaria para cumplirlo. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Oremos, hermanos, a Dios Padre, que en Jesucristo nos ha manifestado su poder y su grandeza

  1. Para que la Iglesia sea siempre más comunidad de fe, de oración y de caridad. Roguemos al Señor.
  2. Para que suscite vocaciones santas al sacerdocio y a la vida consagrada. Roguemos al Señor.
  3. Para que los violentos dejen caer las armas, y todas las naciones de la tierra sean lugar de convivencia pacífica y cordial. Roguemos al Señor.
  4. Para que Dios conceda salud a los enfermos, consuelo a los tristes, esperanza y paz a todo el mundo. Roguemos al Señor.
  5. Para que el Señor nos preserve del pecado y nos haga crecer en la experiencia viva de su Espíritu. Roguemos al Señor.

Padre, que por medio de tu Hijo, que caminó sobre las aguas, das la salud a los enfermos y el perdón a los pecadores, mira bondadoso nuestras peticiones y haz que nunca dudemos en nuestra fe. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Te suplicamos, Dios todopoderoso, que concedas, a quien alimentas con tus sacramentos, la gracia de poder servirte llevando una vida según tu voluntad. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Martes 8 de agosto:

Santo Domingo de Guzmán, presbítero. MEMORIA OBLIGATORIA

Color blanco.  Misa propia. Lecturas de feria.

Prefacio de los Santos Pastores. Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada y acto penitencial: Hoy evocamos la memoria de santo Domingo de Guzmán, santo castellano del siglo trece, quien, consciente de los problemas de la Iglesia de aquel tiempo, fundó la orden de predicadores, los dominicos, con la cual la Iglesia se ha visto enriquecida con comunidades de hombres y mujeres entregados al estudio y a la contemplación, a la defensa de la fe y al anuncio misionero de la Palabra de Dios. Pero sin duda, la Iglesia le agradece ese gran regalo que le ha dado al fundar esa oración sencilla que día tras día los fieles venimos rezando sin cesar, que es el santo Rosario, por medio de la cual, tantas gracias se han conseguido por intercesión de santa María.

Nosotros también estamos llamados, como Santo Domingo de Guzmán, a la santidad de vida; sin embargo, fallamos a menudo en nuestro camino hacia ella. Por eso, iniciamos la celebración de los sagrados misterios de la Eucaristía pidiendo perdón a Dios por nuestros pecados.

Colecta: Te pedimos, Señor, que santo Domingo, insigne predicador de tu palabra, ayude a tu Iglesia con sus enseñanzas y sus méritos, e interceda también con bondad por nosotros. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Antes de acercarnos a participar en la mesa del Señor presentemos a Dios Padre nuestra oración por nosotros y por todos los hombres.

  1. Por la Iglesia; para que, al igual que Santo Domingo, salga al encuentro de los hombres y les anuncie la novedad siempre actual del Evangelio. Roguemos al Señor.
  2. Por los jóvenes; para que no tenga miedo y sigan a Jesucristo, el amigo siempre fiel, sin regatearle amor, entrega y firmeza. Roguemos al Señor.
  3. Por los pueblos de la tierra; para que superen todo lo que les desune y promuevan todo cuanto les acerca. Roguemos al Señor.
  4. Por los que viven angustiados por distintas necesidades; para que encuentren ayuda en Dios. Roguemos al Señor.
  5. Por los que estamos aquí reunidos; para que vivamos en amor fraterno y formemos una comunidad de fe, esperanza y caridad. Roguemos al Señor.

Escucha, Padre, nuestra oración, y derrama tu gracia sobre todos los hombres, para que evitemos toda maldad que sale de dentro y mancha nuestro corazón. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Que tu Iglesia, Señor, reciba en plenitud la eficacia salvadora de este sacramento con el que nos has alimentado en la fiesta de santo Domingo, y el que fue gloria de la Iglesia por su predicación, sea ahora su protector desde el cielo. Por Jesucristo nuestro Señor.

Miércoles 9 de agosto:

Santa Teresa Benedicta de la Cruz, religiosa, patrona de Europa. FIESTA

Color rojo. Misa y lecturas propias de la fiesta (leccionario IV). Gloria.

Prefacio de los santos mártires II. Plegaria Eucarística III.

Monición de entrada y acto penitencial: Hoy celebramos la fiesta de santa Teresa Benedicta de la Cruz; judía conversa, religiosa carmelita y filósofa, quien murió en el campo de exterminio nazi de Auschwitz, en Polonia, durante la segunda guerra mundial, y a quien el Papa Juan Pablo II proclamó patrona de Europa.

A nosotros, se nos pide que seamos también testigos de Cristo en nuestra vida por medio de la fe y de las buenas obras. Sin embargo, constantemente fallamos en este cometido. Por ello, al comenzar la celebración de los sagrados misterios, reconozcamos nuestros pecados y pidamos humildemente perdón a Dios por ellos.

Yo confieso…

Gloria.

Colecta: Dios de nuestros padres, que guiaste a tu mártir santa Teresa Benedicto al conocimiento de tu Hijo crucificado y a imitarle hasta la muerte; concédenos por su intercesión, que todos los hombres reconozcan en Cristo a su Salvador y, por medio de Él, puedan contemplarte para siempre. Él, que vive y reina.

Oración de los fieles: Oremos, hermanos, a Dios nuestro Padre, que en su misericordia ha hecho fuertes a los mártires en la hora del tormento, y con fe, presentémosle nuestras súplicas.

  1. Para que los miembros del a Iglesia, alentados por el ejemplo de los santos mártires, vivamos con entusiasmo y entrega nuestra fe. Roguemos al Señor.
  2. Para que la sangre de los mártires, semilla de nuevos cristianos, sea también abono de abundantes y santas vocaciones sacerdotales y religiosas para nuestra diócesis. Roguemos al Señor.
  3. Para que los gobernantes de nuestro país sirvan a la causa de la justicia, la paz y el bien común, evitando todo tipo de barbarie y racismo. Roguemos al Señor.
  4. Para que los que padecen por cualquier causa, los que son perseguidos por su fe en Jesucristo, los que son privados de sus justos derechos, experimenten, por la intercesión de los mártires, la fortaleza que necesitan para no desesperar. Roguemos al Señor.
  5. Para que todos nosotros, al celebrar la gloria de los mártires de Cristo, nos decidamos a vivir nuestros compromisos con ilusión, entrega y generosidad. Roguemos al Señor.

Oh Dios, que fortaleces nuestra debilidad y que nos das cuanto necesitamos para permanecer unidos a Ti; escucha nuestras oraciones y haz que, a imitación de santa Teresa Benedicto, permanezcamos fieles a tu amor frente a todo tipo de amenazas. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Concede, Padre misericordioso, que los frutos celestiales del árbol de la Cruz fortalezcan los corazones de quienes veneramos la memoria de santa Teresa Benedicta, para que unidos fielmente a Cristo en la tierra, merezcamos comer del árbol de la vida en el paraíso. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.

Oración sobre el pueblo: Vuelve, Señor, hacia ti el corazón de tu pueblo; y Tú que le concedes tan grandes intercesores no dejes de orientarle con tu continua protección. Por Jesucristo nuestro Señor.

Jueves 10 de agosto:

San Lorenzo, diácono y mártir. FIESTA

Color rojo. Misa y lecturas propias de la fiesta (leccionario IV). Gloria.

Prefacio de mártires. Plegaria Eucarística III.

Monición de entrada y acto penitencial: Celebramos hoy la fiesta de san Lorenzo, diácono de la Iglesia de Roma, nacido en Huesca, y mártir de Jesucristo durante la persecución del emperador Valeriano en el siglo tercero; quien estuvo al servicio de la comunidad en la celebración de la Eucaristía y en la dedicación a los más pobres; cuyo recuerdo nos une hoy a aquel gran número de cristianos que en los primeros tiempos fueron testigos de Jesucristo hasta derramar su sangre.

Dispongámonos, pues, a celebrar el Sacrificio Eucarístico; Sacrificio al que san Lorenzo unió el de su propia vida y muerte. Y para hacerlo dignamente, comencemos por reconocernos pecadores ante Dios y los hermanos, e imploremos al Señor el perdón de nuestros pecados.

Yo confieso…

Gloria.

Colecta: Oh Dios, san Lorenzo, encendido en tu amor, brilló en fidelidad a tu servicio y fue glorioso en su martirio; concédenos amar lo que él amó y practicar lo que enseñó. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Hermanos, oremos a Dios Padre que da la fortaleza a los que se la piden y sostiene a sus hijos en la hora de la prueba y, por intercesión de san Lorenzo, pidámosle que su bendición alcance a la humanidad entera.

  1. Para que todos los cristianos, imitando a san Lorenzo, se sientan libres de las ataduras de las riquezas y sepan reconocer en los pobres el tesoro más grande de la Iglesia. Roguemos al Señor.
  2. Para que nunca falten ministros ordenados, sacerdotes y diáconos, que llenos de espíritu de sabiduría, sean buenos administradores de los misterios de Dios y no se limiten a anunciar el Evangelio, sino que lo escuchen también en su corazón. Roguemos al Señor.
  3. Para que quienes tienen el poder en el mundo, estimulados por el testimonio cristianos, vivan al servicio de la justicia y alejen las situaciones de miseria y subdesarrollo. Roguemos al Señor.
  4. Para que quienes se sienten probados o son perseguidos por el nombre de Cristo, consigan la fuerza que hizo vencer a los mártires en su combate. Roguemos al  Señor.
  5. Para que el testimonio de los mártires fortalezca nuestra fe y dé vigor a nuestra vida cristiana. Roguemos al Señor.

Señor, Dios todopoderoso, que socorres nuestra debilidad con el ejemplo de la fortaleza de san Lorenzo, escucha nuestra oración y haz que, participando en la pasión de tu Hijo, alcancemos la gloria de tu Reino. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Alimentados con el don sagrado, te suplicamos, Señor,  que aumente en nosotros los frutos de la salvación  este humilde servicio que te ofrecemos en la festividad de san Lorenzo. Por Jesucristo nuestro Señor.

Oración sobre el pueblo: Señor, que se alegren tus fieles porque Tú glorificas a los miembros del Cuerpo de tu Hijo; y, pues devotamente celebran la memoria de los santos, concédeles gozar un día con ellos de tu gloria eterna. Por Jesucristo nuestro Señor.

Viernes 11 de agosto:

Santa Clara de Asís, virgen. MEMORIA OBLIGATORIA

Color blanco. Colecta propia; resto semana II. Lecturas de feria.

Prefacio de las santas vírgenes y religiosos. Plegaria Eucarística  II.

Monición de entrada y acto penitencial: Hermanos, al comenzar la celebración de la Eucaristía, cita sacramental con el amor de Cristo, y recordar en ella la memoria  de santa Clara de Asís, quien, siguiendo las huellas de su paisano, san Francisco de Asís, promovió la vida contemplativa monacal, pidamos perdón al Señor por nuestras infidelidades y supliquémosle que tenga piedad y misericordia de nosotros.

Yo confieso…

Colecta: Oh Dios, que infundiste en santa Clara al amor a la pobreza, concédenos, por su intercesión, que, siguiendo a Cristo en la pobreza de espíritu, merezcamos llegar a contemplarte en el reino celestial. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Oremos ahora confiadamente a Dios Padre, que enviando a su Hijo al mundo nos ha revelado sus designios de amor y de salvación universal.

    1. Por la santa Iglesia; para que presente ante el mundo el rostro acogedor del Padre para con los pobres, los que sufren, los que dudan, los que se equivocan. Roguemos al Señor.
    2. Por los jóvenes que el Señor llama a consagrar su vida; para que sean generosos y sirvan al Evangelio con convicción. Roguemos al Señor.
    3. Por los pueblos de toda la tierra; para que vivan en concordia y paz verdadera. Roguemos al Señor.
    4. Por los enfermos de nuestras familias y de nuestra comunidad; para que experimenten la fortaleza y el gozo del Espíritu. Roguemos al Señor.
    5. Por todos los miembros de nuestra parroquia; para que todos nosotros vivamos en el espíritu de pobreza cristiana con el que santa Clara vivió su fidelidad al Evangelio. Roguemos al Señor.

 

 

Oh Dios, que nos llamas a cargar con nuestra propia cruz para seguir a tu Hijo, escucha las oraciones que te hemos dirigido y mira con bondad los deseos y necesidades de todos tus hijos. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Derrama, Señor, en nosotros tu Espíritu de caridad, para que hagas vivir concordes en el amor a quienes has saciado con el mismo pan del cielo. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Sábado 12 de agosto:

Misa votiva de la Bienaventurada Virgen María

Color verde. Común de la bienaventurada Virgen María I-2.

Lecturas de feria.

Prefacio V de la bienaventurada Virgen María. Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada y acto penitencial: Hermanos, al celebrar hoy la memoria de la Santísima Virgen María, a quien Dios ha bendecido más que a todas las mujeres de la tierra comencemos la celebración de la Eucaristía reconociéndonos pecadores y necesitados de la misericordia divina, y vayamos al encuentro del Señor arrepentidos y confiados.

Yo confieso…

Colecta:     Dios de misericordia, concédenos, a cuantos recordamos a la santa Madre de Dios, fortaleza en nuestra debilidad, para que, con el auxilio de su intercesión, nos levantemos de nuestros pecados. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Acudamos a Dios Padre y presentémosle nuestras oraciones, pidiéndole que nos dé una fe profunda para que podamos hacer grandes cosas.

  1. Por la santa Iglesia, extendida por toda la tierra y presente en nuestra comunidad. Roguemos al Señor.
  2. Por el aumento de vocaciones a los diferentes estados de la vida cristiana, sobre todo a la vocación sacerdotal y religiosa. Roguemos al Señor.
  3. Por todas la naciones, por sus gobernantes y políticos, por los que de distintos modos trabajan por la justicia, la libertad y la paz. Roguemos al Señor.
  4. Por los parados, por los jóvenes que no pueden trabajar, por los pequeños empresarios que viven dificultades. Roguemos al Señor.
  5. Por los que ahora estamos reunidos en esta Eucaristía, compartiendo la alegría y la fe, por nuestras familias y nuestros amigos. Roguemos al Señor.

Dios Padre compasivo, que por medio de Jesucristo has liberado al mundo del poder del maligno; escucha la oración que te hemos dirigido y haznos participar de la victoria de tu Hijo sobre el pecado y la muerte. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión:     Como partícipes de la redención eterna, quienes hacemos memoria de la Madre de tu Hijo, te pedimos, Señor, que nos gloriemos en la plenitud de tu gracia y sintamos el aumento continuo de la salvación. Por Jesucristo nuestro Señor.

Domingo 13 de agosto:

DOMINGO XIX DEL TIEMPO ORDINARIO

Color verde. Misa y lecturas del domingo. Gloria. Credo. Prefacio dominical I. Plegaria Eucarística  III.

Monición de entrada y acto penitencial: Un domingo más nos hemos congregado para el encuentro con el Señor resucitado en la celebración de la Eucaristía; un encuentro que, a veces, está lleno de dudas; pero en el que la fe nos hace oír la voz de Cristo que nos invita a acercarnos a Él.

Dispongámonos, pues, a acercarnos sinceramente al Señor escuchando su palabra y participando de su mesa; y comencemos la celebración pidiéndole perdón por nuestros pecados.

  • Tú que has nacido de la descendencia de los patriarcas.
  • Tú que has dado cumplimiento a las promesas de los profetas.
  • Tú que eres Dios bendito por los siglos.

Gloria.

Colecta: Dios todopoderoso y eterno, a quien, instruidos por el Espíritu Santo, nos atrevemos a llamar Padre, renueva en nuestros corazones el espíritu de la adopción filial, para que merezcamos acceder a la herencia prometida. Por nuestro Señor Jesucristo.

Credo: Confesemos ahora todos juntos nuestra fe en el Dios de la vida y del amor, Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Oración de los fieles: Reunidos en el nombre de Jesucristo, y confiando en sus promesas, dirijamos a Dios nuestro Padre las oraciones de toda la Iglesia.

  1. Para que la Iglesia fundamente toda su labor pastoral en la oración, escuchando lo que dice el Señor, que pasa como el viento suave. Roguemos al Señor.
  2. Para que Dios bendiga a nuestra diócesis de N.  con vocaciones sacerdotales que se entreguen con celo a la salvación de todos los hombres. Roguemos al Señor.
  3. Para que Dios, que anuncia la paz y la justicia, aleje de todos los pueblos de la tierra la guerra, el odio y todo tipo de tensión. Roguemos al Señor.
  4. Para que los que dudan de su fe no tengan miedo de acercarse caminando sobre el agua a Cristo, el Hijo de Dios. Roguemos al Señor.
  5. Para que sepamos descubrir a Dios en los momentos y circunstancias de cada día, sin esperar acontecimientos extraordinarios. Roguemos al Señor.

Escúchanos, Dios todopoderoso, que dominas toda la creación; y fortalece nuestra fe haciendo que te reconozcamos presente en todos los acontecimientos de la vida y de la historia, afrontando serenamente toda prueba y caminando con Cristo hacia tu paz. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: La comunión en tus sacramentos nos salve, Señor, y nos afiance en la luz de tu verdad. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Bendición solemne:

  • El Dios de toda gracia, que os ha llamado en Cristo a su eterna gloria, os afiance y os conserve fuertes y constantes en la fe.
  • Y la bendición de Dios todopoderoso…

Lunes 14 de agosto:

San Maximiliano María Kolbe, presbítero y mártir.

MEMORIA OBLIGATORIA

Color rojo. Misa propia. Lecturas de feria.

Prefacio de los santos mártires II. Plegaria Eucarística II.

 

  • Las Misas que se celebren por la tarde, deberán ser de la Vigilia de la Asunción.

 

Monición de entrada y acto penitencial: Hermanos, al celebrar hoy la memoria del mártir san Maximiliano María Kolbe, a quien Dios concedió la gracia de entregar su vida por amor a Cristo y al prójimo, dispongámonos a escuchar la Palabra de Dios, y a recibir el Cuerpo y la Sangre de Cristo, reconociéndonos pecadores y pidiendo el perdón y la misericordia del Señor.

Yo confieso…

Colecta: Oh Dios, que al mártir san Maximiliano María, apóstol de la virgen Inmaculada, le llenaste de celo por las almas y de amor al prójimo; concédenos, por su intercesión, trabajar generosamente por tu gloria en el servicio de los hombres y poder asemejarnos a tu Hijo, hasta la muerte. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Presentemos, hermanos, nuestras plegarias a Dios Padre, que nos llama a todos los cristianos a ser ejemplo en nuestro mundo.

  1. Para que la Iglesia sea el hogar de la misericordia para todos los hombres y mujeres del mundo. Roguemos al Señor.
  2. Para que las familias cristianas sean hogar y fuente donde puedan nacer futuras vocaciones para la Iglesia. Roguemos al Señor.
  3. Para que los gobernantes acierten en su labor y haya paz y prosperidad en todo el mundo. Roguemos al Señor.
  4. Para que los enfermos tengan siempre a alguien que se preocupe por ellos. Roguemos al Señor.
  5. Para que el testimonio de amor al prójimo de san Maximiliano María Kolbe nos aliente a amar a nuestros hermanos y a renunciar en su provecho a nuestro propio bienestar. Roguemos al Señor.

Señor y Dios nuestro, cuyo Hijo ha dado ejemplo de sometimiento a las leyes de la convivencia humana; escucha las peticiones que tu pueblo te dirige y ayúdanos para que, en nuestro comportamiento, evitemos siempre todo escándalo. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Alimentados con el Cuerpo y la Sangre de tu Hijo, te pedimos, Señor, encendernos con aquel fuego de amor que recibió de este banquete san Maximiliano María. Por Jesucristo nuestro Señor.

Martes 15 de agosto:

La Asunción de la Virgen María a los cielos. SOLEMNIDAD

Color blanco. Misa y lecturas propias de la solemnidad (leccionario IV). Gloria. Credo. Prefacio propio. Plegaria Eucarística III. Bendición solemne de Santa María Virgen.

El amor y la gracia de Jesucristo, el Hijo de Dios y de María, esté con vosotros.

Monición de entrada y acto penitencial: Hoy nos hemos reunido para contemplar a la Santísima Virgen María, Madre de Cristo y Madre nuestra asunta a los cielos,  glorificada con Dios y compartiendo la vida nueva de su Hijo Jesucristo.

Comencemos pues, la Eucaristía, dando gracias a Dios, que ha obrado maravillas en María, y la ha llamado a compartir para siempre su vida. Por ello, alegres y esperanzados, nos ponemos en la presencia de Dios, y conscientes de nuestra pequeñez y debilidad, nos confesamos culpables de nuestros pecados, invocando la ayuda de nuestra Señora, la Virgen María, refugio de pecadores, para que interceda por nosotros.

Yo confieso…

Gloria cantado.

Colecta: Dios todopoderoso y eterno,  que has elevado en cuerpo y alma a los cielos a la inmaculada Virgen María, Madre de tu Hijo; concédenos, te rogamos, que aspirando siempre a las realidades divinas lleguemos a participar con ella de su misma gloria en el cielo. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: En esta solemnidad de la Asunción de María en cuerpo y alma a los cielos, presentemos con gozo y confianza nuestras súplicas a Dios nuestro Padre todopoderoso, que ha encumbrado a la Madre de su Hijo sobre todas las criaturas del cielo y de la tierra.

  1. Por la Iglesia; para que como María, la mujer vestida de sol, resplandezca ante el mundo por su humildad y belleza, anunciando de palabra y de obra el evangelio. Roguemos al Señor.
  2. Por los paz y la prosperidad en el mundo entero; para que sean derribados los proyectos de los soberbios, enaltecidos los humildes y colmados de alegría los pobres. Roguemos al Señor.
  3. Por todos los que sufren por cualquier motivo; para que descubran la protección de María, consuelo de los afligidos, y con nuestra ayuda se vean libres de sus angustias. Roguemos al Señor.
  4. Por los fieles difuntos; para que participen con María, glorificada en cuerpo y alma, de la gloria eterna del Señor resucitado. Roguemos al Señor.
  5. Por nosotros, que nos hemos reunido hoy para celebrar la Eucaristía; para que crezcamos en la auténtica devoción a la Virgen, y procuremos imitar en nuestra vida sus virtudes. Roguemos al Señor.

Acoge, Padre de bondad, los anhelos y sufrimientos de toda la humanidad, expresados en la plegaria de tu Iglesia; y ya que te has dignado ensalzar a la Virgen María glorificándola en cuerpo y alma, haz que, por su intercesión, alcancemos todo lo que te hemos pedido con fe. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Después de recibir los sacramentos que nos salvan, te rogamos, Señor, que, por intercesión de santa María Virgen, que ha subido a los cielos, lleguemos a la gloria de la resurrección. Por Jesucristo nuestro Señor.

Bendición solemne:

  • El Dios que en su providencia amorosa quiso salvar al género humano por el fruto bendito del seno de la Virgen María, os colme de sus bendiciones.
  • Que os acompañe siempre la protección de la Virgen, por quien habéis recibido al autor de la vida.
  • Y a todos vosotros, reunidos hoy para celebrar con devoción esta solemnidad de la Asunción, el Señor os conceda la alegría del Espíritu y los bienes de su reino.

Miércoles 16 de agosto:

Misa de feria

Color verde. Misa de la semana III. Lecturas de feria.

Prefacio común VI. Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada y acto penitencial: Hermanos, dispongámonos a celebrar con devoción la Eucaristía, y para que esta celebración de fruto en nosotros, pidamos al Señor que prepare nuestros corazones pidiéndole perdón por nuestros pecados.

  • Tú que eres bueno y compasivo
  • Tú que eres luz para todos
  • Tú que quieres nuestro bien

Colecta: Dios todopoderoso y eterno, orienta nuestros actos según tu voluntad, para que merezcamos abundar en buenas obras en nombre de tu Hijo predilecto. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Confiando en la palabra y en las promesas de Cristo, presentemos ahora todos unidos las súplicas de toda la Iglesia al Padre del cielo.

  1. Para que la Iglesia sepa anunciar a Cristo. Roguemos al Señor.
  2. Para que aumenten las vocaciones sacerdotales y religiosas. Roguemos al Señor.
  3. Para que dé a los gobernantes el sentido de la justicia, de la libertad y de la paz. Roguemos al Señor.
  4. Para que socorra a los que están en algún peligro. Roguemos al Señor.
  5. Para que acoja siempre nuestra oración suplicante. Roguemos al Señor.

Oh Padre, que escuchas a los que se ponen de acuerdo para pedirte cualquier cosa en el nombre de tu Hijo; escucha nuestras peticiones y haz que seamos sensibles a la suerte de todos nuestros hermanos. Por Jesucristo nuestro Señor.

Antífona de Comunión: Contemplad al Señor y quedaréis radiantes, vuestro rostro no se avergonzará.

Poscomunión: Concédenos, Dios todopoderoso, que cuantos hemos recibido tu gracia vivificadora nos gloriemos siempre del don que nos haces. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Jueves 17 de agosto:

Misa por las vocaciones a las sagradas órdenes

Color verde. Misas por diversas necesidades nº 9. Lecturas de feria. Plegaria Eucarística para diversas circunstancias II

Monición de entrada y acto penitencial: Hoy vamos a pedir la Eucaristía de un modo muy especial por las vocaciones sacerdotales. Es una gran necesidad de la Iglesia, y de un modo especial, de nuestra Iglesia particular, que necesita muchos sacerdotes para llevar a cabo la nueva evangelización de nuestro pueblo. Dispongámonos, por tanto, al comenzar estos sagrados misterios, a recibir el amor de Dios abriendo nuestros corazones para que los renueve, reconociendo con humildad que somos pecadores.

  • Tú que nos llamas a seguirte
  • Tú que nunca abandonas a tu rebaño
  • Tú que estás presente en tu Iglesia

Colecta: Oh Dios, que quisiste dar pastores a tu pueblo, derrama sobre tu Iglesia el Espíritu de piedad y fortaleza, que suscite dignos ministros de tu altar y los haga testigos valientes y humildes de tu Evangelio. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Dirijamos ahora nuestras peticiones a Dios, Padre misericordioso, que conoce nuestra miseria y nuestra debilidad.

  1. Por la Iglesia, en la pluralidad de ministros y carismas. Roguemos al Señor.
  2. Por el aumento de vocaciones al sacerdocio y a los diferentes estados de la vida cristiana. Roguemos al Señor.
  3. Por los que tienen alguna responsabilidad sobre los demás. Roguemos al Señor.
  4. Por los que sufren, los presos, los emigrantes, los parados y por cuantos se sienten marginados. Roguemos al Señor.
  5. Por todos los cristianos, por sus comunidades, y por los que empiezan a abrirse al Evangelio. Roguemos al Señor.

Dios de la justicia y el amor, que nos perdonas si nosotros perdonamos a nuestros hermanos; atiende con bondad nuestras súplicas y crea en nosotros un corazón siempre grande que cualquier ofensa, para mostrar al mundo cómo Tú nos amas. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Señor, alimentados con el pan de la mesa celestial te pedimos que, por este sacramento de amor, germinen las semillas que esparces generosamente en el campo de tu Iglesia, de manera que sean cada vez más numerosos los que elijan el camino de servirte en los hermanos. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Viernes 18 de agosto:

Misa por el perdón de los pecados

Color verde. Misas por diversas necesidades nº 38-A. Lecturas de feria.

Prefacio común II. Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada y acto penitencial: Hoy, en la Eucaristía, pediremos de un modo especial perdón al Señor por nuestros pecados; porque todos nosotros somos miembros de una Iglesia que es a la vez santa y necesitada de purificación. Conscientes, por tanto, de esta realidad, comenzamos la celebración de la Eucaristía poniéndonos ante la presencia de Dios, y nos sinceramos con Él en unos momentos de silencio, reconociendo nuestra pobreza y debilidad, e implorando su gracia y su perdón.

  • Tú, que acoges a todos.
  • Tú, que eres el camino seguro.
  • Tú, que eres la vida en plenitud.

Colecta:    Ten misericordia de tu pueblo, Señor, y perdónale todos sus pecados, para que tu misericordia perdone lo que nos merecieran nuestras ofensas. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles:       Presentemos nuestras peticiones a Dios, Padre de la gran familia humana, que conoce mejor que nosotros lo que nos conviene en cada momento.

  1. Para que conceda a la Iglesia la libertad y la paz. Roguemos al Señor.
  2. Para que nuestra diócesis cuente siempre con los sacerdotes necesarios para la evangelización. Roguemos al Señor.
  3. Para que se digne establecer y conservar la justicia en todas las naciones. Roguemos al Señor.
  4. Para que conceda a los desterrados la vuelta a su patria, empleo a los parados y ayuda a todos los que sufren. Roguemos al Señor.
  5. Para que Dios tenga compasión de nosotros y de los que se sienten solos. Roguemos al Señor.

Oh Dios, que has creado al hombre y a la mujer, para que los dos sean una sola carne, atiende a nuestras peticiones y concede a todos los esposos un corazón fiel, para que ningún poder humano se atreva a dividir lo que Tú mismo has unido. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión:  Concédenos, Dios misericordioso a quienes, por este sacrificio, hemos recibido el perdón de nuestros pecados, que con tu gracia podamos evitarlos de ahora en adelante y servirte con sincero corazón. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Sábado 19 de agosto:

Misa votiva de la Bienaventurada Virgen María

Color verde. Común de la bienaventurada Virgen María I-3.

Lecturas de feria.

Prefacio I de la bienaventurada Virgen María, “en la veneración”.

Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada y acto penitencial: Hermanos, al reunirnos para celebrar la Eucaristía, acción de gracias a Dios nuestro Padre, y venerar en ella la memoria de la Santísima Virgen María, cuyo nombre Dios ha glorificado de tal modo que su alabanza siempre está en la boca de todos,

pongámonos en silencio ante el Señor, y pidámosle perdón por todos nuestros pecados.

Yo confieso…

Colecta:        Concédenos, Señor, a cuantos honramos la gloriosa memoria de la santísima Virgen María, por su intercesión, participar como ella de la plenitud de tu gracia. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles:    Oremos juntos, hermanos, a Dios Padre, que nos invita a tener un corazón sencillo como el de los niños.

  1. Por los que ahora estamos reunidos en esta Eucaristía, compartiendo la alegría y la fe, por nuestras familias y nuestros amigos. Roguemos al Señor.
  2. Por las vocaciones sacerdotales, a la vida religiosa y al laicado cristiano. Roguemos al Señor.
  3. Por los que todavía no creen en Cristo y por los que se han alejado de Él. Roguemos al Señor.
  4. Por nuestro pueblo (nuestra ciudad) y nuestra nación, por nuestras autoridades y gobernantes. Roguemos al Señor.
  5. Por la Iglesia, por todos los que compartimos la alegría de ser cristianos. Roguemos al Señor.

Atiende, Dios de bondad, las oraciones que te hemos dirigido, y concédenos aceptar tu Reino como niños para poder acercarnos así confiadamente a tu Hijo Jesucristo. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.

Poscomunión:     Fortalecidos, Señor, con el alimento del cielo, te pedimos humildemente reconocer de palabra y seguir con nuestras obras a tu Hijo, nacido de la Virgen fecunda, al que hemos recibido en este sacramento. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Domingo 20 de agosto:

DOMINGO XX DEL TIEMPO ORDINARIO

Color verde. Misa y lecturas del domingo. Gloria. Credo. Prefacio dominical IX. Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada y acto penitencial: Una vez más hemos venido a la iglesia a celebrar el domingo, el día del Señor resucitado, para escuchar su palabra y alimentarnos con su Cuerpo y su Sangre, porque queremos avanzar en nuestra vida de cristianos acompañados de su fuerza y de su gracia.

Por eso, comenzamos ahora la celebración de los sagrados misterios poniéndonos ante la presencia de Dios y pidiéndole perdón por nuestros pecados.

  • Tú que has vendido a buscar al que estaba perdido.
  • Tú que has querido dar la vida en rescate por todos.
  • Tú que eres salvador para toda la humanidad.

Gloria

Colecta: Oh, Dios, que has preparado bienes inefables para los que te ama, infunde la ternura de tu amor en nuestros corazones, para que, amándote en todo y sobre todas las cosas, consigamos alcanzar tus promesas, que superan todo deseo. Por nuestro Señor Jesucristo.

Credo: Como miembros de la Iglesia, reunida en el nombre del Señor, confesemos ahora nuestra fe en Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Oración de los fieles: Oremos ahora a Dios nuestro Padre, que nos acoge a todos en su casa de oración y que quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad.

  1. Por la Iglesia; para que trabaje incansablemente en su labor de llevar el evangelio a todas las gentes y culturas del mundo, de forma que todos los pueblos conozcan sus caminos. Roguemos al Señor.
  2. Por las vocaciones sacerdotales; para que nunca falten en nuestra diócesis los sacerdotes necesarios para llevar a cabo la difícil labor de la evangelización. Roguemos al Señor.
  3. Por los gobernantes; para que guardando el derecho y practicando la justicia se unan para combatir el hambre, la miseria y los males que afligen a la humanidad. Roguemos al Señor.
  4. Por todos los enfermos y atormentados; para que Jesús, que nos libera de todo mal, tenga piedad e ilumine su rostro sobre ellos. Roguemos al Señor.
  5. Por nosotros, acogidos por Cristo en la mesa de los hijos; para que escuchando la palabra de Dios y participando en la Eucaristía, crezcamos cada vez más en la fe. Roguemos al Señor.

Oh Padre, que con el ejemplo de tu Hijo, manso y humilde de corazón, has cumplido el plan universal de salvación; escucha nuestras plegarias y revístenos de sus sentimientos, para que demos testimonio constante de palabra y obra de tu amor eterno y fiel. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Después de haber participado de Cristo por estos sacramentos, imploramos humildemente tu misericordia, Señor, para que, configurados en la tierra a su imagen, merezcamos participar de su gloria en el cielo. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.

Bendición solemne:

  • Dios todopoderoso aleje de vosotros toda adversidad, y os conceda la abundancia de sus bendiciones.
  • Que Él os dé un corazón tan dócil a su palabra, que encuentre su gozo en los dones eternos.
  • Así, siguiendo el camino del bien, avancéis por la senda de los mandatos divinos y lleguéis a ser coherederos del reino de los santos.
  • Y la bendición de Dios todopoderoso…

Lunes 21 de agosto:

San Pío X, Papa. MEMORIA OBLIGATORIA

Color blanco. Misa propia. Lecturas de feria.

Prefacio de los santos pastores. Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada y acto penitencial: Hermanos, al celebrar hoy la memoria del Papa san Pío X; a quien el Señor eligió como sucesor de Pedro y puso al frente de su pueblo a fin de instaurar todas las cosas en Cristo, comencemos la Eucaristía, reconocemos nuestro pecado y todo aquello que nos aleja de la voluntad de Dios suplicando el perdón y la gracia divina.

Yo confieso…

Colecta: Señor, Dios nuestro, que, para defender la fe católica e instaurar todas las cosas en Cristo, colmaste al papa san Pío décimo de sabiduría divina y fortaleza apostólica; concédenos que, siguiendo su ejemplo y su doctrina, podamos alcanzar la recompensa eterna. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Oremos, hermanos, a Dios nuestro Señor, que nos invita constantemente a seguir a Jesucristo como bien supremo de nuestra vida.

  1. Para que san Pío X, pastor humilde y bueno, interceda por el Papa y los obispos, para que apacentando santamente la Iglesia, instauren todas las cosas en Cristo. Roguemos al Señor.
  2. Para que los jóvenes sean una fuerza renovadora de la Iglesia. Roguemos al Señor.
  3. Para que los violentos dejen caer las armas, y todas las naciones de la tierra sean lugar de convivencia pacífica y cordial. Roguemos al Señor.
  4. Para que mejore la situación económica de nuestro país y tengamos prosperidad en la agricultura, la industria y en los demás trabajos. Roguemos al Señor.
  5. Para que todos nosotros seamos colaboremos activamente en construir el Reino de Dios. Roguemos al Señor.

Señor y Padre nuestro, que eres el único Dios que nos libera, escucha nuestras plegarias y ayúdanos con tu gracia para que nana ni nadie impida que sigamos a tu Hijo por el camino de la vida eterna. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Al celebrar la fiesta del papa san Pío, te rogamos, Señor, Dios nuestro, que por la eficacia de la mesa celestial seamos constantes en la fe y vivamos concordes en tu amor. Por Jesucristo nuestro Señor.

Martes 22 de agosto:

Santa María Virgen, Reina. MEMORIA OBLIGATORIA

Color blanco. Misa propia. Lecturas de feria.

Prefacio III de Santa María Virgen. Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada y acto penitencial: Pasados siete días de la solemnidad de la Asunción de María a los cielos, veneramos hoy la memoria de la Madre de Jesucristo y Madre nuestra como Reina y Señora de cielos y tierra, glorificada junto a su Hijo, e intercediendo por todos nosotros ante Él.

Pongámonos, pues, en presencia de Dios al comenzar la Eucaristía y, por la intercesión de Santa María, la Virgen, refugio de pecadores, pidámosle perdón por nuestras faltas y pecados.

Yo confieso…

Colecta: Dios todopoderoso, que nos has dado como Madre y como Reina a la Madre de tu Hijo, concédenos que, sostenidos por su intercesión, alcancemos la gloria de tus hijos en el reino de los cielos. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Oremos, hermanos, a Dios nuestro Padre, pidiéndole que nos ayude a estar dispuestos a seguir radicalmente a Jesús, renunciando a todo lo demás.

  1. Por la Iglesia, por el Papa, los obispos y los sacerdotes, por las comunidades de cristianos en todo el mundo. Roguemos al Señor.
  2. Por las vocaciones al ministerio sacerdotal y a la vida consagrada en nuestra diócesis. Roguemos al Señor.
  3. Por los que gobiernan los pueblos y por todos los que tienen responsabilidades en la vida pública. Roguemos al Señor.
  4. Por los ancianos, los enfermos y los que se encuentran solos, por aquellos que trabajan por el bien de sus hermanos. Roguemos al Señor.
  5. Por nosotros, pobres pecadores, e indignos siervos de Dios. Roguemos al Señor.

Dios y Padre nuestro, que quieres que sigamos generosamente a tu Hijo, escucha las oraciones que te hemos dirigido y haz que tengamos siempre un corazón generoso y desprendido. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Después de recibir este sacramento celestial, te suplicamos humildemente, Señor, que cuantos hemos celebrado la memoria de santa María Virgen  merezcamos participar en el banquete eterno. Por Jesucristo nuestro Señor.

Miércoles 23 de agosto:

Misa de feria

Color verde. Misa de la semana IV. Lecturas de feria.

Prefacio común I. Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada y acto penitencial: Hermanos, pongámonos ante el Señor para comenzar la celebración de la Eucaristía, y para mejor disponernos, pidamos perdón al Dios de las misericordias por todo aquello que haya manchado nuestra relación con Él y con nuestros hermanos.

  • Tú que acoges a todos
  • Tú que eres el camino seguro
  • Tú que eres la vida en plenitud

Colecta: Señor, Dios nuestro, concédenos adorarte con toda el alma y amar a todos los hombres con afecto espiritual. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Con humildad y confianza presentemos ahora nuestras peticiones al Señor, Dios nuestro, que es justo en todos sus caminos y bondadoso en todas su acciones.

  1. Para que las Iglesias cristianas alcancemos la unidad bajo la guía del único Pastor que es Jesucristo. Roguemos al Señor.
  2. Para que nunca falten en nuestra diócesis los sacerdotes que necesita. Roguemos al Señor.
  3. Para que se acabe la carrera de armamentos y los pueblos puedan vivir en paz. Roguemos al Señor.
  4. Para que los que sufren puedan recibir la buena noticia de su liberación. Roguemos al Señor.
  5. Para que sepamos dar un buen testimonio cristiano. Roguemos al Señor.

Oh Padre, justo y grande en dar al último trabajador como al primero; escucha nuestras oraciones y abre nuestro corazón a la inteligencia de la palabra de tu Hijo, para que comprendamos el honor impagable de trabajar en tu viñedo desde la mañana. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Alimentados por estos dones de nuestra redención, te suplicamos, Señor, que, con este auxilio de salvación eterna, crezca continuamente la fe verdadera. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Jueves 24 de agosto:

San Bartolomé, apóstol. FIESTA

Color rojo. Misa y lecturas propias (leccionario IV). Gloria.

Prefacio II de los santos Apóstoles. Plegaria Eucarística III.

Monición de entrada y acto penitencial: Hermanos, al celebrar la fiesta del apóstol san Bartolomé, reafirmemos hoy nuestra fe en Jesús, la fe que nos ha llegado por el testimonio de los apóstoles, la fe que también nosotros estamos llamados a vivir y anunciar. Y para mejor hacerlo, comencemos la celebración de la Eucaristía reconociendo que nuestra fe y nuestras obras no siempre van unidas, que a menudo cometemos fallos en la vida y que nuestro apostolado cristiano deja mucho que desear. Por eso, con humildad y sencillez, pedimos perdón a Dios por nuestros pecados.

  • Tú que fortaleces a tu Iglesia con el testimonio de los apóstoles.
  • Tú que por medio de los apóstoles nos has hecho llegar tu Buena Noticia.
  • Tú que resucitado de entre los muertos eres vida para todos los que te siguen.

Gloria.

Colecta: Afianza, Señor, en nosotros aquella fe con la que san Bartolomé, apóstol, se entregó sinceramente a tu Hijo y concédenos, por sus ruegos, que tu Iglesia sea sacramento de salvación para todos los hombres. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Fundamentados en la fe de los apóstoles y de los mártires, oremos a Dios nuestro Padre por la intercesión del apóstol san Bartolomé.

  1. Por la Santa Iglesia de Dios; para que, con la fuerza del Espíritu, la fe que fue plantada por los apóstoles germine, arraigue y crezca en todas las comunidades cristianas. Roguemos al Señor.
  2. Por las vocaciones al ministerio sacerdotal; para que Dios llame a muchos a confesar con su vida que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y a seguirlo con la entrega total de su persona. Roguemos al Señor.
  3. Por los que tienen poder de decisión en la marcha de la sociedad; para que no ahorren esfuerzos por hacerla cada vez más justa, fraterna y solidaria. Roguemos al Señor.
  4. Por los que sufren tentaciones o abatimiento; para que, al escuchar el anuncio evangélico transmitido por los apóstoles, vean renacer en su espíritu la alegría cristiana. Roguemos al Señor.
  5. Por nosotros; para que edificados sobre el cimiento de los apóstoles, vivamos como conciudadanos santos y como miembros de la familia de Dios. Roguemos al Señor.

Escucha, Señor, nuestra oración y derrama sobre nosotros la abundancia de tus dones, para que, fortalecidos por las enseñanzas apostólicas y ayudados por la intercesión de san Bartolomé, no dudemos nunca de que recibiremos los bienes que te hemos pedido. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: En la fiesta de tu apóstol san Bartolomé hemos recibido, Señor, la prenda de la eterna salvación; te pedimos que sea para nosotros auxilio de la vida presente y de la futura. Por Jesucristo nuestro Señor.

Oración sobre el pueblo: Vuelve, Señor, hacia ti el corazón de tu pueblo; y Tú que le concedes tan grandes intercesores no dejes de orientarle con tu continua protección. Por Jesucristo nuestro Señor.

Viernes 25 de agosto:

San José de Calasanz, presbítero.

Colecta propia, resto de la semana V.

Prefacio de los santos Pastores. Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada y acto penitencial: Hermanos, al comenzar la celebración de la Eucaristía, en la que vamos a recordar la memoria de San José de Calasanz, fundador de las escuelas pías, recojámonos en unos momentos de silencio, y abrámonos al amor de Dios que se nos comunica a todos, y pidámosle perdón por nuestros pecados.

Yo confieso…

Colecta: Señor, Dios nuestro, que has enriquecido a san José de Calasanz, presbítero, con tanta caridad y paciencia, para que pudiera entregarse sin descanso a la formación humana y cristiana de los niños; concédenos, te rogamos, imitar siempre en su servicio a la verdad al que veneramos hoy como maestro de sabiduría. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Oremos, hermanos, por todos los hombres al Dios y Padre de misericordia, origen y fundamento de todo bien.

    1. Para que conceda a la Iglesia el don del Espíritu Santo. Roguemos al Señor.
    2. Para que nos conceda vocaciones sacerdotales. Roguemos al Señor.
    3. Para que conceda a todo el mundo la justicia y la paz. Roguemos al Señor.
    4. Para que los que tienen la misión de educar a los niños y a los jóvenes, transmitan su fe, a ejemplo de san José de Calasanz, y ayuden a vivirla a quienes se les ha confiado. Roguemos al Señor.
    5. Para que despierte en nosotros el amor a los pobres y el deseo del cielo. Roguemos al Señor.

 

 

Padre del cielo, escucha nuestra súplica y danos un corazón capaz de amarte a ti y de amar a los hermanos según el Espíritu de tu Hijo. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Oh, Dios, que has querido hacernos partícipes de un mismo pan y de un mismo cáliz, concédenos vivir de tal modo que, unidos en Cristo, fructifiquemos con gozo para la salvación del mundo. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Sábado 26 de agosto:

Santa Teresa de Jesús Jornet e Ibars, virgen.

MEMORIA OBLIGATORIA

Color blanco. Misa propia. Lecturas de feria.

Prefacio de las santas vírgenes y religiosos. Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada y acto penitencial: Hermanos, al celebrar hoy la memoria de santa Teresa de Jesús Jornet e Ibars, fundadora de la congregación de las Hermanitas de los Ancianos desamparados, que tanto bien han hecho y hacen a las personas mayores, iniciemos la celebración de los sagrados misterios de la Eucaristía pidiendo perdón a Dios por nuestros pecados.

Yo confieso…

Colecta: Oh Dios, que has guiado a la virgen santa Teresa de Jesús Jornet a la perfecta caridad en el cuidado de los ancianos; concédenos, a ejemplo suyo, servir a Cristo en el prójimo, para ser testimonio de su amor. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Presentemos ahora nuestra oración confiada a Dios Padre, pidiéndole que nos haga cada vez más fieles a su amor.

  1. Por la Iglesia, signo de Cristo en medio del mundo. Roguemos al Señor.
  2. Por las vocaciones a la vida sacerdotal y religiosa. Roguemos al Señor.
  3. Por los que gobiernan los pueblos y trabajan por la paz y el bien común. Roguemos al Señor.
  4. Por los ancianos que viven solos y por todos los que los cuidan. Roguemos al Señor.
  5. Por nosotros, y por los que esperan que recemos por ellos. Roguemos al Señor.

Oh Dios, Creador y Padre de todos, atiende nuestra plegaria y danos la luz de tu gracia, para que no sólo de palabra, sino con las obras, demostremos ser discípulos del único maestro que se hizo hombre por amor. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Alimentados con el sacramento de salvación, te rogamos, Dios de misericordia, que, imitando la caridad de santa Teresa, seamos un día partícipes de su gloria. Por Jesucristo nuestro Señor.

Domingo 27 de agosto:

DOMINGO XXI DEL TIEMPO ORDINARIO

Color verde. Misa y lecturas del domingo. Gloria. Credo.

Plegaria Eucarística por diversas circunstancias 4.

Monición de entrada y acto penitencial: Un domingo más nos hemos reunido para celebrar la Eucaristía, para escuchar la Palabra de Dios, recibir el Cuerpo y la Sangre de Cristo, el Hijo de Dios, y fortalecer nuestra fe en Él. Dejemos, pues, que Él llene nuestro corazón y nos dé fuerza para continuar nuestro camino.

Pero nuestro seguimiento de Cristo necesita rehacerse a menudo, porque a veces llevamos el corazón lleno de otras cosas que no son el amor a Dios y a los hermanos. Por eso comenzamos la celebración de la Misa reconociéndonos pecadores y pidiendo el perdón y la misericordia de Dios.

  • Tú que eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo.
  • Tú que tienes palabras de vida eterna.
  • Tú que sabes que te queremos.

Gloria.

Colecta: Oh, Dios, que unes los corazones de tus fieles en un mismo deseo, concede a tu pueblo amar lo que prescribes y esperar lo que prometes, para que, en medio de las vicisitudes del mundo, nuestros ánimos se afirmen allí donde están los gozos verdaderos. Por nuestro Señor Jesucristo.

Credo: Como Pedro y como los apóstoles, manifestamos ahora nosotros nuestra fe en Jesús, el Hijo de Dios, que nos enseña el camino hacia el Reino.

Oración de los fieles: Oremos ahora a Dios Padre, que es origen, guía y meta del universo, cuya misericordia es eterna, y pidámosle que no abandone nunca la obra de sus manos.

  1. Por el Papa, sucesor de Pedro; para que sea siempre fiel a la misión que ha recibido de Cristo de guardar la unidad de la Iglesia y confirmar en la fe a los hermanos. Roguemos al Señor.
  2. Por las vocaciones al ministerio sacerdotal al servicio de nuestra diócesis de N. . Roguemos al Señor.
  3. Por los que legislan y gobiernan; para que se den llevar en todo momento por el abismo de generosidad, de sabiduría y de conocimiento de Dios. Roguemos al Señor.
  4. Por todos los que viven alejados de Cristo; para que el Señor, cuya misericordia es eterna, no abandone la obra de sus manos, y de dé la luz que les abra los ojos para postrarse ante Él. Roguemos al Señor.
  5. Por nosotros, edificados como piedras vivas sobre el fundamento de la fe apostólica; para que seamos siempre fieles confesando a Jesús como Hijo de Dios e Hijo del Hombre. Roguemos al Señor.

Oh Padre, fuente de sabiduría, que el humilde testimonio del apóstol Pedro has sentado las bases de nuestra fe; atiende nuestras plegarias y da a todos la luz de tu Espíritu, para que al reconocer en Jesús de Nazaret al Hijo del Dios vivo se conviertan en piedras vivas para la edificación de tu Iglesia. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Te pedimos, Señor, que realices plenamente en nosotros el auxilio de tu misericordia, y haz que seamos tales y actuemos de tal modo que en todo podamos agradarte. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Bendición solemne:

  • Jesucristo, el Señor, y Dios, nuestro Padre, que nos ha amado tanto y nos ha dado el consuelo de una gran esperanza, os afiance internamente y os dé fuerza para toda clase de palabras y de obras buenas.
  • Y la bendición de Dios todopoderoso…

Lunes 28 de agosto:

San Agustín, obispo y doctor. MEMORIA OBLIGATORIA

Misa propia. Lecturas de feria.

Prefacio de los santos Pastores. Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada y acto penitencial: Hoy celebramos la memoria de san Agustín, quien, convertido a la fe en Cristo tras largos años de búsqueda, se dedicó al estudio y a la oración, mereciendo el título de Padre de la Iglesia por la profundidad de su doctrina y la solidez de su fe.

Dispongámonos, pues, a recibir el amor de Dios que se nos da en la Eucaristía, abriendo nuestros corazones para que los renueve, reconociendo que somos pecadores, y pidiendo perdón por nuestros pecados.

    • Tú que eres la fuente de agua viva
    • Tú que eres la luz que ilumina en las tinieblas
    • Tú que eres la auténtica sabiduría escondida

 

 

Colecta: Renueva, Señor, en tu Iglesia el espíritu que infundiste en tu obispo san Agustín, para que, penetrados de ese mismo espíritu, tengamos sed de ti, fuente de la verdadera sabiduría, y te busquemos como creador del amor supremo. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Oremos ahora, hermanos, confiadamente a Dios Padre, que en Jesucristo nos ha dado al único Maestro que no defrauda.

  1. Para que conceda a la Iglesia la libertad y la paz. Roguemos al Señor.
  2. Para que muchos jóvenes descubran al Señor que los llama a estar con Él y a servir a su pueblo. Roguemos al Señor.
  3. Para que inspire pensamientos de paz, de justicia y libertad a los gobernantes de las naciones. Roguemos al Señor.
  4. Para que todos los que buscan la felicidad por caminos equivocados encuentren, por la intercesión de san Agustín, la verdadera fuente que calme su sed. Roguemos al Señor.
  5. Para que Dios nos conceda la felicidad y la paz. Roguemos al Señor.

Señor y Dios nuestro, escucha la oración que te hemos dirigido, y ayúdanos a alejar de nuestras vidas toda conducta reprochable e hipócrita. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Te rogamos. Señor, que nos santifique la participación en la mesa de Cristo para que, hechos miembros suyos, seamos lo que recibimos. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.

Martes 29 de agosto:

El martirio de san Juan Bautista. MEMORIA OBLIGATORIA

Color rojo. Misa y lecturas  propia (Leccionario IV).

Prefacio propio. Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada y acto penitencial: Hermanos, al comenzar la celebración de la Eucaristía, y recordar en ella el martirio de San Juan Bautista, el precursor del Señor, acudamos confiadamente a Jesucristo, el sol que nace de lo alto, pidamos perdón por todo aquello que nos ha alejado de vivir según la ley del amor.

Yo confieso…

Colecta: Señor, Dios nuestro, tú has querido que san Juan Bautista fuese el Precursor de tu Hijo en su nacimiento y su muerte; concédenos, por su intercesión,  que así como él murió mártir de la verdad y la justicia, luchemos nosotros valerosamente por la confesión de nuestra fe. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Presentemos nuestras súplicas al Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos llama a guardar el derecho, la compasión y la sinceridad.

  1. Por el Papa N., por nuestro obispo N., por el clero y por todo el pueblo fiel. Roguemos al Señor.
  2. Por las vocaciones sacerdotales, a la vida religiosa y al laicado cristiano. Roguemos al Señor.
  3. Por todos los que ejercen autoridad y tienen responsabilidad en el mundo. Roguemos al Señor.
  4. Por los que viven en la marginación y no tienen esperanza ante el futuro. Roguemos al Señor.
  5. Por cuantos estamos aquí reunidos, por nuestros hermanos ausentes  por los que han pedido que recemos por ellos. Roguemos al Señor.

Señor, que nos pides un amor compasivo y misericordioso, escucha las preces de tu pueblo y concédenos a todos los que hoy recordamos el martirio de san Juan Bautista imitar la valentía de su integridad y su testimonio viviendo el Evangelio con sinceridad. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Al celebrar el martirio de san Juan Bautista, concédenos, Señor, admirar lo que significan los sacramentos salvadores que hemos recibido y, más aún, gozar de su acción en nosotros. Por Jesucristo nuestro Señor.

Miércoles 30 de agosto:

Misa de feria

Color verde. Misa de la semana VI. Lecturas de feria.

Prefacio común III. Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada y acto penitencial: Nuevamente estamos aquí reunidos para la celebración de la Eucaristía, el misterio de nuestra fe. Demos, pues, comienzo a los sagrados misterios y, poniéndonos en la presencia del Señor, pidámosle perdón por nuestros pecados.

  • Tú que eres santo
  • Tú que quitas el pecado del mundo
  • Tú que eres misericordioso

Colecta: Oh, Dios, que prometiste permanecer en los rectos y sencillos de corazón, concédenos, por tu gracia, vivir de tal manera que te dignes habitar en nosotros. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Hermanos: oremos a Dios, nuestro Padre, con plena confianza, pidiéndole que escuche las oraciones que le dirigimos en nombre de toda la humanidad.

  1. Para que mande operarios a su mies y ministros a su Iglesia. Roguemos al Señor.
  2. Para que la familias cristianas fomenten la vocación cristiana de sus hijos. Roguemos al Señor.
  3. Para que progresen la unidad y comprensión entre las naciones. Roguemos al Señor.
  4. Para que los pobres y los que pasan hambre encuentren ayuda en sus necesidades. Roguemos al Señor.
  5. Para que el Señor nos preserve del pecado y nos haga crecer en la experiencia viva de su Espíritu. Roguemos al Señor.

Dios todopoderoso, que nos llamas a la sinceridad de vida, escucha las oraciones que te dirigimos desde nuestra pobreza y concédenos lo que te hemos pedido. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Alimentados con las delicias del cielo, te pedimos, Señor, que procuremos siempre aquello que nos asegura la vida verdadera. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Jueves 31 de agosto:

San Ramón Nonato, presbítero

Color blanco. Colecta propia; resto semana VII. Lecturas de feria.

Prefacio de las santas vírgenes y religiosos. Plegaria Eucarística II.

Monición de entrada y acto penitencial: Nuevamente nos hemos reunido en torno al altar para recibir al verdadero alimento de toda nuestra persona, que es Jesucristo, que se nos da con su Palabra y con su Cuerpo y su Sangre. Pidamos, pues, al comenzar la celebración, en la que vamos a venerar la memoria de San Ramón Nonato, perdón por los restos de la antigua vida de pecado que aún llevamos encima.

Yo confieso…

Colecta: Oh Dios, que has hecho admirable el celo de tu confesor san Ramón Nonato en la liberación de los fieles del poder de los paganos; concédenos por su intercesión que, libres de los lazos del pecado, obremos con libertad de espíritu lo que te es grato. Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración de los fieles: Presentemos nuestras súplicas a Dios Padre, que siempre está atento a nuestras necesidades.

  1. Por la Iglesia, por el Papa y los obispos, por las comunidades de cristianos en todo el mundo. Roguemos al Señor.
  2. Por las vocaciones al ministerio sacerdotal y a la vida consagrada en nuestra diócesis. Roguemos al Señor.
  3. Por la buena convivencia en nuestro país, y por el bienestar de todos los que aquí vivimos. Roguemos al Señor.
  4. Por los que buscan y no encuentran, por los que dudan o vacilan en su fe. Roguemos al Señor.
  5. Por nosotros y por cuantos no han podido venir a esta celebración. Roguemos al Señor.

Atiende, Dios de bondad, las oraciones que te hemos presentado, y concédenos permanecer en vela, para que así estemos siempre preparados para recibir al Hijo del Hombre. Por Jesucristo nuestro Señor.

Poscomunión: Concédenos, Dios todopoderoso, alcanzar el fruto de la salvación, cuyo anticipo hemos recibido por estos sacramentos. Por Jesucristo, nuestro Señor.

You may also like...

Translate »